Elecciones 2016

El estilo incendiario de Donald Trump tiene base segura en Texas

Sus posturas controvertidas y el deseo de que no gane Hillary Clinton le han dado una combinación potente en el estado sureño.
3 Jul 2016 – 1:16 PM EDT

Las palabras de Donald Trump resuenan en Texas, mucho más de lo que sus adversarios están preparados para aceptar.

Las propuestas del magnate en torno a la inmigración ilegal, construir un muro en la frontera pagado por México, la prohibición de la entrada de musulmanes, todas le han valido una lluvia de críticas.

Republicanos moderados lo catalogan como extremo y le han dado un pálido apoyo ante la opinión pública, mientras la campaña de Clinton lo ha pintado como el rostro de lo anti-estadounidense.

“Ha volteado americanos contra americanos” dijo la ex secretaria de estado, al hablar de la reacción de Trump ante el ataque Orlando.

“Va en contra de todo lo que defendemos como una nación”, comentó.

Pero en Texas las palabras de Trump llegan muy lejos. Una nueva encuesta de la Universidad de Texas y Texas Politics Project (UT/TPP) difundida esta semana, mostró cuán cerca está de los votantes conservadores en el estado.

“La maldita muralla”

Aunque legisladores como el demócrata tejano Filemón Vela le han dicho a Trump que “agarre la muralla con México y se la meta por el culo”, los tejanos están al otro lado de la retórica.

Un 51% dijo estar a favor de la deportación de los inmigrantes indocumentados y un 52% reconoció que apoyaba fuertemente o de alguna forma que se construyera una muralla entre México y Estados Unidos.

Cuando se realizó la división entre partidos 24% de los demócratas apoyaron la deportación versus un 73% de los republicanos. También un 76% de los conservadores respaldó la muralla.

El trabajo fue realizado entre el 10 y 20 de junio de 2016 e incluyó a 1,200 votantes registrados en Texas, con un margen de error de 2,83 puntos porcentuales.

“Trump no fue quien creó estas actitudes en torno a los inmigrantes y la frontera, sino quien se benefició de ellas”, aseguró Joshua Blank administrador de Texas Politics Project.

“Antes de las primarias pensábamos que Ted Cruz sería quien se beneficiaría más de esto, pero luego llegó Trump con una retórica mucho más fuerte y provocativa y se llevó todo el oxígeno en la habitación”, agregó.

Prohibición contra musulmanes

La encuesta mostró que un 31% de los votantes registrados apoyan fuertemente que los musulmanes no ciudadanos tengan una prohibición de entrar al país.

Un 22% respalda la idea de alguna manera y 37% se opuso, un 10% dijo no tener una preferencia.

Entre quienes se identificaron como republicanos un 76% apoya esta propuesta, mientras entre los demócratas un 25% se inclinó a favor.

“Por mucho disgusto que exista entre los líderes republicanos por las propuestas de Trump y su retórica, él ha continuado usándola, y esto se ha convertido en parte del universo partidista en la elección presidencial y está encontrando una audiencia acogedora entre los republicanos en Texas”, explicó el estudio.

El magnate está consciente de su popularidad en el estado. En una entrevista se le preguntó por el movimiento de secesión de Texas y el millonario aseguró “que eso nunca pasará si él es Presidente, porque Texas lo ama”.

¿Una alternativa?

Según la encuesta UT/TPP si la elección fuera ahora Trump ganaría los 38 votos electorales de Texas con un 41% de apoyo, mientras Clinton obtendría un 33%.

19% de los encuestados dijo que escogerían a otro candidato.

Entre los votantes de Trump un 44% dijo que su deseo es que el magnate sea Presidente, mientras mi un 55% aseguró que su voto es en contra de Clinton.

Entre los votantes que respaldan a Clinton un 57% dijo querer elegir a la ex Primera Dama, mientras un 43% dijo votar en contra de Trump.

“Los electores tejanos parecen estar buscando una alternativa. Casi 1 entre 5 participantes dijo que apoyaría a alguien que no fuera ni Trump ni Clinton. Sabemos que hablar no cuesta anda, pero ese número es alto”, comentó la profesora de gobierno de la Universidad de Texas Daron Shaw, quien fue una de las directoras del estudio.

Nada serio

Recientemente Clinton dijo en una entrevista que Texas podría inclinarse a sus filas si minorías como los latinos y afroamericanos salieran a votar en números considerables.

Pero aunque Clinton ha coqueteado con Texas no hay mucha evidencia que muestre que su campaña está haciendo un esfuerzo serio por ganar el estado.

La campaña y sus grupos de apoyo no han realizado movidas estratégicas para comprar anuncios en el estado, lo que es un parámetro concreto de interés.

Aunque sus asesores han enfatizado que el esfuerzo será de 50 estados, se están enfocando en áreas claves.

En Florida, Colorado y Nevada ya contrataron a directores estatales y están moviendo a su gente y recursos en áreas como New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania, Iowa y Wisconsin.

En 2012 Mitt Romney ganó Texas con un 57% de los votos, mientras Barack Obama obtuvo un 41%.

Lea también:

Más contenido de tu interés