publicidad
El vendaval que es la campaña de Trump fraccionó al partido Republicano

El conflicto republicano: cómo apoyar a Trump sin liquidar al partido

El conflicto republicano: cómo apoyar a Trump sin liquidar al partido

El vendaval que es la campaña de Trump ha fragmentado al partido Republicano. Ahora, líderes y miembros de base se encuentran ante una encrucijada.

El vendaval que es la campaña de Trump fraccionó al partid...
El vendaval que es la campaña de Trump fraccionó al partido Republicano

De nada sirvieron las alianzas, los millones de dólares invertidos en su contra, ni la abierta oposición de miembros prominentes de la élite conservadora.

Contra todo pronostico, Donald Trump es ahora el virtual nominado republicano tras haber obtenido una arrolladora victoria en Indiana la semana pasada. Su ascenso a la cúspide del llamado Viejo Gran Partido (GOP) fue tan repentino, que incluso tomó al mismo empresario por sorpresa.

El efecto del vendaval que es su campaña generó de inmediato un desfile de apoyos y rechazos al casi seguro nominado, que muestra claramente los conflictos internos que enfrentan los republicanos.

Ahora están acorralados ante tres posibles escenarios: respaldar hasta el final al multimillonario en su camino a la presidencia, hacerse a una lado, o embarcarse en la quimera de derrotarlo por medio de un tercer candidato.

El llamado desesperado a la unidad

De mira a las elecciones generales de noviembre varios líderes conservadores, entre ellos antiguos detractores de Trump, han hecho llamado a la unidad interna, impulsados por el temor a un “tercer mandato de Obama” (como califican una eventual victoria de Hillary Clinton, la potencial nominada demócrata).

"Trump es el menor de dos males... Hay demasiado en la balanza como para no apoyar a la persona que corre contra Clinton", dijo a Univision Noticias un miembro del partido Republicano en Florida que prefirió mantenerse en el anonimato.

publicidad

Según la fuente, los esfuerzos por limar asperezas con el partido se están dando de parte y parte.

Este jueves el empresario se reunirá con el presidente del Comité Nacional Republicano Reince Priebus, quien fue el primero en convocar a la unidad, y Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes y uno de los detractores de Trump que se han distanciado de pronunciar su apoyo.

"Algunas políticas de Trump se pueden encontrar en un punto medio" con la perspectiva conservadora, apuntó la fuente. "Por ejemplo sus planes en la creación de nuevos trabajos y acuerdos comerciales exteriores". El partido está dispuesto a trabajar en estas negociaciones, e incluso se ha adelantado a "implementar toda una infraestructura" para seducir al electorado en estados claves durante las elecciones generales, en beneficio del futuro nominado.

Cuestión de tono

Sin embargo, el dilema sobre respaldar o no a Trump "no depende tanto de sus políticas, sino de su tono", señaló.

Sus ataques a grupos minoritarios, propuestas extremas y fuertes insultos a figuras políticas republicanas importantes han creado una brecha "difícil de reparar".

"Cuando Trump se encamine hacia las elecciones generales tendrá que ir modificando su actitud impredecible y comentarios extremos... no sólo para poder alinearse con el partido, sino con los votantes que todavía no lo respaldan", concluyó.

Pese a que Trump quiere la unidad dice que "no es necesaria"
Pese a que Trump quiere la unidad del partido dice que "no es necesaria"


Pero al multimillonario parece no preocuparle mucho el arraigado recelo que le guardan conservadores destacados como el excandidato republicano de 2012 Mitt Romney, o el senador de Carolina del Sur Lindsey Graham, quienes hacen parte de la coalición que no lo va a apoyar "bajo ninguna circunstancia".

Este domingo el empresario dijo en una entrevista con el programa Meet The Press de NBC que pese a que le "gustaría la unidad del partido", no considera que "sea necesaria".

"Creo que la gente van a votar por la persona", dijo Trump en otra entrevista con el medio de noticias Politico, "Aman su partido, pero hasta este año el mismo partido iba en dirección equivocada. . . Hemos hecho al partido mucho más grande".

publicidad

Los que callan para contener daños colaterales

Algunos miembros de la Cámara, que celebrará elecciones en otoño, han optado por una tercera vía entre el apoyo y el rechazo a Trump: abstenerse.

Así lo dejó claro el pasado jueves el mismo presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, cuando aseguró que “no se siente listo” para dar su respaldo al empresario.

Muchos republicanos piensan que la nominación de Trump va a ser nefasta para otras competencias, y podría darle entrada a los demócratas a otros escaños políticos como el Senado, la Cámara de Representantes y hasta las gobernaciones” dijo a Univision Noticias el analista político John Schmidt.

Hay que entender que actualmente el partido Republicano goza de uno de sus momentos más fuertes en las instituciones: controla ambas cámaras del Congreso, 31 de las 50 gobernaciones, y la mayoría de las asambleas de legislaturas estatales.

Esto le ha permitido contener muchas de las propuestas legislativas del presidente demócrata Barack Obama y forzarlo a un ‘tire y afloje’ jurídico por medio de acciones ejecutivas presidenciales.

Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, destacó las enmien...
El presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan dijo que "no está listo" para apoyar a Trump


“En un escenario en el que Trump pierda la presidencia contra Clinton, los votantes se van a sentir aún más decepcionados del partido… solo con el tono que ha manejado en su campaña ha creado comportamientos fuertes de rechazo entre el electorado, que son un riesgo para los republicanos que compiten en el lado bajo de la papeleta electoral”, agregó Schmidt.

John McCain, senador de Arizona- y candidato presidencial republicano en 2008-, pronunció con resignación su apoyo al magnate, pero también se quejó precisamente del “efecto negativo” de su retórica anti-inmigrante en el estado del Suroeste en donde el excandidato republicano compite por ganar la reelección al Senado.

" Si Trump queda como nominado, aquí en Arizona en donde el 30% son hispanos, voy a tener la carrera de mi vida… si ves los medios hispanos en el estado y en todo el país te das cuenta que todos son anti-Trump”, afirmó al el senador en una entrevista con el medio de noticias Politico.

publicidad

Un tercero en discordia

Hay una opción más drástica, pero que reconfortaría a quienes no pueden reconciliarse con la retórica incendiaria del magnate y tampoco quieren regalar su voto a Clinton: un candidato de un tercer partido que "realmente represente las posiciones republicanas tradicionales".

Manifestante a las afueras de un mitin de Trump en el estado de Washington
Manifestante a las afueras de un mitin de Trump en el estado de Washington

Esta semana Romney, a quien muchos en el partido animan para ocupar ese puesto, se reunió en privado con el director de la revista conservadora The Weekly Standard, William Kriston, quien dirige esos esfuerzos.

Otros conservadores ponene la mirada en partidos existentes como el libertario.

Más allá del ' establishment' republicano, hay potencias financieras que soportan estos esfuerzos, como los Super PACs #NeverTrump, Make America Owesome y Our Principles.

También intelectuales conservadores como George Will, que tienen una gran influencia en la discusión en los medios de comunicación, y buscan contrarrestar la imponencia de la campaña del magnate.

Los que piensan en una alternativa a Trump "saben que no apuntan a la victoria", según el analista Schmidt, quien agrega que. sin embargo. prefieren demostrar que es una cuestión "de principios".

publicidad

Lea más:

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad