Elecciones 2016

El acuerdo comercial de Obama que puede complicarle las cosas a Hillary Clinton en la Casa Blanca

Tras una larga negociación, el polémico tratado de libre comercio con países de la cuenca del Pacífico llegó a una calle sin salida este año y amenaza con complicar un eventual gobierno de la demócrata.
5 Sep 2016 – 10:59 AM EDT

El Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) amenaza con crearle un problema práctico a la candidata demócrata, Hillary Clinton, pues, de ganar la presidencia, podría complicarle el inicio de su mandato al languidecer y generar nuevas disputas en el Congreso.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, dijo que el acuerdo comercial “tiene serias fallas y no tendrá un voto este año”. Su opinión no es un simple juego político republicano respecto al trato que busca afianzar la relación comercial entre Estados Unidos y 11 países de la cuenca del Pacífico: Chile, Perú, México, Canadá, Japón, Australia, Brunei, Malaysia, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam.

McConnell controla la agenda del Senado y si dice que no se realizará un voto, las esperanzas de aprobar el tratado en el periodo de trabajo posterior a las elecciones, que es siempre considerado como uno de bajo rendimiento ( lame duck session, como se le conoce en el lenguaje político de Washington) está perdido.

Esa era la esperanza de muchos que apoyan el TPP, incluyendo la Casa Blanca, que a principios de mes formalizó una notificación al Congreso respecto a sus intenciones de mandar el proyecto de ley necesario para aprobar el TPP.

Y esa era la secreta esperanza también en la campaña de Clinton, para evitarle a la candidata el trago amargo de manejar el TPP con el Congreso, en caso de salir elegida.

El acuerdo ya le ha costado más de un dolor de cabeza en este ciclo electoral.

Cambio de posición

Durante su tiempo como secretaria de Estado, Clinton apoyó el TPP. Al inicio de su campaña mantuvo esa posición. Luego, la revolución política de su contendiente por la nominación demócrata Bernie Sanders inclinó al partido más hacia la izquierda y una de las víctimas de ese cambio fue el TPP.

Sanders se opuso desde el principio diciendo que era devastador para las familias trabajadoras, ya que permitiría que las corporaciones se llevaran los puestos de trabajo al exterior.

Clinton dijo recientemente en Michigan que “parará cualquier tratado de libre comercio que elimine trabajos o disminuya salarios, incluyendo el TPP. Me opongo a él ahora, me opondré después de la elección y me opondré como presidente”.

“Clinton está en una situación difícil”, aseguró a Univision Noticias Beatriz Cuartas, directora del programa de Administración Política en George Washington University.

“No hay duda de que los dos partidos tienen interés en el TPP. A ella le tocó tomar esa posición, porque necesita el apoyo de los seguidores de Sanders. Aunque lidera en las encuestas, eso no implica que ya ganó la guerra”, agregó.

Sanders fue uno de los primeros en celebrar la decisión de McConnell. “Son buenas noticias para los trabajadores estadounidenses”, declaró.

El senador incluso destacó el cambio que tuvo McConnell, quien antes se había mostrado abierto a acelerar la aprobación del TPP en el Senado y se atribuyó el crédito.

“Lo que cambió es que el pueblo americano envió un mensaje fuerte y claro respecto a que están cansados de que las grandes corporaciones envíen plantas de manufactura y trabajos al extranjero”, agregó.

Más allá

Ahora, luego de las declaraciones de McConnell, Clinton tiene una pista aún más complicada.

Grupos progresistas como CREDO y Democracy for America, además de sindicatos, están presionando a la ex primera dama para que tome una posición más extrema sobre el TPP.

Las organizaciones coincidieron en que la actual postura de Clinton es un avance, pero quieren más.

Ambas organizaciones circularon una petición a mediados de agosto para presionar a Clinton a que tome una postura distinta y “presione a la Casa Blanca y al liderazgo demócrata para oponerse a cualquier voto sobre TPP en el Congreso”.

Con la decisión de McConnell Clinton podría tomar una postura más extrema sobre el tratado antes de la elección, sin embargo, las palabras tienen eco después de noviembre y hay consecuencias ineludibles al eliminar el acuerdo.

Impacto internacional

Raj Bhala profesor de leyes de comercio internacional en la Universidad de Kansas y autor del libro “Objetivamente TPP”, insistió en que el mensaje de eliminar el acuerdo será de “aislacionismo” para la comunidad internacional y tendrá consecuencias que irán mucho más allá del comercio.

Bhala evaluó el acuerdo con una B. Un promedio entre una A en seguridad nacional y una C en economía.

Este académico aseguró que el eje central de realizar un acuerdo como el TPP es “contener a China”.

“En 2013 , Estados Unidos anunció que daría un giro hacia Asia Pacífico. Parte de eso fue desarrollar una relación más cercana con algunos países para contener a China en política de seguridad y tener mayor poder de negociación en la región”.

Tema pendiente

Si Clinton logra ganar la elección, uno de los primeros temas que le podría causar problemas es el TPP.

Grupos influyentes de empresarios, como la Mesa Redonda de Negocios (Business Roundtable BR), han empujado el TPP por largo tiempo y no pretenden parar ahora.

David Thomas, vicepresidente de BR, explicó a Univision Noticias que han promovido el acuerdo con historias locales y personales respecto a cómo el tratado impacta positivamente a las comunidades a lo largo del país”, además de un cabildeo concreto en el Congreso.

En tanto, el ala progresista y los sindicatos seguirán su oposición al TPP y sin duda cobrarán su palabra de campaña a Clinton respecto al acuerdo.

Tanto Cuartas como Bhala coinciden en que el tratado será aprobado, “quizás bajo otro nombre, con otra forma”, ya que hay demasiados intereses políticos invertidos para eliminarlo por completo.

Pero otro nombre u otra forma ¿serán suficientes para evitarle una guerra política a Clinton en caso de llegar a la presidencia?

Lea también:


Más contenido de tu interés