null: nullpx
Estados Unidos

Estudio asegura que la separación de familias migrantes "cumple con criterios de tortura"

El documento, resultado de "evaluaciones psicológicas profundas" hechas a 26 personas solicitantes de asilo, incluidos nueve menores de edad, muestra que la práctica de la separación familiar "constituye un trato cruel, inhumano o degradante".
26 Feb 2020 – 10:18 PM EST

Un informe de la organización Médicos por los Derechos Humanos (PHR, en inglés) difundido este martes concluyó que la separación de familias migrantes que solicitan asilo en la frontera sur "cumple con los criterios de tortura".

El documento, resultado de "evaluaciones psicológicas profundas" hechas a 26 personas solicitantes de asilo (incluidos nueve menores de edad) muestra que la práctica de la separación familiar "constituye un trato cruel, inhumano o degradante" y, según los casos que evaluó la organización, "cumple con los criterios de tortura".

La directora médica de PHR, Michele Heisler, señaló a Efe que el documento "'Nunca volverás a ver a tu hijo': los efectos psicológicos persistentes de la separación de familias" aporta "la primera evidencia médica de los graves daños que han sufrido las familias migrantes".

"Este es el primer análisis que se basa en declaraciones legales de médicos y estuvo escrito por expertos, todo basado en evaluaciones psicológicas a niños y padres separados", dijo a Efe Heisler.

Destacó que estas acciones pueden acarrear de por vida efectos colaterales a estas personas y que el gobierno federal debe encargarse del tratamiento médico de las familias afectadas al ser "responsable directo del trauma que están sufriendo".

"Esas familias necesitan tratamiento psicológico, no se va resolver el problema solo por ser reunificados, muchos niños están traumados, no pueden alejarse de la vista de sus padres, lloran continuamente, no quieren comer, tienen pesadillas", afirmó.

Los solicitantes de asilo son personas que huyeron de sus países de origen, en especial El Salvador, Guatemala y Honduras, en busca de refugio en Estados Unidos, donde se les separa por la fuerza en la frontera y luego enviadas a centros de detención a cientos o miles de kilómetros de distancia de sus familiares, criticó.

Dentro del grupo evaluado por PHR se observó que, salvo dos personas adultas, todos cumplían con los criterios correspondientes a un diagnóstico de trastorno de estrés postraumático, trastorno depresivo mayor o trastorno de ansiedad generalizada.

"Fue un gran choque para mí saber que los funcionarios estadounidense engañaron a los niños con tanta crueldad, diciéndole que nunca iban a volver a ver a sus padres, esa conducta llega al criterio de la tortura y eso no se dice fácilmente", destacó.


El documento precisamente destaca que al amparo de la definición que figura en la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura, PHR concluyó que "las autoridades estadounidenses, de forma deliberada, realizaron acciones discriminatorias que provocaron dolor y sufrimiento graves".

Heisler dijo que los funcionarios llevaron a cabo acciones "discriminatorias, causando dolor y sufrimiento severo con el fin de castigar e intimidar a los inmigrantes para que renuncien a su derecho de asilo político".

Asimismo, "PHR también considera que la manera en que se puso en práctica la separación de familias fue una forma de desaparición forzada temporal, lo que ocurre cuando el Estado oculta el destino o paradero de una persona privada de su libertad", de acuerdo al reporte.

"Concluimos que la separación forzada constituyó un acto que vulnera los derechos humanos, una acción muy grave, ya que se ocultó el destino y paradero de una persona privada de su libertad", expresó Heisler.

Aclaró que aunque este estudio se centra en las experiencias de un grupo reducido de personas, los testimonios de las veintiséis personas evaluadas ayudan a ilustrar las experiencias de otras familias separadas por la Administración Trump.

Más de 2,800 niños fueron separados de sus padres por la "tolerancia cero" a fines de 2018. Además, en octubre de2019, el gobierno le dijo a un tribunal federal que otros 1,500 niños migrantes fueron separados de sus padres antes de empezar con la práctica.

Adicional a esas separaciones, aproximadamente 1,000 menores migrantes han sido separados de sus padres después del fallo de Sabraw en circunstancias controvertidas.

Sin embargo en declaraciones anteriores, DHS ha dicho que el departamento no puede calcular un número total exacto de familias migrantes que separó durante su represión fronteriza de "tolerancia cero", o cuántas se reunificó posteriormente, debido al seguimiento poco confiable que utilizó.

"Sin una cuenta confiable de todas las relaciones familiares, no podríamos validar el número total de separaciones o reunificaciones", dijo el informe.

Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), la agencia cuyos oficiales llevaron a cabo las separaciones, estaba al tanto de las deficiencias en su tecnología de rastreo a fines de 2017, meses antes de que la administración comenzara a procesar a todos los adultos migrantes en familias por entrada ilegal, y no pudo abordarlos adecuadamente.

Mira también:

📸 Estos migrantes retornados a México se cansaron de esperar para entrar a EEUU y se devolvieron a sus países

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.