null: nullpx
Florida

La historia de dos policías de Florida a los que una prueba de ADN unió de forma inesperada

Los policías de Florida Dave Stull y Eric Reynolds descubrieron que eran medios hermanos tras realizarse una prueba de ADN para conocer un poco más de su familia. Ahora buscan recuperar el tiempo perdido.
24 Oct 2019 – 6:08 PM EDT

Cuando el sargento de policía Dave Stull se realizó una prueba de ADN para saber más sobre sus padres biológicos, no esperaba mucho. Estaba cansado de dejar en blanco las secciones que preguntaban sobre su historial familiar en los formularios médicos, pero no era algo que le quitara el sueño. Había tenido una buena infancia, con padres adoptivos que lo amaban.

“Por supuesto, hubo preguntas en toda mi vida sobre '¿quién soy yo?' y '¿de dónde vengo?'", dijo Stull, de 51 años, quien fue adoptado cuando era bebé por un piloto de la Marina y su esposa.

Pero, después de perder a su madre a causa del Alzheimer hace 20 años y de ver a su padre adoptivo morir de una enfermedad cardíaca el año pasado, sintió menos culpa por buscar rastrear sus raíces biológicas.

La posibilidad de encontrar hermanos o hermanas no pasó por su mente. Pensaba que tal vez encontraría a algunos primos. Pero cuando abrió el enlace en el sitio web 23andMe, el nombre que encabezaba la lista de más de 1,200 familiares potenciales era el de su medio hermano... junto con su foto.

Eric Reynolds tenía la misma barbilla, aunque diferente color de ojos.

"Llevaba una chaqueta de policía que lee Florida", dijo Stull.

Los sitios de verificación de ADN como Ancestry y 23andMe han crecido en popularidad en los últimos años, con más de 26 millones de personas que se hacen una prueba en el hogar, según MIT Technology Review.

Si bien la tendencia ha poblado las noticias con historias conmovedoras de familiares reunidos, también ha planteado preguntas éticas sobre situaciones que se suponía permanecieran en privado, como donantes de esperma anónimos, adopciones y niños nacidos fuera del matrimonio.

Stull dijo que sus registros de adopción de hace décadas estaban sellados y que nunca pensó mucho en ello.

Ha tenido una vida plena: lleva casado 20 años, ayudó a criar a dos hijos y actualmente dirige una unidad táctica en un juzgado del área de Orlando. Con sus hijos ya fuera de casa, ahora cuida de dos pastores alemanes.

Por su parte, Eric Reynolds era un soltero que muchos pensaron que nunca sentaría cabeza.


Encontró a la mujer adecuada a los 41 años. Tuvo una vida ocupada como experto en pruebas con la policía de Boynton Beach y ahora está ocupado en su casa con sus hijos de 3 y 7 años, que son educados en el hogar. Se retiró este mes y quiere llevar a su familia por todo el país en una casa rodante.

La madre de Reynolds había sido oficial de la policía de Miami-Dade en la década de 1980 y él siguió sus pasos. En 2012, recibió un disparo en el pie durante un tiroteo que dejó muerto a un sospechoso de robo de un banco. No pasó mucho tiempo antes de que la depresión apareciera y comenzara a beber en exceso.

Su matrimonio se vio afectado, pero recibió ayuda.

"Que te disparen y te tengas que preguntar si vas a estar en otro tiroteo cada vez que te llamen te afecta", dijo.

Reynolds siempre había conocido que su padre, un hombre de la Fuerza Aérea, era mujeriego y se había casado cinco veces. Tiene tres medios hermanos, pero es al menos 14 años mayor y creció en un estado diferente al de ellos, por lo que a menudo se sentía como un hijo único.

Reynolds estaba desayunando con su compañero de policía cuando se enteró del hermano de Florida. “Buenos días, mi nombre es David Stull. Somos medios hermanos”, decía el correo electrónico. "No sé la validez de esto, pero aparentemente ambos vivimos en Florida y ambos somos policías".

El primer pensamiento de Reynolds fue: "Estoy siendo estafado", pero terminó respondiendo mensajes de texto. "Tengo 49 años, tengo dos hijos y vivo en Boynton", escribió.

“Tengo 50 años. Eso me convierte en el hermano mayor", respondió Stull.

Los dos enviaron mensajes de texto todo el día, hablando de todo, desde su obsesión compartida con el vodka hasta las luchas diarias y los temores que ambos experimentan en silencio como oficiales de policía.

Ambos comenzaron como guardias de seguridad en tiendas minoristas, pero luego se unieron a la fuerza policial porque les atrajo la idea de "atrapar a los malos", dijo Reynolds.

Comparten la sensación de que son "espíritus guerreros" y protectores. Aunque también tienen sus diferencias, como en lo referente a la religión.

Cuando finalmente conversaron por video resultó algo incómodo. "Tratábamos de hablar, pero simplemente nos quedamos mirando", dijo Reynolds.


Se conocieron por primera vez en la casa de Stull cerca de Orlando, donde hablaron hasta altas horas de la noche. Pero no fue suficiente. Luego tuvieron un fin de semana únicamente de hermanos, solo ellos dos, para hablar sobre "lo bueno", dijo Reynolds.

"¿Quién fue la primera chica con la que te enganchaste?" "¿Quién fue tu primer amor?"

Reynolds dijo que se siente un poco como la escuela primaria, como tener un nuevo mejor amigo. Los hermanos envían mensajes de texto todo el día. La esposa de Reynolds bromea diciendo que es como si estuvieran teniendo una aventura. Stull se retira el próximo verano, y los hermanos ya están planeando sus viajes juntos.

"Tenemos 50 años para compensar", dijo Stull.

Mira también:


Ahora Julio Iglesias sí está dispuesto a hacerse la prueba de ADN para el juicio de paternidad

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:FloridaFamiliaCienciaPolicíaPolicía
Publicidad