Enfermedades

La temporada de la gripe llegó y este año es más agresiva: qué hacer si sospechas que la tienes

Contrario a lo que se piensa, el frío extremo no es responsable de causar la enfermedad, aunque sí favorece que la gente pase más tiempo en espacios cerrados, lo que contribuye al contagio. Si los síntomas son demasiado severos y decides ir al médico, procura hacerlo durante las primeras 48 horas para aumentar la efectividad de los medicamentos. Aunque no es infalible, la vacunación sigue siendo la mejor forma de protegerse.

Los datos más recientes de los Centros para el Control de Enfermedades revelan que la temida temporada de la gripe comenzó antes de lo esperado y que podríamos estar ante su punto más álgido, que habitualmente ocurre en febrero: 36 estados ya han reportado alta actividad del virus de la influenza.

Contrario a lo que se cree, el frío extremo no empeora la gripe, aunque sí hace que las personas se reúnan más en espacios interiores lo que puede contribuir a su contagio.

A continuación, aclaramos algunas dudas frecuentes.

¿Vale la pena vacunarse?

Sí. Aunque este año la efectividad de la vacuna pareciera ser menor (se sabrá a ciencia cierta luego de que la temporada termine), los expertos coinciden en que es fundamental ponérsela de todas formas, ya que reduce las probabilidades de contagiarse y también la severidad de los síntomas y posibles complicaciones. Si no lo has hecho, todavía hay tiempo y la mayoría de los planes de seguros la cubren. Incluso si no estás asegurado hay lugares donde puedes ponértela de forma gratuita. Recuerda que al hacerlo estás protegiendo también a familiares más vulnerables como niños y ancianos.

¿Cómo distinguir los síntomas de la gripe de un simple resfriado?

Muchas personas que la han padecido aseguran que lo sabrás reconocer ya que el malestar es mucho mayor y que comienza de forma abrupta. Los síntomas son similares, pero en el caso de la influenza son más severos y usualmente están acompañados de dolores musculares, escalofríos, fatiga extrema y fiebre alta. Aunque en ambos hay secreción nasal, habitualmente es mayor en el caso del resfriado que, cuando ocurre, no deriva en graves problemas de salud, lo que sí puede pasar con la influenza. Si se quiere tener la certeza, hay pruebas especiales que los médicos pueden hacer durante los primeros días de la enfermedad para determinar si se trata de influenza y el tipo de cepa (algunas son más agresivas que otras).


¿Necesariamente debo ir al médico si sospecho que tengo la gripe?

No. Según los Centros para el Control de Enfermedades, “si presenta síntomas de influenza, en la mayoría de los casos debe permanecer en su casa y evitar el contacto con otras personas, excepto para recibir atención médica”. Advierten que la mayoría de las personas “padecerá una enfermedad leve” y no necesitará ir al doctor o tomar medicamentos especiales. Sin embargo, si tienes síntomas y estás dentro del grupo de alto riesgo (tercera edad, menores de 5 años y embarazadas entre otros) o te encuentras muy preocupado por la enfermedad, sí debes comunicarte con tu proveedor de salud cuanto antes.

Me recetaron antivirales, ¿de verdad los necesito?

Si el doctor determina que necesitas medicamentos antivirales debes tomarlos cuanto antes. Está demostrado que dan mejores resultados cuando se toman dentro de las primeras 48 horas después de enfermarse (aunque igualmente pueden ser útiles después). Pueden hacer que la enfermedad sea más leve y corta, y prevenir complicaciones.

¿Por cuánto tiempo seré contagioso?

La mayoría de los adultos pueden transmitir el virus a otros un día antes de presentar síntomas y hasta siete días después, aunque niños o personas con un sistema inmune más débil pueden ser contagiosas por más tiempo. Si has estado enfermo, debes quedarte en casa hasta que tengas 24 horas sin tener fiebre o síntomas sin necesidad de tomar analgésicos.

¿Qué medidas debemos tomar en casa si alguien contrae la gripe?

Se debe limitar el contacto de la persona enferma con los demás en la medida de lo posible. Lo ideal es que se quede en una habitación aislada y que no comparta el baño con nadie más. También debe cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo al toser o estornudar y botarlo inmediatamente después. El lavado de manos varias veces al día es fundamental. Además, hay que desinfectar las superficies y objetos que puedan estar contaminados.

¿Cómo hago para mejorarme?

Reposar en casa e ingerir mucho líquido (agua, caldos, infusiones) para aflojar las secreciones y prevenir la deshidratación. Es posible que también tengas fiebre que puede durar entre 3 a 5 días. Toma analgésicos para controlarla.

¿Cuáles son las señales de alerta a las que debo estar atento si me enfermo?

Dificultad respiratoria, dolor en el pecho o el abdomen, confusión abrupta, mareos o vómitos persistentes. En el caso de niños, los padres deben vigilar si hay respiración rápida, tono azulado de la piel, irritabilidad o deshidratación (boca seca, ojos hundidos) o si aparece una erupción junto a la fiebre.

¿Puede darme gripe dos veces en la misma temporada?

Desafortunadamente sí. Hay muchas cepas del virus circulando y aunque ya tengas anticuerpos específicos para el que te dio y no puede repetirte, no implica que puedas contagiarte de otra.