null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Sin comida y hacinadas en un tráiler con sus hijos: madres hondureñas relatan el terror de su travesía para cruzar la frontera

Tras 20 días de una travesía inhumana, madres hondureñas son tajantes al decir que no vale la pena arriesgar tanto la vida en manos de traficantes sin escrúpulos. Ahora, bajo custodia de la Patrulla Fronteriza, relatan el infierno vivido durante su paso por México donde tuvieron que aguantar más de un día sin comer, con gélidas temperaturas, mientras iban amontonados con otros 500 inmigrantes dentro de una caja de un tráiler.
31 Mar 2021 – 10:56 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

“Uno solo viene a regalar su dinero”, dice una de las madres hondureñas con su tono cansado y lleno de angustia tras estar en manos de la Patrulla Fronteriza luego de 20 días de una travesía de terror, que inició desde que salió de su país para intentar encontrar un futuro mejor en Estados Unidos.

Las mujeres se encuentran ahora en Armadillo, Texas, y dieron su testimonio a Noticiero Univision, pero han pedido quedarse bajo el cobijo del anonimato para evitar que las amenazas de los coyotes se vuelvan realidad.


Algunas con niños pequeños en brazos y dejando detrás todos los anhelos por tener una vida mejor en EEUU, no esconden su arrepentimiento por haberse aventurado en un viaje carente de empatía y lleno de tratos inhumanos.

“Por pura gracia y misericordia de Dios estamos vivas”, dice una mujer al recordar que el infierno comenzó en Puebla (estado central mexicano), donde tuvieron que compartir una caja de tráiler con más de 500 inmigrantes amontonados y padeciendo temperaturas heladas por más de 30 horas.

Los testimonios hablan de tres tráileres -uno de ellos con doble remolque-, por lo que estima que 1,500 personas, incluidos niños, tuvieron que aguantar más de un día entero sin comer, con poco aire y padeciendo gélidas temperaturas.

Además, estas afligidas madres recuerdan que en cada retén militar que tuvieron que pasar durante su travesía por México debían tapar la boca de sus pequeños para que no hicieran ruido. Sin embargo, aseguran sin titubear que era evidente que las autoridades sabían que había humanos dentro de las cajas.


Lejos de creer que esa travesía sería lo más duro que iban a vivir, al llegar a la frontera de Reynosa, Tamaulipas metieron a todos los inmigrantes en gigantes bodegas donde dormían amontonados, casi uno encima del otro, mientras se mantenía un flujo importante diario. “Salían 20, entraban 30”, recuerda una de ellas.

Ahora, en manos de las autoridades y con la esperanza de encontrar asilo en los Estados Unidos, tienen claro que el precio -ya de por sí elevado- es demasiado caro si se confía en los cientos de traficantes. “No se los recomiendo y menos con niños”, dice tajante una de ellas.

La semana pasada el presidente Joe Biden reiteró que la frontera no estaba abierta, y que las autoridades migratorias estaban expulsando “inmediatamente” a inmigrantes adultos solteros y unidades familiares.

Biden dijo que el gobierno solo estaba procesando casos de Menores No Acompañados (UAC) y aquellas unidades familiares con niños que México no estaba aceptando cuando son expulsadas en la frontera.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés