null: nullpx
Menores de Edad

La cifra de menores no acompañados arrestados registra nuevo récord y supera la crisis de 2014 con Obama

Según cifras de la Patrulla Fronteriza, Estados Unidos arrestó a más menores en la frontera sur durante el año fiscal 2019 que en cualquier otro periodo. Y también registró un aumento de más de 50% en relación con los números de 2018.
29 Oct 2019 – 6:46 PM EDT

La cifra de menores no acompañados durante el año fiscal 2019 no solo superó en 52% a la de 2018, sino que además representa un nuevo récord que sobrepasa inclusive a los 68,541 que fueron detenidos en 2014, en la crisis desatada durante la presidencia de Barack Obama.

Según cifras publicadas por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), para 2019 fueron 76,020 arrestos de niños sin sus padres. En su mayoría son centroamericanos procedentes de Guatemala (30,329), Honduras (20,398) y El Salvador (12,021).

Hasta ahora, la mayor oleada de menores no acompañados llegando a la frontera de Estados Unidos se había registrado en 2014. Al igual que ahora, el grueso de los que llegaban eran centroamericanos que huían de la violencia generada por las pandillas en sus países y que no encontraron protección de sus gobiernos o que buscaban mejores oportunidades económicas para mantener a sus familias.

La crisis que se generó fue de tal dimensión entonces que quebró la capacidad de respuesta del gobierno de Barack Obama al punto de que catalogaron la situación como una "crisis humanitaria". El mandatario incluso aseguró que pediría fondos para hacer frente al problema y ante la falta de espacios para acomodar a esa cantidad de menores hasta que pudieran ser reubicados con sponsors o con sus padres.

Según la Oficina de Reasentamiento de Refugiados, quien se encarga de la custodia de los niños no acompañados hasta que vuelven a manos de un representante o a sus países, los niños no deben pasar más de 45 días en promedio en los albergues manejados por organizaciones sin fines de lucro, y allí son supervisados por personal en todo momento.


Ante la continua llegada de menores no acompañados a la frontera de Estados Unidos y México y las dificultades del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) para ubicar a estos menores, en 2018 —cuando fueron arrestados 50,036— las autoridades decidieron mantener abierto un centro de detención temporal en Tornillo, Texas, con 3,800 camas. Para entonces, la cifra de arrestos de niños y jóvenes era la tercera más alta desde 2014. Este centro fue abierto apenas dos meses después de la instauración de la polémica política de 'tolerancia cero'.

En ese tiempo, mientras estuvo operativo, creció el tiempo de permanencia de los niños en los centros de detención. Entre otras cosas, por cambios en las políticas que hicieron más lento el proceso de verificación de antecedentes de los potenciales custodios y porque muchos de los padres no reclamaban directamente a los niños sino a través de un familiar con estatus legal por temor a ser deportados.

Una vez que ese centro fue clausurado, en enero de 2019, muchos de los menores fueron transferidos a otros albergues.

Y la cifra de menores no acompañados no fue la única que repuntó; también lo hizo la de unidades familiares arrestadas en la frontera. Entre el año fiscal 2018 y el 2019 el crecimiento fue exponencial: de 342%. Según las cifras de la Patrulla Fronteriza, el año anterior hubo 107,212 arrestos de familias y este repuntaron a 473,682.

Igualmente se trata de centroamericanos, solo que en este punto, los hondureños que llegaron en grupos familiares con al menos un niño y un adulto rebasaron a los guatemaltecos (hubo 188,416 arrestos de hondureños frente a 185,233 de guatemaltecos), seguidos por los salvadoreños (56,897) y los mexicanos (6,004).

Ve también:

Las carpas de Tornillo, el nuevo centro de detención para niños inmigrantes (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés