publicidad
Michael Froman en el Senado en 2015

La mano derecha de Obama en comercio: “El TPP luchará contra la corrupción”

La mano derecha de Obama en comercio: “El TPP luchará contra la corrupción”

El representante de comercio de EEUU habla con Univision Noticias sobre el tratado con 11 países

Michael Froman en el Senado en 2015
Michael Froman en el Senado en 2015

Por Damià S. Bonmatí @damiabonmati, desde Las Vegas

Después de años de secretismo, ahora llegó la divulgación.

La mano derecha del presidente Obama en materia comercial, Michael Froman, volaba hace unos días a Las Vegas. El representante de Comercio de Estados Unidos compartió mesa con varios pequeños empresarios que se dedican a la tecnología y a la exportación para hablar públicamente de algo que se había confeccionado en largas y silenciosas negociaciones diplomáticas.

Hablaron del Acuerdo Transpacífico, el TPP, un enorme tratado comercial que levantará barreras entre Estados Unidos y otros once países. Froman dijo que llegaban tiempos todavía mejores para los empresarios reunidos con él. Si las naciones aprueban el plan, sus exportaciones tendrán mejores oportunidades para vender a países como México, Perú, Australia, Japón o Vietnam.

Sin embargo, los críticos con este tratado creen que levantar barreras comerciales con once países son una amenaza para pequeñas empresas y trabajadores.

Tras el encuentro empresarial en Las Vegas, durante el Consumer Electronics Show, el representante de Comercio de EEUU respondió las preguntas de Univision Noticias:

— En países como México, la economía en negro y la corrupción son una parte innegable del sistema productivo. ¿Cómo el tratado de libre comercio garantiza que los productos que llegan a EEUU no hayan sido salpicados por esa cultura empresarial?

publicidad


— "El TPP responde a un esfuerzo para lidiar con situaciones como esta. La corrupción existe en muchos países pero los gobiernos acordaron que tienen la obligación de tomar medidas anticorrupción y contra ciertos procedimientos criminales. La cultura no cambia de un día para otro, no podemos deshacernos de la corrupción de repente, pero este es un instrumento que podemos usar".

—¿Usar cómo?
— "Este es un punto importante sobre el TPP. Todas estas obligaciones son plenamente ejecutables. En el TCLAN (el tratado de libre comercio de 1994 entre México, Estados Unidos y Canadá) eso no era así. Aquí serán sujetos exactamente a los mismos procesos que en una violación de una obligación de terror".

—¿Con sanciones económicas?
— "En última instancia. Si crees que un país está rompiendo una obligación, sí, pones en marcha una consulta, un panel de arbitraje, presentas el caso y tomas la decisión".

— Ustedes, desde la Casa Blanca, destacan que el TPP mejorará los derechos laborales en los países que van a firmarlo, como México. ¿Cómo?
— "El tratado comercial incluye los cinco principios básicos de la Organización Internacional del Trabajo, como son el derecho a la asociación, a huelga, la prohibición de la discriminación, y provisiones en fuerza laboral y trabajo infantil. Y, además, recoge nociones de condiciones aceptables de trabajo, como salario mínimo, horarios y seguridad laboral. Y permite tomar acciones contra productos hechos por empleo forzado".

—¿Qué acciones se podrán emprender?
— "Todas estas obligaciones son plenamente ejecutables. Si se cree que un país las está incumpliendo, se puede iniciar una acción, como uno puede hacer con cualquier disputa comercial. Y si la acción no se corrige, por último, se pueden imponer sanciones comerciales".

— Pero de ninguna manera se igualará el nivel de salarios de EEUU con México, o Perú, o Vietnam… ¿No es una amenaza para EEUU?
— "Ya hoy en día Estados Unidos compite con los salarios bajos de otros países, pero tenemos ventajas competitivas: las infraestructuras, el estado de derecho, la cultura emprendedora y la energía asequible, todo eso construye un entorno que atrae a muchos para invertir".

— ¿Pero, con el tratado, EEUU no se verá todavía más enfrentada a esos salarios bajos de otros países?
— "Bajo los nuevos acuerdos comerciales, ambas partes pueden hacer caer barreras que, de otra manera, nos forzarían a mover la producción a otro país. Además, aumentarán los estándares laborales y ambientales en los otros once países para que todos estemos en un nivel similar. Ayuda a promover la producción estadounidense".

— La administración Obama siempre destaca el impulso que el TTP será para los empleos de alta remuneración. ¿Y qué pasa con los trabajadores con salarios bajos? Una parte de los hispanos tienen empleos de baja remuneración, formación inferior a la universitaria, trabajos físicos…

publicidad


— "El sentido general es que, cuando estamos en una economía con casi pleno empleo, como en EEEU ahora, con un desempleo del 5%, lo que hacen los tratados de libre comercio es mejorar los empleos bien pagados y la productividad. Los empleos vinculados a la exportación suelen estar un 18% mejor pagados que los trabajos sin vínculo al mercado exterior en ese mismo sector. Y entre las minorías, como los hispanos, esa diferencia salarial todavía es más alta. Son empleos que crecen más rápido y son más resistentes. El TPP quiere mejorar las exportaciones, por lo tanto, se combatirá así la estagnación y la desigualdad salarial".

— La economía no siempre está en el pleno empleo, es cíclica. ¿Cree que con el TPP los empleos de baja calificación estarán más en peligro que antes?
— "Ya somos una economía abierta que compite con trabajos de baja remuneración de otros países. La cuestión es igualar estas barreras y jugar todos en el mismo nivel".

Para comentarios, ideas y críticas, pueden contactar al autor de esta historia a través del email dbonmati@univision.net o Twitter.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad