null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Magdalena, la niña que suplicó que no separaran familias en la redada de Mississippi, aún no ha podido hablar con su padre

La familia de la niña de 11 años que pidió en medio del llanto y ante las cámaras que el gobierno dejara en libertad a su padre sigue sin tener noticias de él. Andrés Gómez Jorge trabajaba en la planta procesadora de pollos de Koch, en Morton, y fue detenido en la redada.
13 Ago 2019 – 4:35 PM EDT

El hombre, Andrés Gómez Jorge, un guatemalteco que trabajaba en la planta procesadora de pollos Koch en Morton, Mississippi, fue uno de los detenidos en la masiva redada del pasado miércoles que acabó con 680 migrantes indocumentados arrestados.


Y aunque casi la mitad ya han sido liberados mientras avanzan sus procesos de deportación, algunos como el papá de Magdalena siguen detenidos. La esposa de Andrés Gómez Jorge, Juana, le dijo al canal CNN que no ha podido dormir desde el día de la redada. "No sé donde está. No sabemos si está vivo o muerto", dijo.

El portavoz de la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), Bryan Cox, le dijo a esa cadena que Gómez Jorge estaba detenido en el Adams County Correctional Facility de Natchez, Mississippi, y aseguró que ICE había dado esa información por teléfono la semana pasada a alguien que se identificó como familiar.

Sin embargo, Magdalena y su mamá dicen no haber podido hablar con el hombre a quien pudieron identificar como uno de los detenidos durante las redadas el pasado miércoles en una de las fotos de la agencia AP.

"No vino a robar a nadie"

Poco después de los arrestos, el video de Magdalena llorando en un gimnasio a donde habían trasladado a algunos hijos de los migrantes detenidos dio la vuelta al país y se convirtió en un reflejo de las separaciones familiares, la consecuencia más cruel de una redada que impactó a muchos trabajadores arraigados en el estado y con hijos estadounidenses: "Gobierno por favor, actúe con el corazón. Deje en libertad a mis padres y a todos los demás. No dejen a los niños llorando", clamaba la niña ante las cámaras.


Magdalena es la mayor de 4 hermanos y, tras la detención de su padre, su madre, que no trabaja, no sabe qué hacer para mantener a sus hijos y pagar la renta y los gastos de la familia.

Según la madre, Juana, la pareja llevaba más de 10 años en EEUU a donde llegaron en busca de mejores oportunidades para la familia.

"Él no vino aquí a robar a nadie", afirmó la mujer. "Vino a trabajar por necesidad". Ahora, si deportan a su esposo asegura que no les quedará otro remedio que regresar a todos a Guatemala aunque todos sus hijos son estadounidenses.

Fotos: Momentos de angustia durante las redadas masivas de ICE en plantas de alimentos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés