null: nullpx
Elecciones

Francia vota en unas elecciones presidenciales en las que Europa se juega su futuro

El candidato socioliberal y exministro de Economía Emmanuel Macron parte como favorito para reemplazar al presidente socialista François Hollande, frente a la aspirante de la extrema derecha, Marine Le Pen.
7 May 2017 – 3:02 AM EDT

Los franceses acuden este domingo a las urnas en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales para elegir quién gobernará el país en los próximos cinco años, si el centrista, Emmanuel Macron, o la candidata de corte populista representante de la extrema derecha, Marine Le Pen.

Los sondeos dan una clara ventaja al socioliberal Emmanuel Macron con un 60% de intención de voto, frente a la ultraderechista Marine Le Pen, que obtiene entre un 37% y un 38,5%, informa AFP. De momento, la participación a mediodía (hora de Europa) era del 28,23%, según información oficial.


Esta segunda vuelta será decisiva sobre el futuro de Francia puesto ambos candidatos tienen una visión completamente distinta para el país que dirigirán -uno de los dos- durante los próximos cinco años.

Se trata además de la primera vez en cincuenta años que ningún candidato de los dos partidos tradicionales representantes de la izquierda o la derecha llega a la ronda final, después de las derrotas del líder de la izquierda antiliberal Jean-Luc Mélenchon y del conservador François Fillon en la primera vuelta el pasado abril.

Después de una campaña marcada por la tensión dialéctica por sus posiciones totalmente opuestas respecto a asuntos como la inmigración y la Unión Eurepea, el cierre se vio sacudido por la denuncia de un ataque informático masivo al equipo de Macron y filtración de documentos, que está investigando la comisión que garantiza la buena marcha del proceso electoral.

Más de 47 millones de franceses están convocados a las urnas, aunque según las proyecciones se espera una abstención del 30%.


Los centros electorales abrieron a primera hora de la mañana bajo una estrecha vigilancia, en un país que se encuentra en estado de emergencia a consecuencia de una ola de atentados yihadistas, tras los atentados del 13 de noviembre de 2015 en en París y Saint-Denis.

Las medidas de seguridad se reforzaron con el despliegue de unos 50,000 agentes de policía y gendarmería y 7,000 militares para garantizar el transcurso de la jornada electoral.

Macron encabezó la primera ronda el 23 de abril con un 24,1% de los votos, seguido de Le Pen que obtuvo el 21,30%.

Los resultados revelaron un país fracturado, en donde las grandes ciudades votaron por Macron, mientras que Le Pen obtuvo sus mejores resultados en zonas rurales y en las más afectadas por el desempleo, destaca AFP.

Dos estilos diferentes

Los dos dicen ser "antisistema" y ninguno ha pasado ocupado un asiento en la Asamblea Nacional, pero sus propuestas no pueden ser más diferentes.

El exbanquero, Emmanuel Macron, de 39 años, que irrumpió en la política hace apenas tres años cuando fue nombrado ministro de Economía de Hollande, cargo que dejó para ponerse al frente del movimiento ¡En Marcha!, que fundó en 2016, podría convertirse en el presidente más joven de la historia de Francia.


Formado en las escuelas de élite francesas, presenta un programa liberal en lo económico y se declara europeísta. Y si bien considera necesario hacer reformas en la Unión Europea en materias de presupuesto, se espera que reactive el tradicional eje franco-alemán.

Marine Le Pen, hija de Jean-Marie Le Pen, cofundador del partido de extrema derecha Frente Nacional, defiende un programa proteccionista, centrado en la preferencia nacional, aboga por restablecer una moneda nacional y someter a referéndum la pertenencia de Francia a la Unión Euopea .

La candidata, que tiene un marcado discurso antiinmigrante, espera beneficiarse de la ola populista que propulsó la victoria de Donald Trump en Estados Unidos y el voto a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Europa se juega mucho, puesto que si Francia, uno de los países fundadores y segunda economía de la UE, abandonara el bloque comunitario sumado al Brexit, se rompería el equilibro europeo.

A sus 48 años, Le Pen se convirtió en la segunda mujer en superar la primera vuelta de unas presidenciales, después de que en 2007 lo hiciera la socialista Ségolène Royal, expareja del actual presidente francés.

Lo hizo 15 años después de que su padre, Jean-Marie Le Pen, fuera el primer candidato de la extrema derecha en clasificarse para la segunda vuelta.

Jornada electoral

El candidato socioliberal votó en la localidad de Le Touquet, en el noroeste del país, en medio de una gran expectación de sus seguidores que corearon su nombre y se tomaron fotografías con él. Macron hizo un llamamiento a los franceses para que acudan a las urnas.

"Animo a todos nuestros ciudadanos a que vayan a votar, que cumplan con este mportante deber", dijo en unas breves declaraciones a la prensa tras depositar su voto.

Macron, que acudió a las urnas acompañado de su esposa Brigitte, pasará el resto de la mañana en familia, antes de viajar a París, donde vivirá la jornada electoral. Su equipo ha previsto que el candidato efectúe su discurso posterior a los resultados en la explanada junto al Museo del Louvre.

Por su parte, Le Pen votó en su feudo electoral de Hénin-Beaumont, en el norte de Francia, acompañada del alcalde de la ciudad, Steeve Briois, sin dar declaraciones a los medios que la esperaban.

Hasta esta ciudad se desplazó un grupo de mujeres activistas de la organización Femen, que desplegaron una pancarta en contra de Le Pen en lo alto de un edificio.

La candidata tiene previsto almorzar en familia en Hénin-Beaumont antes de viajar a París, donde seguirá el escrutinio de la segunda vuelta.


Fotos: Así se vivió la jornada en la primera vuelta de la elección presidencial en Francia

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:EleccionesFranciaMundo

Más contenido de tu interés