null: nullpx
Reforma Migratoria

Biden promete revertir la política de asilo de Trump y un plan Marshall en Centroamérica

El plan, divulgado este miércoles, incluye una serie de medidas para contener el éxodo de migrantes en la frontera en busca de asilo. Entre las medidas, incluye un Plan Marshall y la inversión de $4,000 millones para la generación de empleos y combate a la currupción.
11 Dic 2019 – 01:48 PM EST

El aspirante a la nominación presidencial demócrata y senador por el estado de Delawere, Joe Biden, presentó este miércoles un plan para hacer frente a la crisis migratoria que se vive en la frontera, donde desde mediados de 2014 miles de inmigrantes que huyen de sus países buscan asilo en Estados Unidos.

Biden, quien fue vicepresidente durante el gobierno de Barack Obama (2009-2017) prometió “restablecer el acceso completo al asilo para las víctimas de violencia doméstica”, al tiempo que, dijo, “fortalecerá las capacidades de los fiscales para perseguir casos de violencia doméstica y poner a los perpetradores tras las rejas”. También anunció activar un plan Marshal de $4,000 millones.

Desde principios de 2017, cuando Donald Trump llegó a la Casa Blanca, el gobierno ha introducido severos cambios a la política de asilo. El mandatario argumenta que los migrantes que llegan a la frontera abusan de leyes vigentes y para ello modificó reglamentos para contenerlos y hacerles más difícil la búsqueda de amparo.


La política de Trump

Entre los cambios del gobierno de Trump desde 2017, el gobierno ha prohibido otorgar asilo víctimas de violencia doméstica y de pandillas, separado a miles de familias en la frontera tras formularles cargos criminales por ingreso ilegal, prohibir asilo a personas que ingresan entre puertos de entrada, negar fianzas y arrestar de manera indefinida a solicitantes de asilo hasta que sus casos sean resueltos por los tribunales de inmigración.

También ordenó el envío a terceros países de peticionarios de asilo y el 20 de enero activó el Programa de Protección de Migrantes (MPP), que a la fecha ha regresado a más de 55,000 migrantes a México para que esperen al otro lado de la frontera sus casos de asilo, que en algunos casos las demoras pueden ser de años debido a los atascos en las cortes de inmigración.

Para Biden, la política de Trump se ha convertido en un “insulto” para la comunidad inmigrante y señala que las medidas adoptadas por el mandatario “hostiga a nuestros más cercanos vecinos”. También indica que las medidas adoptadas en los últimos años hgan sembrado “miedo” y “dividido” al país.

“No es solo un ultraje moral, es un completo fracaso del liderazgo global estadounidense que exacerba los desafíos en nuestra propia región y hace que la gente de Estados Unidos sea menos segura”, se lee en una copia del plan a la que tuvo acceso Univision Noticias.


El comienzo de la crisis

La crisis migratoria en la frontera con México no surgió durante el gobierno de Trump, sino que fue advertida por primera vez en 2013, cuando un grupo de investigadores de loa Universidad de California previno la huida de miles de migrantes centroamericanos, principalmente de Guatemala, El Salvador y Honduras, con destino a Estados Unidos.

El gobierno de Obama no respondió de inmediato a las advertencias, sino hasta principios de junio de 2014, tras el arresto, en lo que iba del año fiscal, de más de 42,000 Menores No Acompañados (UAC) y un número similar de familias.

La crisis sobrepasó la capacidad de respuesta del gobierno. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) no estaba preparado para contenerla y tampoco encontró el respaldo del Congreso para obtener fondos.

“La gente, los adultos y las familias, siguen huyendo por las mismas razones: la inseguridad y la violencia que incluye el abuso doméstico, la pobreza extrema y la reunificación familiar”, dijo a Univision Noticias en 2015 la investigadora Elizabeth Kennedy, en ese momento profesora de la Universidad Estatal de San Diego y de la Universidad de California en Santa Bárbara, una de las autoras del estudio que advirtió la emergencia dos años antes.

Kennedy también advirtió que las condiciones de vida en Guatemala, El Salvador y Honduras no eran las mismas que un año antes, “han empeorado”, y que esa situación “genera un mayor flujo de migrantes” hacia Estados Unidos.

Los argumentos de aquella vez se siguen repitiendo en la actualidad, al igual que los errores cometidos por el gobierno federal.


Sistema sobrepasado

El procesamiento de los miles de detenidos en la frontera se basa en las leyes y reglamentos vigentes. Entre ellos, el Acuerdo Judicial Flores de 1997, que no permite privar de libertad a menores y exige que el gobierno los asista y proteja sus derechos. Y la Ley TVPRA de 2008, que prohíbe la deportación inmediata de menores de países no fronterizos, y exige que sea un juez de inmigración quien resuelva sus futuros en el país.

Obama fue acusado en varias ocasiones de incumplir ambos acuerdos, al igual que Trump. Y utilizó la detención de familias, incluso habilitando centros temporales en bases militares, para disuadir a otros centroamericanos que hicieran el viaje hasta la frontera para buscar asilo.

Trump, en cambio, no solo aumentó la capacidad de detención diaria, sino que modificó reglamentos para burlar las exigencias planteadas por el Acuerdo Flores, tal como el tiempo de permanencia detenido, y de la Ley TVPPRA, para acelerar las deportaciones.

También ha aumentado el número de centros de detención en la frontera, instalado cortes temporales secretas y activado al menos dos programas para acelerar los procesos. Abogados y jueces entrevistados por Univision Noticias, así como legisladores demócratas, han denunciado la celebración de juicios secretos, deportaciones expeditas y enjuiciamientos sin la participación de abogados que asistan a los migrantes que buscan asilo.


Las promesas de Biden

Biden asegura que, de llegar a la Casa Blanca, “restablecerá el acceso completo al asilo” para las víctimas de violencia, y también realizará una fuerte inversión de capital en la región para mejorar las condiciones de vida de los habitantes y con ello disminuir las causas que generan el éxodo hacia el norte.

El plan incluye el desarrollo de una estrategia regional integral de cuatro años y $4 mil millones “para abordar factores que impulsan la migración desde América Central”, indica el plan. También anuncia la movilización de inversión privada, mejora de la seguridad y el estado de derecho, combatir la corrupción y priorizar en la reducción de la pobreza y el desarrollo económico.

El candidato también anunció la activación de un Plan Marshall que contará con la participación de gobiernos, sector privado y la sociedad civil, cuyo objetivo será la generación de empleos y el fortalecimiento de la democracia en la región.

El plan de Biden también incluye el desarrollo de políticas para abordar los efectos de la crisis climática, otra de las principales razones que motiva el éxodo de migrantes hacia Estados Unidos.

📸 Estos migrantes retornados a México se cansaron de esperar para entrar a EEUU y se devolvieron a sus países

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés