Huracán Florence

Florence y el alto riesgo de muerte por choques eléctricos: estas son las recomendaciones

Los expertos advierten que incluso, si en su casa se ha ido la electricidad, el riesgo de ser electrocutado persiste durante las inundaciones. Los enchufes sumergidos o los cables eléctricos pueden activar el agua con corriente eléctrica, lo que representa una trampa letal. Aquí algunas recomendaciones que debe seguir.
14 Sep 2018 – 6:30 PM EDT

Ante los primeros informes de muertes que deja el paso del huracán Florence, vuelve aparecer de nuevo la posibilidad de muertes por descargas eléctricas que se vio con tan alarmante frecuencia durante las inundaciones que dejó el huracán Harvey en Texas en 2017.

Según reciente información aportada por el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, en el condado de Lenoir, se habría registrado ya una primera muerte relacionada con una descarga eléctrica, después de que un hombre intentara conectar un generador.

Este accidente pone de manifiesto que los riesgos después de un huracán no solo están afuera. Lejos de lo que podría sospecharse, los accidentes pueden producirse en el interior mismo de la casa en donde las personas se han resguardado.

Para no ir más lejos, los enchufes sumergidos o los cables eléctricos pueden activar el agua con corriente eléctrica, lo que representa una trampa letal.

Los expertos advierten que incluso, si en su casa se ha ido la electricidad, el riesgo de ser electrocutado persiste. Extraer el medidor es la única manera de que una casa de verdad pueda ser desconectada del todo de la red eléctrica.

“Mucha gente todavía puede ser electrocutada en un sótano inundado si alguien que está ejecutando un generador cerca produce retroalimentación en una red dañada por la tormenta”, explica John Drengernberg, experto en seguridad eléctrica de UL, una compañía científica independiente que ayuda a mantener seguros a los consumidores de accidentes con descargas, quien además advierte que el agua del mar y el rocío salino pueden ser particularmente perjudiciales debido a la naturaleza corrosiva y conductora del residuo de agua salada.

Voceros de la compañía eléctrica de Miami, FLP, el año pasado durante el paso del huracán Irma fueron muy enfáticos en recordar que las personas no deben encender los generadores de electricidad después del huracán en zonas que hayan quedado inundadas. "Podría correr el riesgo de resultar electrocutado".

Después de que las cosas vuelvan a la normalidad, se recomienda además revisar los electrodomésticos que pudieron entrar en contacto con el agua durante las inundaciones porque si estos están averiados también podrían ser peligrosos.

Descarga eléctrica en las calles

En condiciones normales, el contacto con líneas caídas del entramado eléctrico de las ciudades suele ser uno de los riesgos más comunes para que la gente sea electrocutada porque muchos creen que son líneas telefónicas o líneas de cable que no están cargadas.

“El contacto con las líneas eléctricas es una causa importante de lesiones y muertes relacionadas con la electricidad”, explica Drengernberg, quien advierte que los transeúntes siempre deberían pensar que un cable sobre la acera o la vía tiene electricidad corriendo a través de el. A eso hay que añadirle que el agua es un buen conductor de electricidad. Cualquier cantidad de agua, incluso un simple charco, podría estar cargado de electricidad.

Después de un huracán, por supuesto, los chances de este tipo de accidentes aumentan. Las redes eléctricas sufren daños debido a la caída de postes y muchas veces después de que caen al suelo los cableados eléctricos terminan siendo tapados por las aguas crecientes imposibilitando que la gente sepa donde se está parando.

“Bastaría tener los pies sobre el agua y tocar una rama o a una persona que entrara en contacto con una línea de estas para sufrir una descarga que podría ser mortal”, insiste el experto.

El año pasado la compañía Sam Houston, la cooperativa eléctrica de Houston, ciudad fuertemente afectada por Harvey, compartió unos consejos útiles para todos aquellos que después del paso del huracán se topan con una línea de la electricidad caída.


  • Lo primero es moverse al menos a 10 pies de distancia de la línea y cualquier cosa que la toque. El cuerpo humano es un conductor listo de la electricidad.
  • La manera correcta de alejarse de la línea es alejarse con pequeños pasos, manteniendo los pies juntos y en el suelo en todo momento. (Esto minimizará el potencial de una fuerte descarga eléctrica. La electricidad quiere pasar de una zona de alta tensión a una zona de baja tensión, y podría hacerlo a través de su cuerpo).
  • Si ve a alguien que está en contacto directo o indirecto con la línea derribada, no toque a la persona. Podría convertirse en la próxima víctima. Llame al 911 en su lugar.
  • No intente mover una línea eléctrica caída o nada en contacto con la línea usando otro objeto como una escoba o un palo. Incluso materiales no conductores como madera o tela, si está ligeramente húmedos, pueden conducir electricidad y luego choque. Si ve que algo así ocurre infórmele a cualquier línea de ayuda.
  • No conduzca sobre líneas eléctricas caídas. Si usted está en su coche y está en contacto con la línea derribada, permanezca en su coche. Dígale a otros que se mantengan alejados de su vehículo.
  • Si tiene que dejar su coche porque está en llamas, salte del vehículo con ambos pies juntos y evite el contacto con el coche y el suelo al mismo tiempo. De esta manera, se evita ser el camino de la electricidad desde el coche a la tierra. Alejarse del coche, manteniendo los dos pies en contacto con el suelo.

Lluvias, marejadas y rescates: Florence tocó tierra como un huracán de categoría 1 (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad