null: nullpx
Derechos humanos

ONU pide protección para Gustavo Castro, activista mexicano en Honduras

Michael Forst llamó a “garantizar que la vida del señor Castro Soto no corra más riesgos”.
10 Mar 2016 – 4:41 PM EST


Michael Forst, relator especial de la ONU sobre la Situación de los Defensores de los Derechos Humanos, solicitó al gobierno de Honduras “ garantizar que la vida del señor Castro Soto no corra más riesgos”, además de que expresó preocupación por la seguridad del mexicano en aquel país centroamericano.

El ambientalista mexicano Gustavo Castro Soto resultó herido en el atentado en el que fue asesinada la activista Berta Cáceres el 3 de marzo pasado en La Esperanza, al oeste de Honduras.

Castro Soto trató de volver a México el 7 de marzo, cuatro días después de los trágicos hechos. Sin embargo, las autoridades hondureñas lo interceptaron en el aeropuerto de Tegucigalpa, pues consideran que su declaración será clave para resolver el crimen de Cáceres, por lo que lo consideran como testigo protegido.

En el comunicado emitido por la ONU, Forst dice al Estado hondureño que el asesinato de la ambientalista es una trágica llamada de atención “para que prevenga estos actos de violencia y proteja a los defensores de derechos humanos llevando a los responsables ante la justicia”.

Para resolver el crimen de Cáceres, el gobierno del país centroamericano debe realizar una investigación “inmediata, independiente e imparcial”, dijo Forst, a cuya solicitud se unieron Maina Kiai –Relator Especial sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica y de asociación--; David Kare – Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y de expresión; y John Knox –Relator Especial sobre la cuestión de las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el disfrute de un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible.

Postura del gobierno mexicano

“El Gobierno de México (…) mantiene contacto permanente con el señor Castro Soto y le brinda el apoyo y la protección consular a la que tiene derecho bajo la legislación mexicana y la Convención de Viena de Relaciones Consulares, siempre con pleno respeto de las leyes hondureñas”, dijo la cancillería mexicana a través de un comunicado difundido la tarde de este jueves.

La SRE asegura que el gobierno de Honduras le “ha asegurado que está adoptando todas las medidas necesarias para proteger la vida y la integridad del testigo. La Embajada de (…) pidió que se permita al señor Castro retornar a México lo antes posible, desde donde seguirá colaborando con el proceso de investigación”.

Finalmente, la dependencia sostiene que “ el connacional ha mostrado plena disposición para colaborar con la Fiscalía en todos los requerimientos que le han solicitado, con el fin de contribuir a esclarecer los hechos y encontrar a los responsables”.

Por su parte, Dolores Jiménez, embajadora de México en Honduras, declaró en entrevista televisiva que Castro “fue víctima y testigo de un delito de alto impacto y es un testigo clave, por supuesto que es preocupante su seguridad física”.

Sin embargo, aseguró que el cónsul Pedro Barragán “ha estado de tiempo completo” con Castro, y dijo que el gobierno de Honduras “se ha comprometido a otorgarle todas las medidas de protección a las que tiene derecho”, cita la web del periódico mexicano Milenio.

El temor de la familia

En tanto, familiares del activista mexicano pidieron este jueves una mayor protección para él y aseguraron que la jueza del caso parece predispuesta a acusarlo del crimen.

"Consideramos que la embajada de México en Honduras debe redoblar los esfuerzos para restituir los derechos a Gustavo Castro y proteger su integridad física y psicológica (...) frente a una detención ilegal en Honduras y el peligro de su criminalización", dijo Oscar Castro, hermano del activista, en rueda de prensa.

Oscar Castro explicó a la AFP que su hermano testificó ante el juzgado que él estaba despierto y vio a uno de los asesinos, que fue quien le disparó "a él directamente con la intención de darle en la cabeza".

Gustavo pudo ver al asesino sin capucha "y por eso es testigo clave" en la investigación del crimen, indicó su hermano.

"El reconocimiento facial a través de fotografías lo puede hacer (Gustavo) desde México", sugirió Oscar y añadió que la fiscalía tiene un retrato hablado hecho con la información que dio su hermano.

Oscar Castro denunció que la jueza que lleva el crimen, Victorina Flores, inhabilitó a la abogada que ellos nombraron, Ivania Galeano, y se niega a dar copia escrito del testimonio.

"Con estos indicios tememos que (la jueza) esté predispuesta a fincar responsabilidades penales a Gustavo Castro, víctima, testigo y defensor de derechos humanos", subrayó Oscar.

LEA TAMBIÉN:


Publicidad