publicidad

ICE busca deportar a una joven salvadoreña que iba a casarse con un ciudadano estadounidense

ICE busca deportar a una joven salvadoreña que iba a casarse con un ciudadano estadounidense

Wendy Miranda, quien huyó de El Salvador tras presenciar un asesinato, podría estar en peligro de muerte si es deportada tan pronto como este viernes, dice su abogada.

"Si es deportada la van a matar", dice el novio de la salvadoreña que ICE quiere expulsar Univision

Robert Paulino recibió la llamada el jueves en la mañana, unas horas antes de la fecha en que tenía pautada su boda.

Una voz femenina en el teléfono se identificó como la amiga y compañera de celda de Wendy Miranda, su prometida, quien hasta entonces estaba recluida en el centro de detención de inmigrantes del condado de Irwin, en Georgia.

La mujer le dio a Paulino, un ciudadano estadounidense de 21 años, la mala noticia: agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) habían sacado a su novia de su celda a las 3 de la mañana y se la llevaron a un lugar desconocido para que esperara su deportación a El Salvador.

Read this story in English

Miranda había llegado a Estados Unidos en 2008, tras ser testigo de un asesinato de maras en su vecindario. Ella solicitó asilo y se fue a vivir con su madre en Durham, Carolina del Norte, donde conoció a Paulino en la escuela secundaria.

El pedido de asilo de Miranda fue negado evantualmente en agosto de 2016 y le fue emitida una orden de deportación. Ella siguió batallando contra su expulsión solicitando una serie de suspensiones de deportación, pero finalmente fue detenida el pasado 22 de marzo.

Wendy Miranda and Roberto Paulino and friends
Wendy Miranda and Roberto Paulino and friends

A solo horas de que Miranda, de 23 años, sea deportada en un vuelo a El Salvador, Paulino está cada vez más desesperanzado sobre el futuro de quien ha sido su novia por seis años.

"No puedo comer. No puedo dormir. Me da náusea pensar en ello", dijo el novio entre lágrimas en una entrevista telefónica con Univision Noticias desde Atlanta. "Wendy ni siquiera tiene familia en El Salvador. No tiene a dónde ir. Y no tengo manera de protegerla allá".

A la madre de Miranda, Sandra, también le preocupa lo que le puede suceder a su hija si este viernes es enviada de vuelta al país del que huyó hace nueve años.

"No tiene un lugar donde vivir ni a dónde ir", dijo. "Tiene tanto miedo de regresar. Ella es otra persona ahora".

publicidad

Paulino pasó el jueves intentando averiguar dónde está su prometida, pero los agentes de ICE no daban respuesta.

Un portavoz de la agencia dijo a Univision Noticias el jueves en la tarde que Miranda seguía detenida en Georgia, mientras que un funcionario que maneja expulsiones desde la oficina de Atlanta dijo que ella está en Alexandria, Louisiana.

"ICE tomó custodia de Wendy Miranda, una ciudadana salvadoreña presente ilegalmente (en EEUU), el 22 de marzo en Charlotte, Carolina del Norte, luego de que pasara por el debido proceso frente a cortes federales de inmigración", afirmó Bryan Cox, director de comunicaciones de ICE en la región sur.

Pero la historia no termina ahí, dice la abogada de Miranda, Nardine Guirguis, quien presentó una moción para reabrir el caso de Miranda la semana pasada acompañada de una suspensión de emergencia de su deportación basada en "un cambio sustancial de circunstancias".

Wendy and Roberto Paulino
Wendy and Roberto Paulino

Guirguis asegura que este cambio reciente —sobre el cual no elaboró— le hace pensar que la vida de Miranda está en grave peligro si regresa a El Salvador y que su deportación "podría resultar en su muerte".

El esfuerzo de última hora de la abogada para que ICE considere un pedido de asilo de emergencia y una entrevista de miedo razonable no ha tenido frutos.

El congresista G.K. Butterfield, de Carolina del Norte, también ha abogado por Miranda, enviándole una carta a ICE este jueves pidiendo que se retrase su deportación hasta que ella pueda "usar todas sus opciones legales".

"Miranda no tiene antecedentes criminales y no parece ser una amenaza a la seguridad pública o la seguridad nacional. Al contrario, antes de la orden ejecutiva de Trump de enero y el memorando de implementación del secretario Kelly de febrero, Miranda no era prioridad de deportación y ICE le había concedido tres suspensiones de deportación en 2014, 2015 y 2016", escribió el congresista.

No queda claro si eso será suficiente. Por ahora, Miranda, su familia y su prometido solo esperan un milagro si es que el avión con deportados despega este viernes llevándola de regreso a El Salvador.

"Es demasiado duro, es demasiado para mí", dijo Paulino entre lágrimas. "Necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir. Es horrible".

Ve también:

En fotos: El inmigrante que salvó a una mujer de morir en McDonalds y otras 7 historias de héroes cotidianos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad