null: nullpx
Huracán Dorian

"Esta es la peor situación que he visto en Las Bahamas": los que llegan a reconstruir el desastre dejado por Dorian

Mientras miles de personas abandonan sus ciudades destruidas por la furia del huracán Dorian, una inmensa de operación de rescate y asistencia conformada por gobiernos, empresas y particulares hacen una gran coreografía para tratar de paliar el sufrimiento de los bahameños.
10 Sep 2019 – 2:21 PM EDT

FREEPORT, Las Bahamas.- Filas de autos que se van, cruceros que llegan, camiones, militares... el puerto de Gran Bahama tiene un ritmo ajetreado que forma parte de una gran coreografía de socorro y éxodo en las islas arrasadas por el huracán Dorian.

Esa cola de automóviles en el puerto de Freeport (Gran Bahama) es de bahameños que se van porque no les quedó nada. Y la historia se repite en Abaco, las otras islas destruidas por el huracán categoría 5. Allí se ven familias con bolsos y maletas a cuestas con lo poco que les quedó, esperando subirse a barcos cargueros o a aviones para irse. Ahora son refugiados.

Pero mientras miles se van de sus ciudades destruidas, una inmensa ola de asistencia coordinada entre gobiernos, empresas y personas se han activado para tratar de paliar el sufrimiento.

"Queremos salvar vidas", dijo la reconocida chef colombiana-estadounidense Ingrid Hoffmann. Ella consiguió que le pusieran a disposición aviones privados para salir desde Nassau, capital de Las Bahamas, y llegar hasta la zona del desastre en Abaco. Con su misión, Hoffmann, quien también fue víctima de un huracán (Andrew en 1992), ha llevado agua, alimentos y medicinas, y ha regresado a Nassau con personas heridas o que necesitan tratamiento.

Un plato de comida

Hoffman es parte de una gran movida de ayuda en torno al desastre que, según cuentan a Univision Noticias residentes de Gran Bahama, es el por que haya vivido el país al menos en la historia reciente. Hasta ahora hay 50 muertos confirmados, pero se espera que el número aumente con el paso de los días porque los rescatistas están recorriendo las zonas de desastre y recuperando cuerpos de personas desaparecidas. 76,000 personas se quedaron sin hogar y tienen necesidad urgente de comida. La infraestructura de Abaco y Gran Bahama quedó completamente arrasada mientras que el turismo, una de las principales fuente de ingresos de la región, quedó ahora reducido a cero.


Llegando al puerto de Freeport, el aire empieza a oler a comida, a algo guisado. Bajo una carpa hay seis enormes paelleras y decenas de personas cocinando un guisado con arroz, vegetales y carne. Son los voluntarios que trabajan con World Central Kitchen, la organización del chef José Andrés, que se moviliza en todo el mundo hasta las zonas en donde hay emergencias alimentarias.

Allí está Yamil López, un chef puertorriqueño de 28 años. Cuenta que con el huracán María, en 2017, perdió su restaurante que estuvo abierto dos años en Puerto Rico.

"Ha sido difícil con el huracán María, lidiar con la gasolina, con la comida... estuvimos mucho tiempo sin luz. Yo no tenía como operar ya mi restaurante porque quedó devastado", cuenta a Univision Noticias. Allí, en el desastre ocurrido en su propio país y en su propio local conoció a World Central Kitchen y se puso a trabajar como voluntario, porque "esto, cocinar, es lo que se hacer".

"El agradecimiento me llevó a sumarme como voluntario. Estoy muy agradecido y esta es mi manera de devolver lo que nos dieron", dice López, nativo de Naranjito. Cuenta que ahora trabaja en una empresa en San Juan, y colabora desde Puerto Rico con la ONG y cuando surgen catástrofes como esta viaja hasta la zona a cocinar. "He trabajado en Colombia por los venezolanos, en Mozambique con el terremoto, en norte de Florida".


Los caminos de la isla están destrozados y transitar es caótico. Gente que llega a ayudar, gente que se va. Gente que busca quien le de un aventón, como Lauren Edwards, otro voluntario de World Central Kitchen. Él llegó el día anterior desde Estados Unidos. "Estuve trabajando desde el puerto de Fort Lauderdale, Florida. Estuvimos comprando suministros. Y luego vine para aquí", dice.

Edwards pide un aventón a la familia Delancy. Necesita llegar al hotel en donde se está quedando en Freeport. La cocina del puerto es una de las dos de World Central Kitchen. Edwards cuenta que ayudó a montar otra en Gran Bahama con las que esperaban "servir más de 10,000 porciones" en una isla que tiene más de 50,000 habitantes.

