null: nullpx

Reportan la primera muerte de una persona tras someterse a la apiterapia, la 'acupuntura' con abejas

Un estudio dado a conocer esta semana reveló que en 2015 una mujer falleció después de someterse a este tratamiento una vez al mes, durante dos años. La apiterapia, cuya efectividad es escasa y limitada, busca usar el veneno de las abejas con fines terapéuticos.
21 Mar 2018 – 04:01 PM EDT
Comparte

La apiterapia consiste en utilizar las sustancias que generan las abejas, como la miel y los propóleos con fines terapéuticos. Otra de las variantes consiste en usar su veneno de forma que los insectos vivos piquen directamente en los lugares donde se presente una dolencia. Se trata de una práctica muy antigua que, en los últimos tiempos, han popularizado estrellas de Hollywood como Gwyneth Paltrow, Gerard Butler o incluso la duquesa de Cambridge, Kate Middleton.

Sin embargo, de acuerdo con el estudio publicado en The Journal of Investigational Allergology and Clinical Immunology, la seguridad y efectividad de esta práctica que suele realizarse en centros privados y por personal no médico es “escasa y limitada. En personas sensibles, los compuestos del veneno pueden actuar como alérgenos, provocando reacciones que pueden ser desde leves a severas, como un shock anafilático o incluso la muerte”, indican Paula Vázquez y Ricardo Madrigal, autores del estudio y alergólogos del hospital Ramón y Cajal, en Madrid (España).

El estudio advierte de que la repetida exposición al alérgeno conlleva un mayor riesgo. Este es el caso de la mujer, cuyo nombre no ha trascendido, ya que se sometió a sesiones de apiterapia cada cuatro semanas durante dos años en busca de alivio para unas contracturas musculares y estrés. Los médicos indican que estaba sana y no tenían constancia de ninguna enfermedad ni reacciones previas.

Durante la que resultó ser su última sesión, la mujer tuvo problemas respiratorios, ahogo y pérdida repentina de conciencia. El personal de la clínica de apiterapia, cuyo nombre tampoco se dio a conocer, llamó a una ambulancia, que tardó 30 minutos en llegar (una tardanza que pudo resultar clave) y le suministró metilprednisolona, un esteroide utilizado para aliviar inflamaciones. De acuerdo con el estudio, en la clínica no había adrenalina, la sustancia que habría resultado más apropiada para este caso.

La mujer llegó al hospital en estado de coma y tuvo que ser intubada. Fue en vano. Falleció unas semanas después por un fallo multiorgánico asociado a un infarto cerebral provocado por una hipotensión grave durante la anafilaxia severa que sufrió por el veneno de la abeja.

La importancia de informarse bien

“Hasta donde sabemos, este es el primer caso reportado de muerte mediante apiterapia con veneno de abeja debido a complicaciones graves por anafilaxia en un paciente que fue previamente tolerante”, indica el estudio, que subraya que una tolerancia previa a las picaduras de abeja no previene de posteriores reacciones. “Una exposición repetida sí supone un mayor riesgo para la sensibilización”, indican los doctores. “Los pacientes deben estar completamente informados de los peligros de la apiterapia antes de someterse a ella”, señalan.

Por otro lado, recomiendan que el personal que realice esta terapia esté preparado en caso de que se produzca una reacción alérgica severa, con instalaciones adecuadas y con protocolos de evacuación en caso de que sean necesarios. “ Los riesgos de someterse a apiterapia pueden exceder los presuntos beneficios, lo que nos lleva a concluir que es insegura y desaconsejable”, señala el estudio.

Una revisión de estudios publicada en 2015 en el Journal of Integrative Medicine juzgaba esta terapia como eficaz (aunque señalaba la poca calidad de los estudios recogidos) para el dolor de hombros tras un infarto cerebral. Ese mismo año, la revista PLoS Medicine recogía otro meta análisis que destacaba la elevada tasa de efectos adversos relativa a este tratamiento.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:SaludTratamientosEnfermedades
Publicidad