null: nullpx
Donald Trump

¿Pretende Trump que Estados Unidos compre Groenlandia?

En diferentes escenarios y con “distintos grados de seriedad” sobre el asunto, Donald Trump ha mostrado interés en comprar Groenlandia, un territorio autónomo que pertenece a Dinamarca. Pero se desconoce hasta qué punto el presidente podría estar realmente interesado en conseguirlo.
16 Ago 2019 – 3:49 AM EDT

Donald Trump forjó su nombre en Manhattan, probablemente la isla más famosa del mundo, pero ahora parece interesado en ir por más y en varias ocasiones ha expresado interés en comprar la isla más grande del planeta, Groenlandia, un territorio autónomo perteneciente a Dinamarca.

Con una carrera en el sector inmobiliario, Trump se ha mostrado atraído por la idea de adquirir ese territorio entre el Atlántico Norte y el Océano Glacial Ártico, generalmente cubierto de hielo. Personas familiarizadas con este interés presidencial, citadas por el diario The Wall Street Journal (WSJ), informan que el mandatario ha mostrado “diversos grados de seriedad” en el asunto.

En varias reuniones, cenas o conversaciones de rutina, Trump ha preguntado a sus asesores si Estados Unidos podría adquirir Groenlandia y se ha mostrado muy interesado por las disertaciones que ha recibido sobre los abundantes recursos de la isla y su importancia geopolítica, al punto de consultarle la idea a su asesor legal en la Casa Blanca, para que investigara.

Según dos de las fuentes consultadas por WSJ, algunos de sus asesores han apoyado la iniciativa, alegando que es una buena jugada económica, mientras que otros lo descartaron como una fascinación fugaz que nunca se concretará. Incluso si el plan de Trump fuera en serio, de lo cual no hay constancia, no está claro cómo procedería Estados Unidos para intentar realizar la compra.

Con una población de aproximadamente 56,000 habitantes, Groenlandia es una parte autónoma del Reino de Dinamarca. Su gobierno local decide sobre la mayoría de los asuntos internos pero Copenhague se encarga de la política exterior y de seguridad. Aunque es técnicamente parte de América del Norte, pues se encuentra muy cerca de la costa norte canadiense, está vinculada cultural y políticamente a Europa.

Casualmente, está previsto que Trump haga su primera visita a Dinamarca a principios de septiembre, aunque la visita no tiene nada que ver con este asunto, aseguraron las fuentes consultadas.


Los funcionarios y políticos estadounidenses siempre han tenido interés en Groenlandia como un lugar importante para los intereses estadounidenses de seguridad nacional. Desde hace décadas está en vigor un tratado de defensa entre Dinamarca y los Estados Unidos, que otorga derechos prácticamente ilimitados al ejército estadounidense en Groenlandia, específicamente en la Base Aérea de Thule.

A 750 millas al norte del Círculo Polar Ártico, en Thule existe una estación de radar que forma parte de un sistema de alerta temprana de misiles balísticos de EEUU. La base también es utilizada por el Comando Espacial de la Fuerza Aérea de EEUU y el Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (NORAD).

Recientemente, China ha estado intentando ganar influencia en esta zona y en 2018 Estados Unidos consiguió echar por tierra un proyecto de la nación asiática de construir tres aeropuertos en la isla.

Según el Wall Street Journal, personas fuera de la Casa Blanca han descrito la presunta compra de Groenlandia como una adquisición “de tipo Alaska” para el legado de Trump, haciendo referencia a la compra de ese estado a Rusia en 1867, acreditada sobre todo a William H. Seward, entonces secretario de estado.

Los pocos funcionarios actuales y anteriores de la Casa Blanca que oyeron mentar este asunto, describieron la idea con una mezcla de anticipación y aprensión, ya que aún se desconoce hasta qué punto el presidente podría estar verdaderamente interesado en llevarla a cabo.

Pero comprar Groenlandia no ha sido pura invención de Trump. Después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos, bajo el presidente Harry Truman, desarrollaron un gran interés geopolítico en Groenlandia y en 1946 ofrecieron comprar la isla por 100 millones de dólares. Pero Dinamarca se negó a vender. Según consta en los registros históricos, ese fue el segundo intento fallido, pues el Departamento de Estado también inició una investigación sobre la compra de Groenlandia e Islandia en 1867, el mismo año en que se adquirió Alaska.

Una de las fuentes citadas por The Wall Street Journal contó que durante una cena con asociados el pasado año, Trump mencionó que le habían dicho que Dinamarca estaba teniendo problemas financieros por su asistencia a Groenlandia, por lo cual sugirió que debería considerar comprar la isla.

"¿Qué piensan ustedes acerca de eso?", preguntó a todos. “¿Creen que funcionaría?". La fuente citada por el diario asegura que la pregunta sonó a broma, para indicar "soy tan poderoso que podría comprar un país", más que a algo serio.

Trump aún no ha planteado la idea en un mitin de campaña, así que probablemente no lo esté considerando de verdad, señaló la fuente.

Tampoco ha tuiteado sobre ello.

Cambio climático: el hielo de Groenlandia se derrite cuatro veces más rápido que en 2003 (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad