null: nullpx
Logo image
Menores inmigrantes no acompañados

Nuevo informe revela abusos y negligencias en centro de menores no acompañados en Texas

La apresurada apertura de un centro de detención para niños migrantes en una base militar de Texas y la falta de personal especializado y con expetiencia, provocó que muchos niños no acompañados hallados en la frontera con México "experimentaran angustia, ansiedad y, en algunos casos, ataques de pánico", denuncia informe.
Publicado 27 Sep 2022 – 11:55 AM EDT | Actualizado 27 Sep 2022 – 11:55 AM EDT
Comparte
Default image alt
Desde finales de 2013 miles de Menores No Acompañados han llegado a la frontera sur de Estados Unidos en busca de asilo. Crédito: Almudena Toral/ Univision

Empleados del gobierno encargados del cuidado de menores no acompañados detenidos cuando vienen en busca de asilo escondieron denuncias sobre el trato que recibieron en la base militar de Fort Bliss, Texas, abierto temporalmente en respuesta a la crisis que se vive en la frontera.

La denuncia, estampada en un informe elaborado por la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Recursos Humanos (IG-HHS), revela que el personal del centro “informaron que la apertura apresurada del centro de detención de menores no acompañados impidió la capacidad de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR), de traer administradores de casos experimentados y brindarles la capacitación adecuada y oportuna”.

“Debido a esta situación, algunos niños esperaron semanas entre las actualizaciones de sus administradores de casos, lo que, según informó el personal del centro, provocó que muchos niños experimentaran angustia, ansiedad y, en algunos casos, ataques de pánico”, agrega.

En abril el Proyecto de Responsabilidad del Gobierno (GAP) había advertido sobre los malos tratos a inmigrantes menores de edad procesados por el gobierno federal.

La investigación

La oficina del IG-HHS dijo que en 2021 se vio “un aumento sustancial en el número de menores no acompañados que llegaron a la frontera sur y fueron remitidos al cuidado de la ORR”, una dependencia que funciona bajo el mando del HHS.

El número de niños solos o sin la compañía de un adulto aumentó de 1,929 en octubre de 2020 a 20,339 niños en abril de 2021, de acuerdo con datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Al mismo tiempo, la capacidad de la ORR para cuidar a los niños se vio disminuida debido a la escasez de personal relacionada con la pandemia del COVID-19 y la pérdida de espacio para camas debido a problemas físicos, protocolos de distanciamientos social y otras estrategias de mitigación de salud pública dictadas por los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC)”, se lee en el reporte.

Sitios temporales

Debido al alto número de inmigrantes que llegaban a la frontera en busca de asilo en la frontera sur en 2021, un recurso legal disponible, y la falta de infraestructura del gobierno para procesar a los menores no acompañados, la ORR abrió 14 sitios temporales de admisión de emergencia (EIS), incluido el centro de Fort Bliss, Texas, blanco de las denuncias de irregularidades.

El Acuerdo Judicial Flores de 1997 y la Ley William Wilberforce de Reautorización para la Protección de Víctimas del Tráfico de Personas (TVPRA) de 2008, determinan que los menores no acompañados no pueden ser deportados de manera acelerada, estipulan el tiempo máximo de detención en centros federales y ordenan que sólo los jueces de inmigración pueden determinar sus futuros en Estados Unidos.

“Miembros del Congreso, defensores de bienestar infantil y el personal de las instalaciones de la ORR expresaron su preocupación por el manejo inadecuado de casos en el centro de detención temporal de Fort Bliss y su efecto adverso en el bienestar de los niños y su entrega segura y oportuna a los patrocinadores”, precisa el informe.

Los patrocinadores mencionados en el reporte comprenden padres, tutores o parientes u otras personas designadas por los padres de un niño no acompañado para hacerse cargo del cuidado del menor mientras espera el resultado de su proceso en un tribunal de inmigración.

Los hallazgos

Los investigadores de la IG-HHS indicaron que desde la apertura del centro de detención en Fort Bliss en marzo de 2021 hasta junio de 2021, “los desafíos operativos dentro de la ORR y en el recinto militar “obstaculizaron la gestión de casos, lo que plantea preocupaciones relacionadas con la liberación segura y oportuna de los menores”.

El reporte agrega que personal de la ORR advirtió que la apertura apresurada del centro “impidió a la ORR traer administradores de casos experimentados y brindarles la capacitación adecuada y oportuna”.

Debido a esta situación, precisa, “algunos niños esperaron semanas entre las actualizaciones de sus administradores de casos, lo que, según informó el personal del centro, provocó que muchos niños experimentaran angustia, ansiedad y, en algunos casos, ataques de pánico”.

La agencia de noticias Reuters indicó que los trabajadores del centro temieron represalias por expresar sus preocupaciones el año pasado sobre el trato de los niños migrantes no acompañados. Agregó que dos empleados denunciaron represalias después de que hicieron sonar las alarmas sobre las condiciones en el centro ubicado en Fort Bliss.

La investigación también halló que la ORR emitió una guía para acelerar la liberación de los niños, protocolo que “eliminó varias salvaguardas del proceso de la ORR para evaluar posibles patrocinadores”.

Las recomendaciones

El informe agrega una serie de recomendaciones para garantizar que el servicio de cuidado otorgado por el gobierno a los menores no acompañados sea de calidad y se cumpla con lo estipulado por leyes y reglamentos. Entre ellas incluye:


  • Desarrollar e implementar un plan que apoye a la ORR y sus contratistas para asegurar administradores de casos calificados durante una afluencia para ayudar a garantizar la entrega segura y oportuna de los niños a los patrocinadores;
  • Brindar a los administradores de casos capacitación y apoyo oportunos e integrales para ayudar a garantizar la entrega segura y oportuna de los niños a los patrocinadores;
  • Crear un protocolo de desarrollo de políticas de emergencia que proporcione aportes adecuados del personal con experiencia en bienestar infantil cuando la ORR desarrolle una guía de campo durante una afluencia;
  • Garantizar que la ORR aborde los desafíos relacionados con la usabilidad y las capacidades de búsqueda dentro de su sistema de gestión de casos, la página de menores no acompañados; y
  • Garantizar que los empleados de la ORR, y los empleados de los contratistas y destinatarios de la ORR estén informados sobre las protecciones federales para denunciantes.

Denuncia anterior

En abril Univision Noticias reportó, en base a un informe del Proyecto de Responsabilidad del Gobierno (GAP), que las denuncias de malos tratos a inmigrantes menores no acompañados “eran similares a las registradas durante el gobierno anterior” en el marco de la cuestionada política migratoria de tolerancia cero.

Basado en denuncias hechas por exempleados de al menos tres centros de admisión de emergencia (EIS) bajo el mando del HHS y operados por la ORR, el GAP pidió al Congreso y a las agencias federales de supervisión “que investiguen y evalúen” si se han abordado y remediado las terribles condiciones en las que se encontraban menores no acompañados en Fort Bliss y otras instalaciones.

El reporte agregó que las denuncias de malos tratos “son similares a las registradas durante el gobierno anterior, cuya política migratoria fue severamente cuestionada dentro y fuera de Estados Unidos.

“Hasta la fecha, se han presentado y publicado tres revelaciones de denunciantes”, indicó el reporte de abril. “Revelan una grave mala gestión, caos y condiciones negligentes perjudiciales para la salud y la seguridad de los niños en Fort Bliss y otros EIS administrados por el HHS a través de su Oficina de la ORR.

Los EIS fueron anunciados en marzo del 2021 por el gobierno de Joe Biden para acomodar a niños que cruzan solos la frontera con México y vienen en busca de asilo en Estados Unidos. La estrategia era aliviar el hacinamiento en las instalaciones de la Patrulla Fronteriza y transferir a los menores al cuidado del HHS en cumplimiento a lo dispuestos tanto en el Acuerdo Flores de 1997 como en la ley de prevención de tráfico humano de 2008.

Las denuncias evidencian que los objetivos trazados por el gobierno no estarían siendo cumplidos en su totalidad.

El Departamento de Salud y Recursos Humanos no ha emitido una respuesta tras el reporte del IG-HHS.

Te puede interesar:

Cargando Video...
"Es un sueño": familia migrante cubana llega a Nueva York tras una travesía por 10 países que duró tres meses
Comparte

Más contenido de tu interés