null: nullpx
Logo image
Coronavirus

Dos senadores republicanos siguen presionando para extender el cheque de ayuda a los estadounidenses con matrimonios mixtos

Los senadores Marco Rubio (Florida) y Thom Tillis (Carolina del Norte) continúan presionando para asegurarse de que los ciudadanos estadounidenses casados con extranjeros indocumentados reciban los mismos cheques de $ 1,200 que recibieron decenas de millones de personas cuando comenzó la pandemia.
26 Jul 2020 – 11:12 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Dos senadores republicanos están presionando para extender la entrega de los cheques de estímulo por el coronavirus del próximo paquete de ayuda nacional a cerca de 2 millones de personas que hasta el momento han quedado excluidas, incluso a pesar de ser estadounidenses.

Los senadores Marco Rubio (Florida) y Thom Tillis (Carolina del Norte) continúan presionando para asegurarse de que los ciudadanos estadounidenses casados con extranjeros indocumentados reciban los mismos cheques de $ 1,200 que recibieron decenas de millones de personas cuando comenzó la pandemia.

Por orden de la Casa Blanca, ese grupo, de aproximadamente 1.7 millones de estadounidenses, fue excluido de la Ley CARES, a través de la cual se proporcionaron cheques y pagos, según fuentes con conocimiento de las negociaciones de marzo, citadas por el medio The Hill, que no logró conseguir comentarios de La Casa Blanca.

Rubio, presentó la legislación en junio junto con Tillis para rectificar el asunto, y ahora están luchando para incluir su medida en el próximo paquete de ayuda por el coronavirus, que, según dio a conocer el secretario del Tesoro, presentará este lunes el Partido Republicano.

"El senador Rubio cree que a ningún estadounidense se le debe negar un cheque de estímulo federal porque
estén casados con alguien que no es ciudadano estadounidense", dijo el jueves una portavoz de Rubio.

Este esfuerzo de los dos senadores republicanos apela no solo a que los ciudadanos estadounidenses no deben ser excluidos de la ayuda del gobierno en función de con quién se casaron, si no que también es un señalamiento a su propio partido de que no es momento para restarse más votos, cuando faltan exactamente 100 días para las elecciones generales y los números de las encuestas muestran a Trump por detrás y posibilidades de que el Partido Republicano pierda la mayoría en el Senado.


"La buena noticia sobre esta propuesta es que es obvio: cualquier miembro del Partido Republicano que no vote a favor seguramente será atacado por no ser justo o equitativo y sus motivaciones serán cuestionadas", dijo a The Hill Al Cárdenas, co-presidente de la American Business Immigration Coalition y ex presidente del Partido Republicano de Florida.

"Para los ciudadanos estadounidenses ser tratados una vez más de manera dispar en tiempos difíciles es mezquino y no tiene lógica", agregó.

El grupo de Cárdenas, junto con la Iniciativa Libre afiliada a Koch y la Conferencia de Obispos Católicos de EEUU, están apelando directamente a los líderes republicanos del Senado para que incluyan la propuesta en el próximo proyecto de ley, que debe presentarse este lunes.

La propuesta en sí es una variación de una propuesta demócrata que fue rechazada en anteriores debates bipartidistas sobre posibles leyes de ayuda por el coronavirus.

La iniciativa demócrata proponía enviar el cheque de estímulo a todos los contribuyentes, incluidos aquellos que, aunque indocumentados, presentan impuestos utilizando un número de identificación de contribuyente individual (ITIN).


Los ciudadanos extranjeros pueden optar por usar un ITIN para presentar impuestos en los Estados Unidos por una variedad de razones, pero una de las más comunes es que permite que los inmigrantes indocumentados, que no son elegibles para números de Seguro Social, también paguen impuestos.

Cuando la administración y los negociadores del Senado republicano rechazaron la propuesta, también se excluyeron a 1.7 millones de cónyuges ciudadanos estadounidenses, que tampoco recibieron sus cheques de ayuda de $1,200.

Los cheques tampoco se enviaron a 9.9 millones de inmigrantes indocumentados ni a 3.7 millones de hijos de ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes titulares de ITIN, según un informe del Instituto de Política de Migración.

Su exclusión de la Ley CARES, la herramienta legal que proporcionó las ayudas, sorprendió a muchos conservadores pro-inmigración.

"Esperaba que fuera solo un descuido", dijo Daniel Garza, director ejecutivo de la Iniciativa Libre, un influyente grupo hispano dentro de la red política financiada por los hermanos Koch.

"Necesitan repararlo, arreglarlo, no repetirlo nunca más", dijo Garza sobre la exclusión de los casi 2 millones de estadounidenses. "Es una cuestión de justicia absoluta".

Excluir a los ciudadanos estadounidenses del alivio económico por sus matrimonios ha abierto un espacio de expresión a los conservadores a favor de la inmigración, que también señalan los peligros politicos de esta exclusión intencionada, a 100 días de las elecciones.

En una carta a McConnell y los líderes republicanos del Senado la semana pasada, la Coalición de Inmigración Empresarial Estadounidense dijo que el proyecto de ley de Rubio proporcionaría cheques de estímulo a 291,000 ciudadanos en Texas; 81,000 en Florida; 31,000 en Carolina del Norte; 16,000 en Wisconsin; 30,000 en Colorado; y decenas de miles en otros estados.

Pero los partidarios del proyecto de ley de Rubio y Tillis tendrán que convencer no solo a los republicanos del Senado, sino también a las figuras más intransigentes con el tema migratorio en la Casa Blanca, como el asesor Stephen Miller, que podrían evitar que la propuesta tome auge y consiga prosperar, incluso cuando comiencen las negociaciones con los demócratas.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés