Inmigración

Motines en Piedras Negras, mientras México y EEUU refuerzan seguridad en la frontera

Desesperados, algunos de los migrantes que llevan más de una semana aislados en un albergue improvisado en Piedras Negras, en la frontera con Texas, se rebelaron contra la policía. Los centroamericanos llevan nueve días en una vieja maquila de la que solo pueden salir a comprar custodiados. Quienes pueden escaparse, han decidido intentar cruzar el río Bravo y entregarse a la patrulla fronteriza.
14 Feb 2019 – 7:44 PM EST

Un grupo de cerca de 2,000 migrantes centroamericanos que desde hace más de una semana se encuentran aislados en un albergue improvisado en la ciudad fronteriza de Piedras Negras (Coahuila) se rebeló en dos ocasiones en las últimas horas para exigir mejores condiciones a las autoridades mexicanas.

El primer motín, que tuvo lugar en la noche del martes, se produjo cuando un grupo trató de salir a la fuerza, un intento que fue frenado por los numerosos policías que supervisan la bodega abandonada donde las autoridades de Coahuila han improvisado el albergue para recibirlos. Mientras en la tarde de este miércoles hubo disturbios cuando otro grupo de centroamericanos comenzó a lanzar mesas y otros objetos a los agentes de seguridad para quejarse por lo que consideran malas condiciones y mala alimentación, pero el incidente fue rápidamente controlado.

Según relata el periodista de Noticias Univision Alejandro Madrigal desde Piedras Negras, los centroamericanos están desesperados porque, después de nueve días encerrados en la bodega, de donde solo pueden salir a comprar custodiados por funcionarios mexicanos, el Instituto Nacional de Migración (Inami) no les entrega las tarjetas de residencia por razones humanitarias que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se comprometió a dar a los migrantes en tránsito, un documento que les permititiría residir y trabajar en México por un año.

Poco después de que se produjeran los disturbios este miércoles, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, aseguró que la situación estaba controlada. Las autoridades mexicanas insisten en que no van a dejar que los migrantes salgan sin control por la ciudad, ya que temen que, si tratan de hacer una entrada masiva y no controlada a la vecina Eagle Pass, en Texas, eso provoque que Estados Unidos cierre la frontera, como sucedió hace meses en Tijuana cuando llegó otra caravana de migrantes centroamericanos, algo que perjudicaría a las miles de personas que cruzan diariamente para trabajar, estudiar o hacer compras.


"Se violan muchos derechos. No más dan salida a los que tienen credenciales. A los demás, no pueden salir a ningún lado. No nos dejan salir. Nos tienen encerrados como presos", denunció un migrante que prefirió mantener su identidad oculta en un audio enviado a la organización Raíces. "Hay personas enfermas, hay personas de la tercera edad y está haciendo un frío tremendo", lamentó.

"Lo único que solicitamos es que el portón se nos abra para poder llegar al puente y poder llegar a un acuerdo con el presidente y las leyes de EEUU pacíficamente", añadió el migrante.

Los migrantes que están en el albergue, la mayoría miembros de la caravana que salió de San Pedro Sula (Honduras) a mediados del mes pasado, llegaron a inicios de la semana a Piedras Negras con la intención de cruzar a Estados Unidos. Muchos de ellos optaron por entrar a México sin ser registrados por las autoridades migratorias, a diferencia de un contingente mucho mayor que sí aceptó en ese momento registrarse ante el Inami en Chiapas, tras cruzar la frontera con Guatemala.

Ahora están en la margen mexicana del río Bravo frente a Eagle Pass, fuertemente custodiados por cientos agentes de policías, antimotines, el ejército y las autoridades migratorias. En torno a una docena al día son acompañados hasta la garita de la ciudad del sur de Texas, donde autoridades estadounidenses les registran como solicitantes de asilo.

Se refuerza la seguridad en Eagle Pass

Quienes a lo largo de la semana han podido salir del albergue porque tenían la tarjeta de tránsito, han decidido intentar cruzar el río Bravo y entregarse a la Patrulla Fronteriza en Estados Unidos.

La desesperación en Piedras Negras, la ciudad donde casi 2,000 migrantes aguardan para entrar a EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería


La semana pasada, la Patrulla Fronteriza informó del rescate en el río Grande (río Bravo en México) de una familia de 5 migrantes hondureños cuando trataban de cruzarlo a pie, entre ellos dos niños de 1 y 3 años.

"Cruzar el río Grande es peligroso e ilegal. La dedicación y rápida respuesta de nuestros agentes previnieron una tragedia", dijo el jefe de área de la Patrulla Fronteriza en el sector de Del Río, Matthew J. Hudak. “Animamos a todos los migrantes a que utilicen los puertos de entrada para hacer una entrada correcta en Estados Unidos".

El periodista de Noticias Univision Pedro Rojas informó desde la ciudad texana de Eagle Pass de un refuerzo considerable de la seguridad fronteriza. Según explicó, este miércoles, cada media hora sobrevolaban la frontera dos helicópteros Black Hawk del ejército que se suman a otras aeronaves, barcos y patrullas terrestres de las autoridades federales y estatales.

Publicidad