Elecciones México 2018

Votar en Améxica: esto es lo que aprendimos al recorrer la frontera entre EEUU y México antes de las elecciones

Cuatro equipos de Univision Noticias recorrieron en diferentes etapas las 1,989 millas de frontera que dividen a México y Estados Unidos parando en pueblos y ciudades de ambos lados para reportar sobre sus preocupaciones y expectativas ante los comicios más grandes de la historia mexicana. Esto es lo que vimos.
30 Jun 2018 – 4:07 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.- Un ama de casa sin experiencia política que, tras ver cómo su pueblo se vacía por la violencia decide postularse a su alcaldía en Chihuahua para ofrecerle un mejor futuro a sus hijos y sus nietos; un político veterano que, a sólo días de las elecciones, tiene que sustituir en la boleta a su compañero, un candidato a diputado federal asesinado en Coahuila, o una mujer, la primera en llegar a la presidencia de su municipio en Tamaulipas, que busca ser reelegida pero que reconoce que mantener a raya la inseguridad se le va de las manos.

Estas son algunas de las historias que recoge el blog 'Amexica: la frontera también vota' por el que varios equipos de Univision Noticias recorrieron en el último mes las 1,989 millas de frontera entre Estados Unidos y México en las vísperas de las elecciones presidenciales del 1 de julio. Queríamos conocer los anhelos de quienes viven en los lugares donde ambos países se funden, pero también sus preocupaciones y expectativas ante los comicios más grandes de la historia mexicana.

📷Los rostros de Améxica: la vida en el límite entre México y Estados Unidos

Loading
Cargando galería


Con al menos 136 políticos asesinados, la campaña para estas elecciones ha sido también la más violenta en un momento en que los homicidios alcanzan cifras récord en México. Al viajar por algunos de los estados que encabezan los ránkings de inseguridad, nos encontramos con historias marcadas por el crimen como el repunte de asesinatos en Tijuana (Baja California), que superaban los mil al comenzar el recorrido a principios de junio, o el temor que impregna la vida cotidiana de la población de distintas zonas de Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas.

Pero también hay mucha vida, la que se desarrolla a ambos lados de la frontera como un territorio común donde la geografía, la cultura y la población de ambos países se unen haya o no haya muro. Así, es habitual que cada día desde primera hora, cientos de personas crucen desde Tijuana a San Diego o desde Ciudad Juárez a El Paso para ir a trabajar. Además, cada año, la millones de estadounidenses llegan a municipios fronterizos mexicanos como Los Algodones (en Baja California) para hacerse tratamientos médicos o dentales a un precio mucho más asequible que en su país

Para muchas personas de la frontera, el muro más allá de ser un elemento del discurso político o sinónimo del endurecimiento de las políticas migratorias es una realidad con la que conviven en su día a día, como con los migrantes que llegan al norte de México a la espera de poder cruzar a Estados Unidos en busca de una vida mejor. También están acostumbrados a ver a diario a los agentes de la Patrulla Fronteriza que, según nos contaron, en ocasiones hasta se meten en los patios de sus casas para buscar a indocumentados.

Además, visitamos pueblos que no entienden de fronteras, como los indígenas Tohono O'odham, que pueden votar tanto en México como en Estados Unidos y se niegan rotundamente a una valla que divida su territorio.


En algunos municipios limítrofes, como Ojinaga (Chihuahua) y Presidio (Texas), existe una relación de interdependencia que no quieren perder. Como relató el jefe de policía del municipio texano Marco Baeza, durante años, cuando la vieja línea de electricidad de su ciudad dejaba de funcionar y quedaban en las sombras, era su vecina mexicana quien le surtía energía hasta tres y cuatro veces por semana. Ahora, Presidio ya ha renovado su cableado pero pocos ven necesario un muro entre dos ciudades acostumbradas a convivir en paz. El propio Baeza, quien presume de que no se ha cometido ni un solo asesinato desde que él es jefe policial, asegura que cruza al menos una vez a la semana la frontera para comprar, comer, visitar a conocidos o ir al médico.

Así que se opone a la ampliación del muro propuesta por el presidente Donald Trump que ya se ve en algunos puntos de la frontera, como en este tramo cercano al cruce fronterizo de Santa Teresa (Nuevo México), que comenzó a ampliarse en abril (mira el antes y el después en la fotografía interactiva).


Así se ve la ampliación del muro fronterizo en Nuevo México
Luis Hernández/ Esther Poveda



¿Por qué vota la frontera?

En el viaje por la frontera, también fuimos testigos de los problemas cotidianos de las comunidades limítrofes: desde manifestaciones en contra de la construcción de una cervecera en Mexicali, que los vecinos creen que puede dejar sin agua a su comunidad, a las solicitudes que se repiten en distintas localidades a las autoridades para que generen más empleos, reduzcan la violencia o mejoren las carreteras en zonas donde llegar a un hospital puede tomar hasta cinco horas, como les sucede a los vecinos de Boquillas del Carmen, un municipio remoto de Coahuila, separado de Texas por el río Bravo y que se siente olvidado por su gobierno.

Como sucede en el resto del país, en la frontera también se refleja el hartazgo de la política tradicional y de los políticos que prometen y no resuelven sus problemas. La gente está cansada de la corrupción, de la desigualdad y de la inseguridad.

📷Elecciones en México: ¿Por quién y por qué votan en la frontera?

Loading
Cargando galería


Entre los mexicanos que viven en las comunidades fronterizas de Estados Unidos, la sensación va desde la apatía de quienes no votarán porque no creen que puedan cambiar las cosas, hasta la indecisión de los que no confían en ningún candidato, el entusiasmo de los que decidieron participar por primera vez en una elección con el voto por correo, o la emoción de los que este domingo cruzarán la frontera para ir a un recinto electoral en México porque consideran que un cambio es posible.

El rechazo a los partidos que han gobernado desde el año 2000 cuando acabó la hegemonía del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en México y se alternó la presidencia con el Partido de Acción Nacional (PAN) para retornar al PRI en el último sexenio, podría verse reflejado en el apoyo ciudadano al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) de Andrés Manuel López Obrador tanto en los estados fronterizos como entre los mexicanos residentes en Estados Unidos.


Ese cambio lo percibe la directora del departmento de gobierno de la Universidad de Texas en Brownsville, Guadalupe Correa-Cabrera, quien asegura que, pese a que la frontera ha sido una zona tradicionalmente conservadora y menos receptiva a las propuestas de la izquierda, en estas elecciones se podría reflejar un cambio. "Ahora noto cada vez más apoyo a López Obrador y siento que en estas comunidades hay más gente dispuesta a participar en las elecciones", afirma. "Quieren un cambio de estatus quo. Dicen que lo que ha habido hasta ahora no está funcionando".

Baja California, por ejemplo, podría pasar de ser un bastión del Partido Acción Nacional (PAN), a decantarse por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), según una encuesta de Opinión Pública Surveys (OPUS) publicada a mediados de junio que da una intención de voto a López Obrador del 58.25%.

Al otro lado de la frontera, AMLO, como le conocen sus seguidores, también es popular. Según un sondeo de Latino Decisions de principios de mayo, el 40% de los mexicanos en EEUU que se habían registrado hasta entonces para elegir presidente aseguraban que votarían por el candidato de izquierda. Y aunque ese voto no se espera que sea decisivo, hasta este viernes se habían roto récords de participación desde el exterior con 97,000 votos recibidos de las 181,000 boletas enviadas, según informaron las autoridades electorales.


Pero más allá de quien resulte elegido este domingo, tanto las personas que viven en la frontera como quienes tienen a sus familias divididas entre México y Estados Unidos piden al próximo presidente que se siente a negociar con Donald Trump y que piense los millones de migrantes mexicanos que viven en el país vecino, así como en los que llegan desde Centroamérica.

“Independientemente de quién llegue a la presidencia, es claro que va a necesitar una persona que conozca de primera mano lo que pasa en materia de migración en nuestra frontera”, nos dijo en Tijuana José María “Chema” García Lara, el director del refugio para migrantes Movimiento Juventud 2000. De la misma opinión es el fundador del Colegio de la Frontera Norte (Colef), Jorge Bustamante, quien confesó que ve a los candidatos a la presidencia con preocupación "por la ignorancia que han demostrado respecto de los problemas de la frontera y en particular de los migrantes”.


Después de este domingo, cuando los mexicanos emitan su voto, las historias en la frontera se seguirán escribiendo con un nuevo presidente al frente de México y con nuevos rostros en algunos gobiernos locales; y algunas de las historias narradas a lo largo de este mes en el blog Amexica, la frontera también vota podrían llegar a tener un final feliz.

"Queremos que florezca un poco más el pueblo porque está muy abandonado. Estamos muy olvidados", nos decía Myrian Rivas, el ama de casa que se lanzó como candidata a alcaldesa de Guadalupe, el pueblo que se vació por la violencia. "No tengo miedo. Quiero una vida diferente para mis nietos nomás. Que mi hija acabe sus estudios y que mucha gente vea que se puede tener un futuro diferente, que con miedo no vamos a llegar a ninguna parte", añadía entre lágrimas.

Como ella, mucha gente de la frontera, como en otras partes de México, parece dispuesta a fiscalizar a quien salga elegido presidente pero también a trabajar por buscar un país mejor.

*Amexica, la frontera también vota fue un trabajo en equipo de Univision Noticias. Los periodistas Isaías Alvarado, Ana María Rodríguez, Esther Poveda, Paula Díaz, Patricia Clarembaux y Luis Velarde recorrieron la frontera. Además, Damià Bonmatí, Manuel Ocaño, Dulce Mascareño, Luis Hernández y Pablo Hernández contribuyeron con historias sobre el terreno. Los gráficos del proyecto son de Luis Melgar, la edición fotográfica de David Maris y el diseño web de Daniela Jaramillo y Paola Duque.


Más contenido de tu interés