null: nullpx
Universidades

Estudiantes demandan a 8 universidades élite tras el escándalo de fraude en el proceso de admisiones

Dos estudiantes acusan a cada una de las universidades -entre las que destacan Yale, Stanford y Georgetown- de ser "negligentes al no mantener los protocolos adecuados y las medidas de seguridad para garantizar la santidad del proceso de admisión.
14 Mar 2019 – 6:15 PM EDT

Dos estudiantes de la Universidad de Stanford presentaron una demanda este jueves contra ocho de las universidades élite envueltas en uno de los mayores escándalos de fraude en el proceso de admisiones.

Las universidades demandadas son Yale, la Universidad del Sur de California (USC), Stanford, UCLA, la Universidad de San Diego, la Universidad de Texas, la Universidad de Wake Forest y la Universidad de Georgetown.

El FBI anunció este martes que le presentó cargos a 50 personas, entre ellas estrellas de televisión, como parte de una investigación masiva por soborno y fraude en los procesos de admisiones.


Las estudiantes Erica Olsen y Kalea Woods ahora acusan a cada uno de esos centros de estudio de ser "negligentes al no mantener los protocolos adecuados y las medidas de seguridad para garantizar la santidad del proceso de admisión", según los documentos de la demanda.

Si un juez otorga la clasificación de demanda colectiva ( class-action lawsuit, en inglés) potencialmente podrían unirse miles de estudiantes más.

La demanda reclama más de 5 millones de dólares en daños y dice que, como resultado de la estafa, "estudiantes no calificados se abrieron camino por las listas de admisión de universidades altamente selectivas, mientras que a aquellos estudiantes que cumplían las reglas y no tenían padres que sobornaban a la universidad se les negaba la admisión".


La queja afirma que las universidades "sabían o debieron haber sabido de estas prácticas corruptas porque los fondos" que se usaban como sobornos para obtener la admisión de los hijos de padres ricos "a menudo ingresaban en las cuentas de la Universidad y de personalidades destacadas de la Universidad, como entrenadores y directores a cargo".

Además, la demanda dice que "Olsen también ha sido perjudicada porque es una estudiante de la Universidad de Stanford, que es parte del escándalo del fraude. Alega que su título ahora ya no vale tanto como antes, "porque sus posibles empleadores ahora pueden cuestionar si fue admitida a la universidad por sus propios méritos, o si tiene padres que estaban dispuestos a sobornar a los funcionarios escolares".

El documento de la querella añade que cuando la otra estudiante que demanda, Woods, aplicó a USC, "nunca se le informó que el proceso de admisión en la USC era un proceso injusto y fraudulento en el que los padres podían comprar el ingreso a la universidad con sobornos y trucos deshonestos”.

"Si hubiera sabido que el sistema en la USC estaba deformado y torcido a favor de algunos a través del fraude, ella no habría gastado el dinero para aplicar a la escuela. Tampoco recibió lo que pagó: un proceso de admisiones justo”, dice la demanda, la cual señala que Woods había pagado 85 dólares por su solicitud a USC.

Las estudiantes también demandan a William "Rick" Singer, quien se declaró culpable de ser la cabeza detrás de la estafa y a su compañía de asesoramiento para entrar a la universidad, Edge College & Career Network. Además, demandan a The Key Worldwide Foundation, una organización de caridad falsa que manejaba Singer supuestamente para estudiantes de bajos recursos, pero que en realidad era la fachada para lavar el dinero de los sobornos, dinero que los padres luego recibían de vuelta en el reembolso de sus impuestos.

De los nombres más sonados en la investigación están la actriz Felicity Huffman, conocida por su papel en el programa de televisión 'Amas de casa desesperadas' ( Desperate Housewives, en inglés), y Lori Loughlin, de la serie 'Tres por tres' ( Full House,en inglés), según documentos judiciales.

Varios funcionarios universitarios y entrenadores de deportes de las instituciones han sido despedidos. La directora ejecutiva asociada de atletismo de USC, Donna Heinel, y el entrenador en jefe del equipo de waterpolo femenino y masculino, Jovan Vavic, fueron despedidos este martes en relación con la investigación, según dijo USC.

Las universidades han recalcado que, según el caso que lleva el fiscal federal Andrew Lelling, no han sido acusadas sino que son víctimas también de la estafa.

"La USC no ha sido acusada de ningún delito y continuará cooperando plenamente con la investigación del gobierno", escribió la universidad en un comunicado. "USC está llevando a cabo una investigación interna. Donna Heinel y Jovan Vavic han sido despedidos y la universidad tomará acciones de empleo adicionales según corresponda. USC está en el proceso de identificar los fondos recibidos por la universidad en relación con esta supuesta estafa. Además, la universidad está revisando sus procesos de admisión en general para garantizar que tales acciones no ocurran en el futuro".

Mejores universidades públicas de EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad