null: nullpx
Elecciones

El chavismo gana en casi toda Venezuela en unas elecciones municipales sin oposición y sin garantías

El oficialismo se quedó con las alcaldías más importantes del país, en una jornada en la que no participaron tres de los cuatro grandes partidos de la oposición, que no confían en el ente electoral. Maduro los amenazó con excluirlos de las presidenciales por tomar la decisión de abstenerse, algo que EEUU cataloga como una forma del presidente para consolidar su "dictadura autoritaria".
11 Dic 2017 – 9:59 PM EST

Los comicios municipales se llevaron a cabo en Venezuela este domingo en una jornada electoral marcada por el abstencionismo que promovió la oposición dada su desconfianza en un organismo electoral que no ofrece garantías democráticas. Ahora enfrentan el riesgo de no poder participar en las presidenciales de 2018 pues el presidente Nicolás Maduro los amenazó con excluirlos, pese a que ninguna ley le da potestad para hacerlo. En ese escenario el chavismo ganó casi la totalidad de las alcaldías del país y consolidó su hegemonía.

Los candidatos del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtuvieron casi la totalidad de las alcaldías en las capitales de los 23 estados y Caracas, anunció el Consejo Nacional Electoral (CNE) en su primer boletín con un 92.07% de las actas escrutadas. Por su parte, la oposición se llevó tres de las cinco alcaldías en la región capital y la ciudad occidental de San Cristóbal, que siempre han sido bastiones de la oposición.

Sandra Oblitras, vicepresidenta del CNE, informó que la participación en estas elecciones municipales fue de 47,32% con 9,139,564 electores, lo que según medios locales representa una disminución sustancial en relacion con la votación de 2013, cuando acudieron a las urnas 63,03% de los votantes, según datos del CNE.

Con esos niveles de abstención, los candidatos del PSUV se llevaron dos de las cinco alcaldías de la Gran Caracas, Maracaibo (oeste) y Barquisimeto (centro oeste), mientras que San Cristóbal (oeste) quedó en manos del partido opositor Copei.

El presidente Nicolás Maduro señaló durante una concentración en el centro de la capital que el oficialismo ganó "más de 300 alcaldías" de las 335 que estaban en disputa y la gobernación del estado petrolero del Zulia, hecho que consideró como una "paliza electoral".

Al grito de "victoria, victoria popular" Maduro celebró con cientos de seguidores el triunfo de los candidatos oficialistas. Además, amenazó a los partidos de oposición que no participaron con inhabilitarlos para las elecciones presidenciales de 2018, algo que no está dentro de sus competencias y que tampoco está establecido ni en la Constitución ni en ninguna ley del país.

Estados Unidos acusó este lunes al presidente Maduro de tratar de consolidar su poder a través de una "dictadura autoritaria". "El intento de Maduro de prohibir a los partidos de oposición en las elecciones presidenciales es otra medida extrema para cerrar el espacio democrático en Venezuela y consolidar el poder en su dictadura autoritaria", dijo la vocera del Departamento de Estado, Heather Nauert, en su cuenta de Twitter. "Apoyamos al pueblo de Venezuela en sus intentos por restaurar la democracia".

El nuevo gobernador del petrolero estado Zulia, fronterizo con Colombia, es Omar Prieto, del PSUV, quien obtuvo 57,3% de los votos. La alcaldía de Caracas quedó en manos de Érika Farías, también del PSUV y quien fue sancionada el pasado agosto por el Departamento de Estado de Estados Unidos por apoyar el pedido de Maduro de una Asamblea Nacional Constituyente.

En el municipio Sucre del estado Miranda, José Vicente Rangel Ávalos, del PSUV obtuvo 117,740 votos (59.85%). Ya había ocupado el cargo entre los años 2000 y 2008, y tras su salida fue acusado ante la Contraloría General de Venezuela por presunta corrupción durante su gestión.

Abstención por desconfianza

En los comicios no participan tres de los cuatro grandes partidos de la oposición –entre ellos los del opositor encarcelado Leopoldo López y el de Henrique Capriles, los que más votos han acumulado en las últimas elecciones–, que llamaron a un boicot contra el CNE, controlado por el gobierno. Los opositores acusan al ente de cometer fraude en las pasadas elecciones regionales que ganó el oficialismo y de no garantizar las condiciones para un proceso libre y transparente.

Desolados centros de votación se observaron en varios puntos de Caracas durante una jornada electoral que se desarrolló de forma pacífica, según reportaron las autoridades.

Sin embargo, el gobierno resaltó la "extraordinaria participación electoral". Así lo hizo el presidente Nicolás Maduro tras depositar su voto en un centro del oeste de la capital al que acudió acompañado de la primera dama, Cilia Flores, su hijo y otros dirigentes oficialistas.

¿Oposición anulada?

Al criticar la decisión de la oposición de boicotear las elecciones, Maduro dijo en conferencia de prensa que apoyaba el criterio de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente de que los partidos opositores que no participaron en este proceso "no puede participar más" en las votaciones.

"Hoy desaparecen totalmente (los partidos opositores)", acotó.

El mandatario, quien aspira a la reelección en 2018, llamó a prepararse desde ya para las presidenciales e indicó que aceptaría la decisión que tome la Constituyente sobre la fecha de la convocatoria de esos comicios que se esperan para el próximo año.

Agregó que considerará la posibilidad de acudir a la reunión que sostendrán los delegados del gobierno y la oposición el 15 de diciembre en República Dominicana para tratar de avanzar en un eventual proceso de diálogo.

Unos 19,7 millones de venezolanos estaban convocados para elegir a 335 alcaldes. Además se repetirá la elección del gobernador del estado occidental de Zulia, celebrada hace dos meses, por decisión de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, que anuló el triunfo de un opositor que se negó a reconocer a la cámara.

Las elecciones se celebraron en medio de una profunda crisis agravada por una desbordada inflación y una severa escasez de alimentos y medicinas, que ha golpeado la popularidad Maduro, que ronda 20%, de acuerdo con las mas recientes encuentas.

Venezuela: imágenes de un país al borde del colapso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés