null: nullpx
Elecciones México 2018

"Las cosas tienen que seguir adelante": La dura tarea de sustituir a un candidato asesinado a pocos días de las elecciones en México

Jesús Mario Flores, un veterano político de Coahuila, tiene ante sí la difícil misión de sustituir en la boleta a su colega Fernando Purón, el candidato a diputado federal que fue asesinado este mes en Piedras Negras cuando salía de un debate. En total, 130 políticos han perdido la vida por la violencia en la campaña más sangrienta de la historia de México.
26 Jun 2018 – 3:47 PM EDT

PIEDRAS NEGRAS, Coahuila.- La propaganda de Fernando Purón Johnston todavía está colgada en las calles de Piedras Negras. El 1 de julio, cuando los votantes salgan a las urnas a elegir a su diputado federal deberán votar por él y no por Jesús Mario Flores, quien lo sustituye en la contienda luego de que fuera asesinado con un disparo en la cabeza a inicios de mes. No hubo tiempo para cambiar la boleta.

Purón murió el 8 de junio y dos días después el Partido Revolucionario Institucional (PRI) le propuso a Flores asumir la campaña. Mientras las autoridades electorales dieron el visto bueno, a este político veterano de 77 años apenas le quedaron cinco días para lanzarse a la calle y a los medios a intentar captar votos.

"Yo decido participar, decido sustituir a Fernando. Las cosas no se detienen, tienen que seguir adelante", le dice el aspirante a Univision Noticias. "Es un tiempo muy breve, muy corto. Tengo oficialmente con la autorización del organismo electoral alrededor de cinco días de ser candidato, y que estoy en campo, fuera, que puedo ir a los medios, a visitar a la gente", explica.

Y con un periodo tan corto que termina este miércoles, a Flores no le dio tiempo de armar una nueva campaña. La que hace: replica las promesas y compromisos adquiridos por Purón de dar mayor educación, pavimentar zonas y mejorar infraestructuras, conjugada con la capacidad que asegura tener para atraer votantes.


"Cuando me voy a campaña le digo a la gente: 'Bueno, yo en este momento no traigo ninguna propaganda' (...) Les digo que en cinco días no puedo hacer la manta (pancarta), ningún retrato, ningún díptico", dice. "Y sí, la gente me pregunta por Fernando y yo les digo que en la boleta vendrá Fernando, no alcanza a cambiarse (...) ahí es cuando ese voto se cruce y será para mí".

Fernando Purón fue asesinado por un sicario cuando salía de un debate en la Universidad de Coahuila con los otros dos candidatos que optan por el puesto de diputado federal. Se tomaba una foto con una mujer y un hombre llegó por detrás y le disparó en la nuca. Murió en el acto.

Es el primer político abatido en ese municipio en su historia reciente y el único candidato al Congreso al que han quitado la vida en la campaña más violenta de la historia de México que ya suma al menos 130 asesinados, según el recuento de la consultora independiente Etellekt.


Un crimen sin resolver

Purón tenía un duro discurso contra la criminalidad. "A la delincuencia se le enfrenta, no se le tiene miedo. Se le enfrenta por su nombre", dijo esa última noche en el debate. “Para erradicar a la delincuencia hay que ponerle obstáculos. Que vean complicado ganar dinero", agregó. Y en esa lista mencionaba incluso a funcionarios que pudieran estar relacionados con bandas criminales.

Aún no se ha esclarecido el móvil de su asesinato, pero hay dos personas identificadas –no detenidas– como autores intelectuales. El presidente del PRI en Piedras Negras, Raúl Vela, cuenta que sabía que Purón había recibido amenazas de muerte en los últimos tiempos, aunque desconoce de quiénes.


"Quedamos marcados", dice Vela. "Nunca en Coahuila habían matado a un político de ningún partido o funcionarios políticos (...) Para nosotros fue un balde de agua directo. Todavía estamos en shock, no lo asimilamos".

Pero a pesar del asesinato de Purón, el PRI no ha tomado ni tomará medidas adicionales para garantizar la seguridad del resto de sus candidatos. Todo seguirá con normalidad, como si nada hubiera pasado.

El día que Purón fue asesinado, solo iba acompañado de un escolta y no de los tres que le habían asignado.

El nuevo candidato no va resguardado ni ha considerado medidas adicionales para garantizar su seguridad. "Se estableció que a los candidatos nos iban a dar seguridad, pero yo tengo cinco días (...) No somos gente de seguridad, somos gente de trabajo y de respeto".

Para Vela, lo que ocurrió el 8 de junio "marca una pauta" en la forma como harán las próximas campañas. "No va a ser igual. Yo siento que sentimos ese temor. Sin embargo, tenemos que seguir".

En fotos: Estos son los candidatos que buscan la presidencia de México

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés