null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

"Bienvenido a Canadá": así recibieron a una familia salvadoreña que huyó de EEUU por miedo a Trump

La familia Castillo Blanco tenía 20 años viviendo en Estados Unidos, pero la política migratoria del nuevo presidente reavivó los temores sobre la posibilidad de que fueran deportados a El Salvador. Así que decidieron arriesgarse y pedir asilo en otro país.
10 Mar 2017 – 6:57 PM EST

El salvadoreño José Castillo tenía cerca de tres semanas durmiendo en el sótano de una iglesia en Nueva York. El miedo a que su familia fuera deportada por la política migratoria del presidente Donald Trump lo llevó a tomar una decisión radical: después de 20 años viviendo en Estados Unidos, los Castillo Blanco se irían del país.

Refugiado en la iglesia, solo esperaba una respuesta del gobierno de Canadá a una petición de asilo. Y la cita llegó.


Su esposa María Blanco y sus dos hijos –estadounidenses– rápidamente armaron unas maletas y viajaron desde el estado de Maryland para encontrarse con Castillo.

La noche previa a la cita, la del miércoles pasado, ha sido quizás la más larga que ha vivido la familia. Apenas durmieron. "Tengo que hacerlo por mis hijos no solo por mí misma", dijo Blanco al ser entrevistada por el corresponsal de Univision, Pedro Ultreras. "Son 16 años (viviendo en Estados Unidos) desde el 2001 que quedan atrás", dijo lloroso Castillo.

Canadá es uno de los países que se ha mostrado abierto a abrir sus fronteras a los indocumentados y refugiados, sobre todo frente a la política migratoria anunciada por el presidente Trump. De hecho, el primer ministro, Justin Trudeau, aseguró en enero que los "canadienses le damos la bienvenida a aquellos que huyen de la persecución, el terror o la guerra", justo en días en los que decenas de personas de nacionalidad musulmana quedaban varadas en distintos aeropuertos de Estados Unidos y el mundo, luego de que Trump firmara su primera orden ejecutiva de veto a musulmanes.

"Esperamos lo mejor, que nos den una oportunidad", agregó la esposa antes de marcharse. El miedo a una negativa o a que los deportaran a El Salvador se acrecentaba con el paso de las horas. En las imágenes, se veía al padre revisar una y otra vez los papeles que debían llevar y a los niños arreglar una y otra vez sus maletas.

La cita de los Castillo Blanco ocurrió este jueves en la garita migratoria del gobierno de Canadá en Fort Erie.

"Si ellos deciden dejarnos cruzar, ahí se termina mi nerviosismo", dijo Castillo a Univision antes de entrar.

Luego de unas horas, ya caída la noche, el padre, llorando y aún incrédulo, contó a Univision Noticias la respuesta que le dio el gobierno de Canadá a su familia: "Bienvenido a Canadá. Esas fueron las últimas palabras del oficial y se lo agradezco".

En fotos: la desesperada carrera de una familia sudanesa a la frontera con Canadá

Loading
Cargando galería




Más contenido de tu interés