Los barcos, los aviones

Nassau, capital de Las Bahamas, pasó de ser el centro de operaciones turísticas del país a ser el centro de operaciones de rescate y de envío de provisiones a la zona del desastre. Durante prácticamente todo el año aquí arrivan cruceros y aviones cargados de turistas, que ahora están llegando con sobrevivientes o con alimentos y agua para Gran Bahama y Abaco.

American Airlines ha usado sus aviones para llevar al menos 14,000 libras de suministros hasta Nassau y desde allí, a Freeport con aviones regionales en Las Bahamas operados por la aerolínea. Delta Airlines hizo dos vuelos humanitarios a la zona arrasada llevando 13,000 libras de medicamento, agua y comida además de trasladar evacuados.

Las empresas de cruceros que operan en Las Bahamas y que suelen llevar a turistas a pasar el día en las playas de Abaco o Gran Bahama, ahora llegan con miles de raciones de comida.


En el puerto, el crucero Grand Celebration, de la línea Bahamas Paradise Cruise, llevó alimento a Freeport y ofreció evacuar a los bahamenses que perdieron todo, su casa, la electricidad y su trabajo. Este fin de semana salieron al menos 1,000 personas rumbo a Palm Beach, Florida, aunque 130 debieron bajarse del barco luego de que por altavoz les dijeran que debían tener los papeles correspondientes para ingresar a EEUU.

Mientras estaban en la piscina o en el bar tomando un trago, muchos turistas escucharon por altavoces en sus cruceros que ahora formaban parte de una misión humanitaria.

El Celebrity Equinox, cambió su itinerario programado y el fin de semana puso a su personal de cocina a preparar unas 10,000. Muchos de los turistas se ofrecieron como voluntarios. Este masivo crucero que llevaba al menos a 3,000 personas salió de Fort Lauderdale, Florida. Desde Nassau debía regresar a Florida pero se desvió hacia Freeport para llevar alimentos.

Lo mismo hizo la mole Symphony of the Seas, que se desvió de su intinerario para llegar a Gran Bahama. El capitán del barco anunció por altavoz en Nassau, antes de zarpar: "Mañana por la mañana, cuando se despierten, verán que estaremos frente a las costas de Freeport. Durante el día estaremos llevando ayuda a los residentes. Estamos haciendo que todas nuestras naves en el áres lleven alimentos".

En ese barco de la empresa Royal Caribbean, iba Phillip Smith, de la organización Bahamas Feeding Network."La población aquí es de aproximadamente 50,000. No tenemos información sobre cuántos de ellos dejaron la isla. Aquí trajimos 20,000 raciones (de agua y alimento) y en los próximos dias seguiremos trayendo", dijo a Univision Noticias.

Fotos: Así está Freeport, Bahamas: entre la devastación, el éxodo de los sobrevivientes sin hogar y la solidaridad

Loading
Cargando galería


La entrega de los alimentos se hace en coordinación con la agencia de manejo de desastres bahameña, NEMA. Smith, quien trabaja desde hace 13 años en la ONG para dar alimentación, dice: "Esta es la peor situación que he visto en Bahamas".

También participan de la coreografía de rescates otros barcos como el MailBoat, que llevaba a bahameños a Nassau, y el Jaume ll, que trasladaba a sobrevivientes a Fort Lauderdale.

Además de las empresas que se han puesto a cooperar en medio de este desastre, varios gobiernos, incluido el estadounidense han enviado oficiales de distintas instituciones (ejército, etc) a colaborar con las tareas de rescate.

Pero en tragedias de esta dimensión como la que viven también los bahameños, la ayuda no solo llega en megaoperativos, sino de personas que padecieron la fuerza de Dorian. Por ejemplo, las iglesias de Gran Bahamas son las que se encargan de llevar el alimento a quienes lo necesitan.

El propio ministro de agricultura del país, Michael Pintard, vivió el desastre en su casa en Gran Bahama. Con la inundación salió en una moto de agua a rescatar gente. También Wenito Bootle, residente de Freeport que tiene un negocio de envíos completamente destruido por Dorian, y que salió con un jet ski a ayudar a quienes quedaron atrapados por el agua. Dice a Univision Noticias: "Fue un esfuerzo conjunto de mucha gente. Eramos muchos".

La penosa búsqueda de cuerpos en Las Bahamas después del paso de Dorian (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad