null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Cerrarán albergue para migrantes centroamericanos en Piedras Negras

En el lugar habían sido admitidos cerca de 2,000 migrantes que habían llegado a Coahuila, en la frontera mexicana con EEUU, desde hace casi dos semanas con la idea de cruzar para pedir asilo. Las autoridades mexicanas señalaron que la mayor parte ya tenía documentos y podía desplazarse por México, mientras que otros fueron deportados a sus países. Funcionará hasta más tardar el miércoles.
17 Feb 2019 – 9:11 AM EST

Un albergue improvisado en el que se encontraban aislados casi 2,000 migrantes centroamericanos desde hace más de una semana será cerrado a más tardar el miércoles en la ciudad mexicana de Piedras Negras, Coahuila, que está frente a Eagle Pass, Texas, dijeron autoridades.

El secretario de Seguridad Pública del estado de Coahuila, José Luis Pliego, señaló a la agencia AP que el albergue, que fue instalado en una fábrica abandonada, cumplió su propósito: atender a los migrantes y tramitar su condición migratoria.

Pliego dijo que unos 1,500 ya tienen documentos con los que podrán desplazarse libremente por México, unos 400 fueron trasladados a otros estados y 70 fueron deportados a sus países por ser parte de los disturbios de esta semana.

La noche del martes se vivió en primer motín en el lugar, cuando un grupo trató de salir del albergue a la fuerza y fue frenado por policías. Luego, la tarde del miércoles otro grupo comenzó a lanzar mesas y otros objetos a los agentes de seguridad, dijeron que como una forma de protesta por las malas condiciones en las que eran recluidos y la mala alimentación. Pero el incidente fue controlado rápidamente.

Según contó desde el lugar Alejandro Madrigal, periodista de Univision Noticias, los centroamericanos estaban desesperados porque tras nueve días de encierro en la bodega, de donde solo podían salir custodiados por funcionarios mexicanos, el Instituto de Migración de México no terminaba de entregarles las tarjetas de residencia por razones humanitarias que les había prometido el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El lugar será cerrado el miércoles, según lo previsto, dijo el secretario de Seguridad Pública. Las autoridades comenzaron a trasladar a algunos migrantes a estados vecinos como Nuevo León y Tamaulipas para que busquen trabajo mientras otros podrían buscar opciones aparte en su intento de cruzar a Estados Unidos.

Dadas las condiciones actuales, los avances en los registros, en la entrega de los documentos y la atención a muchos de ellos que estaban enfermos, el propósito del albergue prácticamente ha concluido, señaló Pliego.

Soldados con equipo antimotín rodeaban el sábado el exterior de la instalación. Algunos de ellos descansaban de pie recargados sobre sus escudos antidisturbios, mientras los migrantes se arremolinaban en el interior de una cerca de tela metálica de color amarillo. Un helicóptero sobrevolaba el lugar y algunos migrantes subieron a autobuses que los transportarían a otro lugar.


La desesperación en Piedras Negras, la ciudad donde casi 2,000 migrantes aguardan para entrar a EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería


Los migrantes que estaban en el albergue, la mayoría miembros de la caravana que salió de San Pedro Sula (Honduras) a mediados del mes pasado, llegaron a Piedras Negras con la intención de cruzar a Estados Unidos. Muchos de ellos optaron por entrar a México sin ser registrados por las autoridades migratorias, a diferencia de un contingente mucho mayor que sí aceptó en ese momento registrarse ante el Instituto Nacional de Migración mexicano en Chiapas, tras cruzar la frontera con Guatemala.

Se encontraban entonces en la margen mexicana del río Bravo frente a Eagle Pass, fuertemente custodiados por cientos agentes de policías, antimotines, el Ejército y las autoridades migratorias. Casi una docena de ellos al día eran acompañados hasta la garita de la ciudad del sur de Texas, donde autoridades estadounidenses les registran como solicitantes de asilo.

Y quienes a lo largo de la semana pudieron salir del albergue porque tenían la tarjeta de tránsito, decidieron intentar cruzar el río Bravo y entregarse a la Patrulla Fronteriza en Estados Unidos.

Más contenido de tu interés