null: nullpx

Comienza la segunda ronda en la batalla contra el veto migratorio reformado de Trump

El Gobierno acude a los tribunales para defender la segunda versión de la orden ejecutiva que emitió Trump para impedir la acogida de ciudadanos de seis países de Oriente Medio (en la primera incluyó a Irak), que detuvieron dos jueces federales.
8 May 2017 – 7:27 AM EDT

La justicia escuchó este lunes la defensa del Gobierno de la orden ejecutiva impulsada por el presidente, Donald Trump, que prohíbe la entrada al país de los ciudadanos de seis países predominantemente musulmanes, cuya entrada en vigor fue puesta en suspenso por dos jueces federales, uno en Maryland y otro en Hawaii.

El Ejecutivo apeló la decisión de un juez federal de Maryland que ordenó bloquear parte de la medida revisada que prohíbe la entrada de ciudadanos de Libia, Siria, Irán, Sudán, Yemen y Somalia (en su primera versión incluía además Irak), países que la Casa Blanca considera tiene problemas con el terrorismo.

El abogado del gobierno expuso este lunes sus argumentos ante un panel de 13 jueces de la la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito, con sede en Richmond (Virginia), que estuvo dividido en sus posiciones.

Decreto revisado

El presidente firmó una primera orden ejecutiva dictada en enero, que generó caos en los aeropuertos y desencadenó protestas hasta que un juez del estado de Washington ordenó congelar su aplicación, en parte porque incluía a residentes legales permanentes, que tienen derechos bajo la Constitución estadounidense.


El 6 de marzo Trump firmó un decreto revisado, sin embargo, el magistrado de Maryland, Theodore D. Chuang, sostuvo en un dictamen emitido poco antes de que entrara en vigor, que la nueva orden ejecutiva, igual que la anterior, discriminaba a los musulmanes.

Chuang consideró que la suspensión de las visas para los ciudadanos de estos países era "la puesta en práctica de la largamente anticipada prohibición (de entrada al país) a los musulmanes" y justificó su decisión por los comentarios realizados por Trump durante su campaña electoral, sobre su intención de prohibir la entrada al país de los musulmanes.

La defensa del gobierno argumenta que Chuang abusó de su discreción al centrar su decisión en las declaraciones que Trump hizo durante la campaña cuando era un ciudadano privado.

El Procurador General en Jefe de los Estados Unidos, Jeffrey Wall, afirmó que la corte no puede fijarse en los comentarios pasados de Trump si hay una razón legítima y de buena fe para la prohibición. El gobienro ha defendido la medida como necesaria alegando motivos de seguridad.


Wall señaló que los cometarios de Trump sobre los musulmanes y el terrorismo eran "ambiguos" y abiertos a múltiples interpretaciones, por lo que instó a la corte a darle al presidente deferencia como jefe del poder Ejecutivo.

Los jueces conservadores consideraron que poner tanto peso en esos comentarios hechos en campaña amenazaba con detener casi cualquier acción que el presidente pudiera tomar para enfrentar la amenaza del terrorismo islamista.

De los 13 jueces que escucharon el caso, tres parecían hostiles a la orden judicial, mientras que media docena manifestó su receptividad a mantenerla, según el diario Politico.

El juez Henry Floyd, nombrado por el expresidente demócrata Barack Obama, se mostró partidario de tener en cuenta las declaraciones que hizo Trump durante la campaña y consideró que lo contrario sería una "ceguera intencional".

Por su parte, el juez Paul Niemeyer, nombrado por el expresidente republicano George H.W. Bush, cuestionó si había un límite hasta dónde se puede ir atrás en el tiempo para tener en cuenta declaraciones del actual presidente.

"¿Podemos ver sus discursos universitarios? ¿Qué hay de sus discursos a los directivos de negocios hace 20 años?", ironizó Niemeyer, según declaraciones recogidas por el diario.

Revés para Trump


La decisión del magistrado de Maryland de paralizar el veto migratorio el pasado marzo no fue la única, se produjo solo horas después de que el juez de distrito Derrick K. Watson emitiera una orden en un tribunal de Hawaii que frenó temporalmente la orden ejecutiva alegando inconstitucionalidad al considerar que, al igual que la primera, se basa en la discriminación religiosa.

Trump ya advirdió que apelaría.

“Vamos a pelear este terrible fallo, vamos a llevar nuestro caso tan lejos como haga falta, incluso hasta llegar a la Corte Suprema. Vamos a ganar, vamos a mantener a nuestros ciudadanos seguros pase lo que pase", advirtió el mandatario en marzo en un mitin en Nashville, Tennessee.

El gobierno se prepara también para apelar la decisión del juez Watson ante la Corte del Noveno Circuito, en una audiencia que está prevista para el próximo 15 de mayo.

La medida de Trump también suspendía el programa de refugiados por 120 días (indefinido para los sirios) y advertía que no se aceptarán más de 50,000 en un año, un número muy inferior a los 110,000 previstos por el gobierno de Barack Obama.

En la versión revisada, se sacó de la lista de países vetados a Irak, eliminó una prohibición indefinida a los refugiados sirios y eliminó una parte que indicaba que se daría preferencia a las minorías religiosas cuando se reanudara el programa de refugiados.


En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés