null: nullpx

Culpan a un mexicano deportado 13 veces por agredir a dos mujeres

Las autoridades locales habían negado la petición de ICE de mantenerlo retenido pese haber cumplido su condena. Pasa en Oregon, que se definde como estado santuario, y agudiza el debate migratorio.
2 Ago 2017 – 9:32 PM EDT

La policía de Oregon y las autoridades federales se culpan unos a otros por el caso de un mexicano que ha sido deportado de Estados Unidos en al menos 13 ocasiones y que supuestamente agredió a dos mujeres en Portland a los pocos días de salir de la cárcel. El caso ha ayudado a alimentar el debate nacional sobre inmigración, sobre todo porque Oregon se considera estado santuario.

Sergio José Martínez, quien fue encarcelado por interferir con labores policiacas y por presentar una fecha de nacimiento falsa, salió en libertad el pasado 17 de julio tras un acuerdo con la fiscalía. Según las autoridades, una semana después ingresó al apartamento de una mujer de 65 años mientras dormía y la agredió física y sexualmente antes de robarle el auto.

También agredió a una mujer que ingresaba a un estacionamiento después del trabajo, amenazó con matarla y le golpeó la cabeza repetidas veces contra el suelo. Martínez fue arrestado nuevamente.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) indicó en un comunicado que había solicitado a la Jefatura de Policía del condado Multnomah que evitara la liberación de Martínez una vez que cumpliera su sentencia, para que quedara a custodia de la agencia. Pero el jefe de policía Michael Reese se negó: dijo que no podía retener legalmente a Martínez bajo la solicitud de la agencia federal.

ICE describe a Martínez como un “infractor migratorio en serie que ha sido sacado de Estados Unidos en al menos 13 ocasiones desde 2008”. Cuenta con un largo historial delictivo en tres estados, incluyendo condenas por agresión, robo a domicilio y reingreso ilegal después de su deportación, todos delitos graves”, escribió la agencia.

Polémica en el estado

Los legisladores estatales republicanos le solicitaron a la gobernadora Kate Brown que vete una propuesta que aprobó la legislatura que fortalecería a Oregon como estado santuario, prohibiéndole a las agencias estatales y locales preguntar el estatus migratorio de una persona y revelar información a las autoridades federales, con algunas excepciones.

La propuesta fue presentada a solicitud de Brown y de la fiscal general Ellen Rosenblum, ambas demócratas.

En 1987 Oregon se convirtió en el primer estado santuario del país, con una ley que evitaba que las agencias del orden detuvieran a personas que estaban ilegalmente en el país pero que no hubieran violado alguna otra ley.

Los defensores de la nueva propuesta en Oregon afirman que los familiares de inmigrantes viven con el temor de que los miembros que se mudaron ilegalmente a Estados Unidos sean deportados.

En fotos: Los alcaldes que se han comprometido con los inmigrantes indocumentados

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés