null: nullpx

La ruina económica de una deportación: con Trump se disparan las peticiones de ayuda de inmigrantes en páginas de crowdfunding

En 2017, GoFundMe –una de las mayores plataformas para recibir donaciones–, experimentó un aumento del 100% del dinero recolectado en campañas relacionadas con deportaciones.
11 Feb 2018 – 01:06 PM EST

Mientras miles de personas celebraban el día de Martin Luther King, el patriarca de la familia García, Jorge, se despedía de los suyos. Los llantos de su esposa, Cindy y las de sus dos hijos hacían eco en los pasillos vacíos de la terminal internacional del aeropuerto de Detroit. El hombre que vivió casi 30 años en Estados Unidos estaba siendo deportado a México. Al lado tenía un agente de ICE que lo escoltaba.

Pero antes de ese golpe emocional, Cindy sabía que, con Jorge a miles de millas de distancia y, sin su apoyo económico, ella sería la única que tendría que mantener a sus hijos: “Tengo que pagar la luz, el gas, el teléfono, la comida, la gasolina, el coche. Todo eso ahora con solo un sueldo. Tengo que hacer lo imposible”, dice Cindy desde su casa en Michigan.

Por eso, ambos decidieron abrir una campaña en GoFundMe, unas de las plataforma de crowdfunding más conocidas y pidieron $10,000 dólares para cubrir los gastos de una abogada que prometió buscar una alternativa para que Jorge vuelva.

La despedida en el aeropuerto tuvo una amplia cobertura mediática y llamó la atención de personas de todo el país que donaron a la campaña con la que ya han recaudado más de $58,000 dólares.

El año pasado, GoFundMe vio un aumento del 100% en el dinero recolectado en campañas relacionadas a una deportación.

Aumento de dinero donado para causas de deportación en GoFundMe
FUENTE: GoFundMe| 7 de febrero, 2018 | UNIVISION

El caso de Cindy no es el único. A medida que aumentan las detenciones de inmigrantes bajo el gobierno de Donald Trump, miles de personas en su misma situación ven estas páginas de crowdfunding como un último recurso para afrontar los costos astronómicos en torno a un proceso de deportación. En 2017, las deportaciones aumentaron un 37%.

Basta hacer una búsqueda con la palabra ‘deportación’ en portales como GoFundMe y YouCaring para ver cómo aparecen caso tras caso de familias y amigos que apelan a la solidaridad de la comunidad para intentar recaudar dinero. Mientras unos llegan a su meta como Cindy, otros como Vicky Chávez siguen a la espera.

Con boletos sin retorno en mano y una orden de deportación, la mujer de 30 años decidió buscar refugio en una iglesia la misma noche que tenía que dejar el país.

Vicky conocía bien los riesgos que conllevaba volver con sus dos hijas, de 6 años y 4 meses, a Honduras, país del que había huido hace tres años de una relación violenta.

Ahora, desde un aula dentro de la Iglesia First Unitarian, en Salt Lake City, Vicky enfrenta otro desafío: cómo mantener a sus hijas sin un trabajo. Por eso, un grupo de activistas la ayudaron a empezar una campaña en la plataforma YouCaring. En la solicitud pide 5,000 dólares para cubrir sus gastos legales. Hasta el momento ha reunido cerca de 3,200.

El año pasado, el portal YouCaring registró un aumento del 117% en el número de campañas relacionadas con asuntos migratorios, según datos proporcionados a Univision Noticias.

El auge fue más visible en septiembre de 2017, el mes en el que el gobierno de Donald Trump anunció que desmantelaba el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) y dio a los dreamers un mes para solicitar una extensión. Entonces, esa plataforma vio un aumento del 75% en una semana del número de campañas relacionadas con asuntos migratorios.

“Creemos que el fenómeno se dio gracias al elevado perfil de esta causa, al ciclo de noticias y a una mayor sensación de urgencia”, dice Austin Kapur, gerente de comunicación de YouCaring.

Para los que deciden quedarse como Vicky o los que pelean su proceso migratorio desde su país de origen como Jorge, el camino está minado de costos administrativos, honorarios de abogados y muchos otros gastos legales.

“Comienzas pagando una fianza para que esa persona sea liberada”, dice Michelle Sardone, directora de iniciativas estratégicas en CLINIC, la red de consejería migratoria más grande del país apoyada por la iglesia católica. “Muchas veces el monto comienza en $5,000 o mucho más”.

Michelle señala que, después de que un inmigrante sale de un centro de detención, donde puede permanecer durante meses, tiene que ver si califica a un proceso para cambiar su estatus migratorio. Los trámites pueden costar cientos a miles de dólares.

Después vienen los honorarios de abogado y eso depende de cuántas veces tenga que ir a corte y si cobra por hora. Incluso hay personas con casos complejos que necesitan contratar a expertos y traductores.

“Todo es dinero, dinero, dinero cuando se trata de inmigración”, señala Cindy. Su familia gastó cerca de $25,000 dólares entre 2005 y 2011 para regularizar la situación migratoria de su esposo.

Este impacto económico también es enorme cuando tiene lugar una deportación.

Un estudio del Center for Migration Studies señala que el ingreso medio de una familia indocumentada es de $41,000 dólares al año. Si un padre de familia es deportado, los que se quedan en EEUU pueden ver sus ingresos caer en hasta un 90%.

Eso obliga a muchas familias a abandonar sus hogares, delegar el trato de sus hijos a familiares y hasta a extraños en algunas ocasiones.

“De la noche a la mañana, familias se están viendo en una realidad económica completamente diferente”, cuenta Gabriela Domenzain, directora del Instituto de Política Latina en la Universidad de Roger Williams en Rhode Island.

Si bien las páginas de crowdfunding están en aumento para ayudar a mitigar los gastos legales y el día a día de muchos inmigrantes, Easton Smith, activista de grupo proinmigrante ‘Red de Solidaridad’ en Utah, cree que es una medida de corto plazo.

“El problema recalca en que no se les está dejando trabajar a estas personas”, dice Smith. Su grupo ayudó a Vicky a iniciar su campaña de donaciones online.

Los migrantes “no pueden generar los ingresos suficientes para sus necesidades”, afirma. “Es como creer que un vaso de agua pueda llenar una piscina”.

EN FOTOS: Una deportación de ICE, paso a paso

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Inmigración

Más contenido de tu interés