“Todo será un caos con el tiempo”: la reacción en Tijuana al acuerdo para que los migrantes esperen en México respuesta a asilo

Algunos tijuanenses consideran que la decisión adoptada por los gobiernos de Estados Unidos y México podría traer más problemas a la ciudad fronteriza, que ya recibe una importante presión migratoria, aunque otros lo ven como una oportunidad de conseguir mano de obra barata.
21 Dic 2018 – 1:21 AM EST

“Todo será un caos con el tiempo, si con los haitianos no se daban abasto y con estos hondureños tampoco, pues ahora menos cuando nos empiecen a deportar a los migrantes”, fue la respuesta que dio la señora Alejandra Moreno, encargada de una farmacia ubicada en pleno centro de Tijuana, sobre el acuerdo migratorio que se anunció este jueves por la mañana, que permitiría que migrantes de terceros países sean devueltos a territorio mexicano o en su caso aguarden la resolución de sus trámites de pedido de asilo.

La señora, que le ha tocado vivir estos dos “momentos casi históricos” para Tijuana, considera que ni la ciudad, ni la gente y ni las autoridades están preparadas para esta situación, porque “como se ha visto” en esos casos “todo se les ha salido de las manos” y ha generado que la gente “se impaciente” y “se moleste” con la presencia de los migrantes, específicamente “cuando llegan en grupo”, porque “de alguna manera eso los saca pues de lo cotidiano de sus vidas”.

La mujer no cree que los migrantes “vengan a robar”, les quiten sus trabajos o sean unos “maleantes” como sostienen algunas autoridades como el presidente Donald Trump o el propio alcalde de la ciudad, Juan Manuel Gastélum, pero sí cree que como ha sido “costumbre” en la ciudad, que ante la falta de oportunidades los migrantes caigan en “el bordo” –canalización del río Tijuana- y “echen a perder sus vidas”.

Una visión que comparte el señor Salvador Ojeda, quien es chofer de taxi, debido a que se suele ver que aquellos que han sido deportados “como les quitan sus papeles los policías cuando salen de la garita, no los dejan chambear y van y caen en ‘el bordo’ a consumir drogas”, estigma, dice, que aunque le parezca “feo” es lo que sucede con muchas de las personas que son retornadas.

Sin embargo, su visión va más allá de las posibilidades ya conocidas, y también cree que de alguna manera esto le puede beneficiar a Tijuana porque dice que aquí “se requiere de mucha mano de obra”, porque a cada rato se solicitan trabajadores en pequeños empleos, pero es consciente también de que eso puede “malbaratar los pagos”.

Algo en lo que coincide también Susana Maldonado, joven estudiante de prepa, puesto que considera que “como me han dicho en la escuela, entre más personas estén dispuestas a trabajar por unos cuántos pesos, menos te van a pagar” y cree que eso como tijuanenses no les beneficia, porque ellos como jóvenes se van a quedar sin un espacio para conseguir trabajo.



Recibir deportados de otros países pone en peligro a la ciudad

Alejandro Alday, consultor jurídico de la Cancillería mexicana, explicó que los migrantes que deban esperar sus respuestas de asilo en territorio mexicano estarán amparados por la Constitución y la ley de migración, bajo la categoría de "visitantes por razones humanitarias".

Sin embargo, otra es la opinión del Instituto Nacional de Migración, que afirma carecer de la capacidad operativa para afrontar el reto, según afirma su director Tonatiuh Guillén. "No podemos recibir (migrantes), porque no estamos en condiciones de recibir", aseveró.

Otra es la inquietud del señor José Trinidad Flores, un tijuanenses que cree que no solo podrían llegar migrantes o personas de países centroamericanos, sino incluso del medio oriente o “esos países radicales”, lo que pondría a la ciudad ante un “grave peligro".

“No sé qué estarían pensando los mexicanos, pero se van a tener que poner chingones para registrar a cada que nos manden para acá, para que sepan si no son asesinos, traficantes o algo de eso, como luego pasa con los pandilleros”, dijo.

Va a generar más caravanas

Dos personas mayores de edad que no quisieron revelar sus nombres manifestaron también su descontento hacia el acuerdo, que plantea la posibilidad de que los solicitantes de asilo que lleguen a Tijuana estén en este territorio mientras les dan su resolución, debido a que creen que esto puede generar más caravanas o que se acumulen “como los haitianos” en la ciudad.

Dijeron no ver “nada malo” con la llegada de migrantes a la ciudad, porque es algo que desde que están pequeñas han visto, pero dijeron estar conscientes de que si esto se da en mayores proporciones, se puede desatar una problemática mayor.

“Porque de por sí la gente ahorita no los quiere, está molesta por la forma en que entraron al país, los está rechazando, quién sabe qué pueda pasar con los otros que lleguen, ese es mi punto, que mucha gente ya se hartó y si llegan más pues les va a molestar”, dijo una de ellas.


Urgente que la federación inviertas en albergues

Lourdes Lizardi, integrante de la Alianza Migrante Tijuana, consideró que es “normal” que la gente esté mostrando puntos de vista adversos o en contra del acuerdo que fue anunciado este día, porque incluso a ellos como activistas les preocupa por cuestiones de que los albergues con que cuenta la ciudad no están aptos para recibir grandes cantidades de migrantes y la mayoría de ellos se enfocan en los retornados mexicanos y personas en tránsito hacia Estados Unidos.

Para ello consideró “urgente y necesario” que “desde ya” la federación se encargue de crear o acondicionar espacios como albergues tipo El Barretal, que cuenten con todas las atenciones debidas que se deben emplear en estos casos.

Sobre todo porque se trata de personas con carácter de “asilado”, es decir, aquellos que vienen huyendo de la violencia y el crimen organizado, y los de carácter de deportados, los que perdieron todo de un momento a otro, ambos de características muy particulares que requieren de atenciones “especiales”.

Para lo cual se requiere de recurso, cosa que encuentran como otra situación grave, ya que en el presupuesto de Egresos Federal no hubo asignación de recursos económicos al “Fondo Migrante”, los cuales eran etiquetados para la atención de los mexicanos deportados de Estados Unidos, es decir que fue disminuido al 100%, dejándolo en ceros.

Tema del cual en próximos días estarán tratando entre diversas organizaciones con autoridades federales, ya que “a final de cuentas somos nosotros los activistas los que siempre damos la cara por nuestros migrantes”, concluyó.

La caravana en los ojos de los niños: la dura travesía de los más pequeños hacia EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés