null: nullpx
Elecciones 2016

La batalla por Florida: Clinton y Trump se esfuerzan por buscar los pocos miles de votos que definirán la victoria

Ambos candidatos hacen esta semana final una campaña intensa en el estado péndulo más grande del país, donde las encuestas auguran un escenario reñido. Uno puede darse el lujo de perderlo, el otro no podría llegar a la Casa Blanca sin él.
1 Nov 2016 – 7:53 PM EDT

A una semana de las elecciones, todo parece indicar que la batalla final por la Casa Blanca se librará entre las palmeras de la soleada Florida, el estado péndulo más valioso de las elecciones donde las encuestas muestran a Donald Trump ganando terreno en medio de un escenario sumamente reñido.

El republicano desembarca este miércoles en Miami, en el condado más poblado de Florida y uno de los más latinos. Luego migrará hacia el norte, con actos de campaña en Orlando, Pensacola y Jacksonville.

Hillary Clinton inauguró noviembre con tres mitines en Florida. Su agenda no indica que regresará aquí antes de las elecciones, pero tiene un arsenal de aliados que hacen acto de presencia, entre ellos su esposo Bill Clinton y el presidente Barack Obama, quien vendrá el jueves.

La campaña codo a codo de los candidatos en Florida viene de la mano de sondeos que muestran un empate técnico entre Donald Trump y Hillary Clinton. El republicano tiene un 45.9% de los votos y su rival demócrata un 45.1% en el estado, según el promedio de encuestas de RealClearPolitics.

A su vez, un sondeo del New York Times Upshot/Siena poll publicado el domingo da al republicano cuatro puntos más que su rival demócrata (46% a 42%). Hace un mes, Trump tenía un punto porcentual menos que Clinton en el estado, según la misma encuesta.

Es un panorama un poco más reconfortante para el magnate, quien no se puede dar el lujo de perder Florida y sus 29 votos electorales.

Clinton parte de una ventaja matemática: tiene 242 votos electorales asegurados en estados tradicionalmente demócratas. Si logra sumar Florida a su columna, supera los 270 necesarios para ganar.

Trump, en cambio, tiene asegurados 164 votos en feudos republicanos. Y va por detrás de su contrincante en muchos estados más reñidos donde se suelen definir las elecciones.


Florida, el rompecabezas electoral

Conquistar este terreno húmedo y pantanoso no es fácil. Florida se divide, a grandes rasgos, entre un sur más demócrata, un norte más conservador y un centro de tendencia mixta. Su demografía diversa obliga a los candidatos a hacer un trabajo de hormiga en la caza de cada voto.

“Tenemos una población hispana grande, diversa y dinámica, una población negra en crecimiento con mucha influencia caribeña, y una población blanca que proviene del sur, este y medio oeste del país”, explica a Univision Noticias Steve Schale, el estratega que dirigió la campaña de Barack Obama en Florida en 2008. “Vivimos en un país muy competitivo, y el estado que más se parezca al resto del país también lo será”.

Florida es conocida por dar batalla. George W. Bush ganó el estado en 2000 con poco más de 500 votos. Barack Obama lo hizo en 2012 con un margen de apenas 0.88%.



El voto anticipado

Más de 4 millones de personas ya votaron en Florida de forma anticipada en persona o por correo, algo que se admite en la mayoría del país. Los datos disponibles hasta el momento también indican que esta elección será muy ajustada.

Un 40.4% de los que ya votaron están inscritos como republicanos, un 40% como demócratas y un 19.3% como independientes. “Solo hay 8,000 votos que separan a los republicanos y demócratas” hasta el momento, dice Schale.

Según su análisis, los hispanos representan el 13.5% del electorado que ya emitió su voto. Es un porcentaje mayor al de años anteriores a esta altura del partido.

Schale explica que los hispanos tienden a demorarse más para votar de forma anticipada o esperan hasta el día de las elecciones. Los datos de este año lo llevan a pronosticar un nivel de participación “histórica” entre los latinos de Florida.

Daniel Smith, profesor de política en la Universidad de Florida, también hace un análisis pormenorizado del voto anticipado y señala una tendencia similar. Los últimos datos de Smith van hasta el 29 de octubre.

Los hispanos representan el 14.43% del electorado que ya ha votado en persona a ocho días de las elecciones. En el año 2012 eran un 10.43% del total, según Smith.

Es un dato alentador para Clinton, quien goza de popularidad entre los hispanos de Florida, donde representan casi el 16% de los votantes registrados.

Sin embargo, los afroamericanos -otro grupo clave para la demócrata- representan un porcentaje menor del voto anticipado respecto a 2012. Cifras de Daniel Smith muestran que cuatro años atrás, a ocho días de la elección, el 25% de los que ya habían votado en persona eran afroamericanos. Este año, son el 15.03%.

Univision Noticias y la firma Cifras y Conceptos hicieron un análisis estadístico del voto anticipado que muestra a Clinton con 2 puntos porcentuales sobre Trump. Es una cifra menor a los 2.3 puntos porcentuales de la última estimación hecha el 27 de octubre.

Todos estos números indican cómo crece la incertidumbre en un estado que suele llevarse el protagonismo de los comicios.



Más contenido de tu interés