null: nullpx
Drogas y Adicciones

Las mortales “fiestas de sexo y droga” que organizó el millonario Ed Buck en su apartamento de West Hollywood

La Fiscalía federal interpuso nuevos cargos contra el activista político californiano en relación con las muertes por sobredosis de dos hombres afroamericanos en años recientes. Se alega que reclutaba a sus víctimas de las calles y en un website de citas ofreciéndoles dinero y narcóticos a placer.
4 Oct 2019 – 8:48 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Quienes entraban al apartamento 17 de la avenida Laurel de West Hollywood sabían que les esperaba una jornada de sexo desenfrenado que era impulsada por un consumo excesivo de narcóticos. Algunos “invitados” no lograron salir vivos de ahí. Detrás de esa práctica de alto riesgo que es conocida como “Party and Play” estuvo el millonario demócrata Ed Buck, según las autoridades.

Buck, de 65 años, fue acusado este miércoles de una serie de delitos de distribución de drogas, incluyendo el suministro de metanfetamina a dos hombres que murieron por sobredosis en su apartamento. Él se encuentra bajo custodia federal desde finales de septiembre y se le negó el derecho a salir libre con el pago de una fianza.

El Departamento de Justicia (DOJ) interpuso cinco cargos en su contra, por los cuales enfrentaría una condena mínima de 20 años en una prisión federal y una máxima de cadena perpetua. Su siguiente comparecencia en una corte federal de Los Ángeles se programó para el 10 de octubre.

De acuerdo con la acusación, Buck les dio metanfetamina a Gemmel Moore, quien murió por consumo excesivo de ese narcótico en su apartamento de West Hollywood el 27 de julio de 2017; y a Timothy Dean, quien también sufrió una sobredosis fatal en ese mismo lugar el 7 de enero de 2019.

Una tercera víctima, un hombre de 37 años cuya identidad no ha sido revelada, logró sobrevivir a una sobredosis el pasado 11 de septiembre porque escapó de la vivienda de Buck para pedir ayuda en una estación de gasolina cercana. Esta persona declaró ante la Policía que el propio activista político le inyectó metanfetamina y que no le permitía salir para recibir atención médica.

Tras la muerte de Moore en 2017, detectives del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD) revisaron la vivienda del millonario y encontraron casi dos gramos de metanfetamina, jeringas y parafernalia para el consumo de drogas. El propio Moore había escrito en su diario que Buck lo había vuelto drogadicto. Pero los fiscales en ese entonces consideraron que no había evidencia suficiente para enjuiciarlo.


Buck fue arrestado dos años después, el 17 de septiembre. La Procuraduría de este condado lo acusa de operar una casa en la que se distribuyen y consumen narcóticos. Dos días después, el Distrito Central de California de la Fiscalía federal presentó cargos adicionales y tomó la custodia de este hombre.

Familiares de las víctimas han reclamado que tanto la fortuna, como las influencias políticas de Buck, quien es un conocido donador de políticos demócratas de alto perfil, como Barack Obama y Hillary Clinton, le ayudaron para evadir la justicia durante varios meses. Critican que su estatus tuvo más peso que las vidas de dos trabajadores sexuales afroamericanos que vivían en las calles y eran adictos a las drogas.

Conocido en el círculo político de West Hollywood, Buck amasó su fortuna vendiendo un negocio de mensajería en Arizona. Él repartió miles de dólares a las campañas de aspirantes demócratas entre 2007 y 2016. También donó 300,000 dólares a un comité político que aboga por el bienestar de los animales. Él mismo compitió sin éxito en 2007 para ser concejal de la ciudad donde está su apartamento.

Reclutando a víctimas en las calles

Documentos judiciales señalan que entre julio de 2017 y septiembre de 2019, el acusado “participó en un patrón en el cual invitaba a hombres a consumir drogas que Buck les proporcionó y a realizar actos sexuales” en su vivienda de West Hollywood.

Los fiscales federales alegan que el activista político les ofrecía a sus víctimas grandes cantidades de metanfetamina para que se drogaran a placer y se negaba a pagarles si no consumían narcóticos con él.

Varios hombres se acercaron a la Policía en meses recientes para hablar sobre los hábitos de Buck y algunos afirmaron que este les inyectó narcóticos mientras estaban inconscientes.

A quienes llegaban a su apartamento les prometía pagarles más de lo acordado si ingerían más droga, probaban sustancias ilícitas nuevas o dejaban que él los inyectara. A otros les entregaba las jeringas cargadas de metanfetamina para que ellos la ingirieran o les ofrecía fumar el narcótico.

“Buck ejerció su poder sobre sus víctimas, a menudo enfocándose en personas vulnerables que estaban en la miseria, no tenían un hogar o luchaban contra la adicción a las drogas”, señala el DOJ.

Los investigadores descubrieron que Buck conoció a la mayoría de sus víctimas en el sitio de citas Adam4Adam, donde ofrecía participar en sus “fiestas de sexo y droga”. Otros llegaban por medio de recomendaciones. También usó a un “reclutador” que “buscaba hombres” en las calles, les prometía dinero en nombre del millonario y los llevaba hasta su apartamento en la avenida Laurel.

La identidad del presunto cómplice de Buck no ha sido revelada por las autoridades federales.

La acusación interpuesta por la Fiscalía del condado sigue abierta y podría agregarle una condena de hasta cinco años en una prisión estatal. Ese proceso penal lo cataloga como “un violento y peligroso depredador” que tomó ventaja de drogadictos y desamparados para “sus fetiches sexuales”.

Los ganchos eran droga, dinero y un hogar, alega esta dependencia. “Estos fetiches incluían ofrecer y suministrar personalmente dosis peligrosamente grandes de narcóticos a sus víctimas”, menciona.

Este caso está siendo investigado por agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA), de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y del Sheriff de Los Ángeles.

En fotos: Esta es la cara de Larry Nassar, el médico que abusó de más de 156 niñas, al recibir la condena

Loading
Cargando galería
Publicidad