Elecciones México 2018

Tres debates presidenciales y ninguno fue decisivo para cambiar las encuestas en México

De acuerdo con analistas consultados por Univision, este último encuentro no hará una gran diferencia en la preferencia de voto de los mexicanos que, según las encuestas, favorece al izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

CIUDAD DE MÉXICO.- Los candidatos a la Presidencia de México entraron a la recta final de la campaña un día después del tercer y último debate, marcado por la falta de propuestas concretas y dominado por acusaciones de corrupción. De acuerdo con analistas consultados por Univision, este último encuentro no hará una gran diferencia en la preferencia de voto de los mexicanos, que según diversas encuestas, han mostrado una predilección notable por el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

El encuentro se celebró el martes en Mérida, capital del estado de Yucatán, en el que se abordaron temas como educación, tecnología, salud y la lucha contra la desigualdad.

Para el analista Gustavo López Montiel, del Instituto Tecnológico de Monterrey, la actuación de los candidatos en los tres debates organizados por el Instituto Nacional Electoral no fue suficientemente contundente como para influir en las preferencias electorales de los ciudadanos.


“En el primer debate solo movieron dos o tres puntos hacia arriba o abajo las preferencias de los candidatos. El segundo fue un poco más limitado. Sin embargo, este tercero será complicado medirlo porque, por los tiempos, hay más gente que se está alineando o está definiendo su voto, pero en realidad el impacto de los debates no hará una diferencia”, señaló.

Montiel señala que el tercer debate representaba la última oportunidad de los candidatos para ganar el voto de los indecisos de forma directa, en especial para el derechista Ricardo Anaya, quien se encuentra en un lejano segundo lugar, de acuerdo con diversas encuestas. Sin embargo, aunque se le vio seguro y fuerte en el primer debate, en este último fue percibido nervioso y menos seguro de sí mismo.

“Vimos a un Anaya fuerte en el primer debate, pero en este tercer encuentro no le quedaba de otra más que plantear un posicionamiento como el que hizo, duro en términos de su relación con el presidente, pero a final de cuentas también nervioso en buena medida por la condición que se generó a partir del video que se difundió. Por eso trató de ubicar temas de controversia o acusaciones, pero menos que los otros debates. Se le veía un poco menos ágil de lo que se le vio en los otros debates”, detalló Montiel.


La polémica contra Anaya se desató el pasado jueves, luego de una publicación en la que aparentemente se le vincula con una trama de lavado de dinero para su campaña, que ocasionó un duro cruce de acusaciones contra el gobierno federal e incluso con los otros dos candidatos punteros.

De acuerdo con Montiel, el candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador durante el periodo de debates jugó con una posición que le permitía esquivar las acusaciones que pudieron hacer contra él y se resguardaba en la ventaja que tiene en las encuestas.

En el mismo sentido, Salvador Mora Velázquez, académico de la facultad de ciencias políticas y sociales UNAM, señaló que AMLO mantuvo durante los tres debates una visión de creer que resolver el problema de corrupción, es la solución a todo problema de gasto y de inversión pública.

“Llega a los debates sabiendo que va en primer lugar y utiliza estas ventajas. Sus 18 años como aspirante a la presidencia le han servido para poder manejar el escenario de los debates”.

Por su parte, para el académico, fue interesante ver cómo José Antonio Meade fue evolucionando en el dominio de los temas, pero que no conectó ni emocionó nunca a la audiencia.


“Es algo que no necesariamente tiene que ver con que es el candidato del gobierno. Mucho tiene que ver con su perfil tecnócrata y la incapacidad de conectar con las audiencias”, detalló.

De acuerdo con los analistas, ahora lo que viene es la forma en que otros acontecimientos van a ocurrir dentro de las campañas, un espacio de mucha mayor confrontación a través de declaraciones que serán difundidas por los medios de comunicación.

Mora detalló que el día de las elecciones el resultado podría no estar tan abierto como indican las encuestas, sin embargo, sería difícil que Anaya reduzca la distancia con López Obrador a un dígito. Sin embargo, señaló, el punto será ver si Morena alcanza la mayoría en el congreso o tendrá que requerir de sus aliados para ser mayoría.


Usuarios de redes se ‘apoderan’ de los debates

A lo largo de los tres debates presidenciales, el INE reportó un interés particular y creciente por los ciudadanos de seguirlo a través de las redes sociales.

Tan solo este martes, 1.6 millones de espectadores únicos vieron el debate vía Facebook, 1 millón en Periscope y 1.4 millones de reproducciones en YouTube, mientras que el hashtag #DebateINE tuvo 2.2 millones de menciones.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, resaltó que los usuarios de las redes sociales "se apropiaron" del tercer debate presidencial. Sin embargo, este último encuentro fue menos visto que el primero y el segundo.

Faltan solo 17 días para los comicios más grandes de la historia de México, en que además de presidente se eligen más de 3,400 cargos públicos y, hasta el momento, el candidato Andrés Manuel López Obrador (Morena-PT-PES) se mantiene a la cabeza de las preferencias con un 50% de intención de voto, según las últimas encuestas.

En contraste, el candidato Ricardo Anaya ronda el 25% de intención de voto; José Antonio Meade ocupa el tercer lugar en las encuestas con un aproximado 20% de preferencias, y Jaime Rodríguez Calderón 'El Bronco' ronda el 4% de intención de votos.