null: nullpx
Enfermedades

¿Cómo una picadura de avispa puede matarte? Esto es lo que debes saber para protegerte

A propósito de las tres muertes recientes ocurridas en el norte de España por culpa de la picadura de una avispa, despejamos algunas dudas sobre cómo evitar las picaduras que desatan reacciones graves a entre un 5% y un 15% de la población.
25 Jul 2018 – 2:19 PM EDT

Un hombre de 65 años residente en un pequeño municipio de Orense, en Galicia (España) falleció en días recientes a causa de la picadura de una avispa, un insecto al que era alérgico. Se trata de la tercera persona que muere en esa región desde el pasado 14 de julio por picaduras de avispa.

El primer caso se produjo en la localidad de Viveiro el día 14 a consecuencia de la picadura de una avispa autóctona. Días más tarde, otro vecino de O Porriño falleció cuando realizaba tareas de limpieza en una finca y fue atacado por avispas velutinas, una especie invasora asiática. Ambos eran alérgicos al veneno de estos insectos.

El hombre que falleció el sábado pasado, un conductor de autobuses a punto de jubilarse que ya había tenido con anterioridad reacciones alérgicas al veneno de los insectos, estaba trabajando cerca de su domicilio cuando recibió el picotazo.

El hombre acudió al interior de su casa, donde su esposa le administró una inyección de adrenalina. No fue suficiente para salvar su vida, y el personal de emergencias que llegó poco después solo pudo certificar su fallecimiento.

La avispa asiática (Vespa velutina) es la responsable del 90% de las picaduras por insectos que se producen en las zonas donde habita. Su picadura puede producir la muerte de una persona con alergia o, en caso de un ataque masivo, de aquellas que no lo son pero tienen salud frágil.

La mayoría de las picaduras tienen lugar entre mayo y septiembre, y producen reacciones graves a un elevado porcentaje de la población: entre un 5% y un 15%, según la alergóloga Pilar Cots Marfil.


  • ¿Cuál es la diferencia entre la picadura de una avispa y la de la abeja?

Aunque las dos pertenecen al mismo grupo de insectos (himenópteros), existen diferencias importantes. Las avispas son omnívoras, mientras que las abejas son vegetarianas y se alimentan del néctar y del polen de las flores.

El aguijón de las avispas es liso, por lo que una vez que han picado pueden extraerlo con facilidad y volver a picar varias veces. El de las abejas, sin embargo, tiene forma de sierra y eso hace que no lo puedan extraer del interior de la piel una vez clavado. Por este motivo la abeja sólo puede picar una sola vez.

Tanto avispas como abejas se encuentran a lo largo del territorio de EEUU.


  • ¿Se puede ser alérgico a ambas?

Es posible pero infrecuente, ya que las proteínas del veneno responsable de la alergia en ambas son diferentes.

  • ¿Cómo sé si soy alérgico?

Si aparecen reacciones en sitios diferentes al de la picadura (es decir, reacciones sistémicas que afectan a diferentes partes del cuerpo) la persona está teniendo una reacción alérgica. Por ejemplo, una avispa te pincha en un pie, pero aparecen ronchas (urticaria) o dificultad para respirar o ganas de vomitar con mareos. Estas reacciones pueden ser extremadamente graves, e incluso mortales y suelen aparecer de forma inmediata a los pocos minutos de la picadura.

  • ¿Cuáles son las reacciones más habituales?

Las reacciones sistémicas más habituales son urticaria (ronchas por el cuerpo); inflamación de ojos, boca o cualquier zona separada de la picadura; estornudos; picor y mucosidad nasal; lagrimeo y picor de ojos; tos; ahogo; silbidos en el pecho (asma); mareos y pérdida de conocimiento. En este caso, se está produciendo una anafilaxia (una reacción alérgica grave en todo el cuerpo que produce constricción de las vías respiratorias y otros síntomas), y el único tratamiento eficaz es la adrenalina.

¿Se puede curar la alergia?


Existe una alta posibilidad de curación gracias a las vacunas con extracto de veneno de estos insectos. Su administración se realiza mediante inyecciones una vez al mes durante unos 3 a 5 años.

Con estas vacunas se consigue tolerancia frente al veneno del insecto, de manera que la persona con alergia reacciona igual que la persona que nunca ha padecido alergia. Hasta que se consigue este efecto, la persona alérgica debe continuar con las mismas precauciones.

¿Qué hacer para prevenir picaduras?

Algunos consejos sencillos para evitar picaduras tanto de avispas como de abejas son:


  • Evitar acercarse a colmenas, panales de abejas o nidos de avispas, y, si accidentalmente ocurre, alejarse con movimientos lentos. Es importante advertir a los niños para que no tiren piedras ni ramas contra ellos.
  • Si una abeja o avispa se posa sobre alguna parte de tu cuerpo, no debes intentar espantarla; es mejor permanecer quieto o hacer movimientos lentos hasta que se aleje.
  • No bebas de botes ni latas de refrescos o bebidas dulces que hayan quedado abiertos por la posibilidad de que hubiera entrado uno de estos insectos. Una picadura en la garganta puede imposibilitar la respiración.
  • Evita caminar por el campo en floración, así como podar árboles o cortar el césped.
  • Es mejor no ponerse colonia ni ropa de colores vivos si va a salir a pasear por la naturaleza. Si dejas ropa en el suelo, conviene sacudirla antes de volvértela a poner.
  • Utiliza calzado adecuado en las piscinas para evitar pisar las avispas que se acercan a las duchas a beber agua.
  • Viaja con las ventanillas cerradas en el coche y lleva un spray insecticida. Si entra uno de estos insectos, tienes que detenerte, bajar del coche, pulverizar dentro con el spray insecticida, cerrarlo y asegurarte de que el insecto ha muerto o huido antes de reanudar el viaje.

Los insectos: esos millones de desconocidos con los que convivimos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EnfermedadesAlergiasMuertesEspaña
Publicidad