null: nullpx
Elecciones 2016

El Partido Libertario busca atraer a los desencantados con Donald Trump y Hillary Clinton

El tercer partido más votado en 2012 selecciona este fin de semana su candidato para las presidenciales de noviembre, el que esperan que robe votos de republicanos y demócratas por igual.
21 May 2016 – 7:04 AM EDT

La estela de desaprobación que rodea a Donald Trump y a Hillary Clinton, los dos potenciales candidatos republicano y demócrata, es vista como un terreno fértil por los terceros partidos de mira a las elecciones generales de noviembre. Pero hay uno en especial que parece mejor posicionado para pescar en río revuelto: los libertarios.

Durante décadas el Partido Libertario ha sido un cero a la izquierda en el espectro político, sin embargo, su cercanía a la ideología republicana alimenta la esperanza de atraer a sus bando a algunos de los detractores más acérrimos del empresario.

Vamos a aprovechar la poca favorabilidad que tiene (Trump), especialmente entre esas comunidades a las que insulta, como los hispanos y musulmanes… Vamos a acercarnos a los votantes que ven un Estados Unidos dividido por las cosas indignantes y deplorables que dice”, explicó a Univision Noticias el presidente del Comité Nacional Libertario Nicholas Sarwark.

Pero no se trata solo de captar a los conservadores, los libertarios también aspiran poder capitalizar el descontento con Hillary Clinton entre demócratas e independientes.

Ambos precandidatos comparten índices históricos de poca favorabilidad. Un 56% de los votantes elegibles tiene una visión negativa de Clinton y 55% de Trump, según una encuesta publicada este miércoles por el grupo Data Targeting.

El mismo sondeo indica que seis de cada diez votantes se encuentran “insatisfechos” con la idea de tener que elegir entre la exsecretaria de Estado y el multimillonario. El 55% preferirían a un candidato independiente.

Este año podría ser la oportunidad de oro para el Partido Libertario, pues la antipatía que generan los dos precandidatos punteros ha puesto en la mira de los electores a un tercero: Gary Johnson, el mejor posicionado para quedarse con la candidatura libertaria por segunda vez (la primera fue en 2012), y que según una encuesta realizada por Fox News, recibiría un 11% de apoyo en las urnas de competir en las elecciones generales.



Los libertarios elegirán a su nominado en la convención nacional, que se realiza cada dos anõs, y que en esta ocasión tendrá lugaren Orlando, Florida el 28 de mayo. Se disputan la candidatura 18 aspirantes, en lo que ha sido una de las contienda más reñida del partido desde que se fundó en 1971.

Maybe Libertarian

El efecto divisivo de la campaña de Trump ha arrastrado a cientos de votantes conservadores a las tropas de los libertarios, asegura el líder del partido.

Desde que el empresario obtuvo la virtual nominación presidencial tras los resultados de Indiana el 3 de mayo, "los teléfonos se desbordaron en llamadas de personas que querían cambiar de partido político... se han recibido más del doble de suscripciones diarias y de donaciones", apuntó Sarwark.


También “explotaron” las búsquedas en Google de “Partido Libertario” y “Gary Johnson” al momento en que Ted Cruz anunció que abandonaba la contienda después de su derrota en el estado de Medio Oeste, según el portal conservador Breitbart.

Aquel día, Johnson no se demoró en abrir la puerta del partido a los republicanos desencantados con Trump.


Los libertarios tienen más de 500,000 partidarios en todo el país y 140,000 miembros, de los cuales 800 son los nuevos subscriptores.

Las cifras son bajas comparadas a los millones que hacen parte de los dos partidos dominantes, pero "alientan la posibilidad de un impacto nacional", agregó Sarwark.

Para todos los gustos políticos

La 'doble dimensión' libertaria, conservadora en lo económico pero progresista en lo social, lo coloca en una buena posición para atraer votantes de distintos colores políticos.

A los republicanos, el Partido Libertario les podría resultar atractivo por ser uno de los más conservadores entre los 'terceros partidos' en cuanto a políticas económicas y fiscales. Rechazan el intervencionismo del gobierno y promueven la disminución de los impuestos y el libre comercio.

A los demócratas les ofrece una plataforma muy liberal de políticas sociales como el apoyo a la legalización de las drogas, las libertades individuales, y el matrimonio igualitario.

Hasta tal punto son progresistas en este sentido que en marzo Johnson reveló que había consumido marihuana recientemente, y en 2014 fue nombrado CEO de la firma Cannabis Sativa Inc. con base en Nevada, que vende productos medicinales hechos con la hierba.



Y al igual que los republicanos, los libertarios tienen en su fila de aspirantes a un multimillonario controversial y desparpajado.

El empresario y programador de computadoras McAfee John McAfee es uno de los precandidatos más opcionados, pese a que no tiene ninguna experiencia política y lidia con problemas legales internacionales que incluyen un arresto por sospecha de homicidio y fabricación de medicamentos sin licencia.

Contener el bajo perfil

No obstante, incluso con lo particularidad que caracteriza a estas elecciones, decir que un candidato de un tercer partido pueda ganar la presidencia de Estados Unidos es algo difícil de imaginar.

La profesora de ciencias políticas de la Universidad de New Mexico Lonna R. Atkenson cree que no solo "es un momento tardío para entrar en la gigante maquinaria que implica competir" por la Casa Blanca. En conversación con Univision subraya que el Partido Libertario no ha tenido "nunca una representación significativa en ninguna elección presidencial, ni tampoco en otros escaños políticos como el Congreso.

El segundo apoyo más grande en votaciones que han alcanzado los libertarios, después de la candidatura de Ed Clarck en 1978, fue en 2012 con Gary Johnson como nominado, cuando recibió 1,2 millones de votos, es decir, el 0.99% del apoyo popular. Entonces fue el tercer partido más votado, por delante del Partido Verde (0.36%) y del Partido Constitucionalista (0.10%).

Ese año, la campaña de Johnson recogió $2,5 millones de dólares en donaciones, mientras que los competidores dominantes, Barack Obama y Mitt Romney, superaron cada uno $1,000 millones en recaudación.


La ideología libertaria cuenta con abanderados dentro del Partido Republicano como el excongresista de Texas Ron Paul, que fue nominado de ese partido en 1988, y su hijo el senador por Kentucky, Rand Paul, quien compitió por la presidencia este año como aspirante republicano.

Además, los libertarios se han hecho de apoyos importantes como el de la reconocida estratega republicana Mary Matalin, quien trabajó para la campaña presidencial de Ronald Regan y George H. W. Bush. Matalin declaró hace dos semanas que se cambiaba de partido porque simplemente no quería "ninguna conexión" con Trump.

Pero "el reto más grande que enfrentan los libertarios es el bajo reconocimiento de su nombre, su bajo perfil", dijo el analista político Arnoldo Torres.

Pese a que potencialmente el nombre del eventual candidato libertario aparecerá en las papeletas de los 50 estados, todavía están en una pelea legal para poder entrar a los debates presidenciales, los cuales reglamentan que sus participantes alcancen por lo menos el 15% del apoyo electoral en las encuestas.

"A eso se le suma la imponencia de los dos candidatos (Trump y Clinton) que tienen sobre ellos toda la atención pública, el respaldo económico, campañas establecidas...", agrega Torres.

"En el momento en que el votante vea el nombre de alguien como Gary Johnson en la papeleta va a pensar '¿quién es este? ¿de dónde salió?'".

Pero Johnson ya alcanzó 11% de apoyo, según la encuesta de Fox News antes mencionada.

"Si hace seis meses te hubiera dicho que una estrella de reality show podia ser el candidato republicano, hubieras dicho que estoy loco. Así que cualquier cosa puede pasar en este ciclo electoral", concluyó Sarwark.


Lea también:


Más contenido de tu interés