null: nullpx
Crisis en Venezuela

Tras la ‘toma de Caracas’, la oposición promete más presión y Maduro contraataca

En el día en que cientos de miles de venezolanos exigieron al CNE que acelere el proceso del referendo revocatorio en las calles de la capital, el presidente dijo tener listo un plan para levantar la inmunidad parlamentaria.
1 Sep 2016 – 7:01 PM EDT

CARACAS, Venezuela.- Más que una marcha, fue una especie de carrera de obstáculos que congregó a cientos de miles de personas en la capital venezolana. Atendiendo el llamado de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), una multitud participó este jueves en la “toma de Caracas” para exigir la celebración este mismo año de un referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

La MUD no la tuvo fácil. Con el argumento de que enfrentaba un “golpe de Estado”, el Gobierno restringió el acceso a la capital de la República, desplegando alcabalas en las principales vías e impidiendo la llegada de autobuses que trasladaban a cientos de manifestantes desde el interior del país. Además, el Ejecutivo encarceló, allanó las residencias y ordenó la detención de una serie de dirigentes opositores, y el presidente Nicolás Maduro reveló que ya tiene listo un decreto para levantar la inmunidad parlamentaria de los diputados.

Incluso las autoridades intentaron evitar que las imágenes de la “toma de Caracas” dieran la vuelta al mundo, prohibiendo el vuelo de drones y aeronaves privadas, y deportando a equipos reporteriles que viajaron al país para transmitir los hechos en directo.


En fotos: Cientos de miles de venezolanos salen a la calle para exigir que el referendo revocatorio se celebre este año

Loading
Cargando galería

“Hoy es el inicio de la etapa definitiva de esta lucha”, destacó la Unidad a través de un comunicado que marcó el cierre de la jornada. La coalición anunció la “agenda de lucha” que desplegará en los próximos días para exigir la realización de la consulta electoral.

El 7 de septiembre tomarán las sedes regionales del Consejo Nacional Electoral (CNE) con la finalidad de demandar la fecha del proceso de recolección de firmas para activar el revocatorio. La Constitución establece que los solicitantes deben reunir las rúbricas del 20% de los votantes, equivalente a unos 4 millones de personas.

El 14 de septiembre se llevará a cabo una “jornada nacional de movilización de 12 horas” en todas las capitales de estado aprovechando que ese día estarán presentes en la isla de Margarita las delegaciones que intervendrán en la Cumbre de los Países No Alineados.

La última actividad convocada por la MUD se llevará a cabo tras recabar el 20% de los autógrafos, bajo el título de la “toma de Venezuela”, y se extendería por 24 horas para “exigir la realización inmediata del referendo revocatorio”. La cúpula del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), encabezada por el propio Maduro, y el CNE han descartado la posibilidad de que la consulte se materialice este año.

Aunque la protesta se desarrolló sin mayores inconvenientes, al final se registraron algunos enfrentamientos entre manifestantes y efectivos policiales. Medios locales informaron que, al menos, 40 personas resultaron apresadas por estos incidentes.

“En una Caracas tomada militarmente por efectivos armados hasta los dientes, con más tanquetas que taxis y más alcabalas que quioscos de periódicos, solo pueden ejercer violencia en las calles aquellos que sean tolerados y alcahueteados por el Gobierno”, declaró el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, quien días antes había advertido la posibilidad de que el chavismo sembrara “falsos positivos” para acusar a sus rivales políticos de promover desórdenes.

Diputados en la mira

El chavismo respondió en la calle a sus adversarios. Mientras la MUD colmaba el este de Caracas, el PSUV se concentró en el oeste para expresar su apoyo al Jefe de Estado. Frente a miles de simpatizantes, el mandatario venezolano arremetió contra la Asamblea Nacional y recalcó que está dispuesto “a todo por la defensa de la patria”.


Maduro cargó en particular contra el presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, asegurando que conocía la existencia de un supuesto plan golpista. “Capturamos un campamento de paramilitares colombianos a 500 metros de Miraflores (palacio de Gobierno) hace dos días, capturamos a importantes dirigentes de la derecha golpista, con planes para colocar bombas, armas, dólares falsos y verdaderos. Con planes para atacar a su propia gente (…) Ramos Allup sabía de todos estos planes, así lo denuncio”, espetó.

“No me retes, no me subestimes, no subestimes al pueblo. Ramos Allup ha demostrado que es un tremendo incapaz (...) muchos dicen que pobrecito, que es un viejito, pero bien coño e’ madre que es”, prosiguió el Jefe de Estado, quien dijo tener “listo el decreto para levantar la inmunidad parlamentaria”.

La ONG Control Ciudadano señaló que suprimir el fuero de los legisladores “violaría el principio de legalidad, el debido proceso y el derecho de acceso a la función pública” que están contenidos en la Carta Magna. “Ni siquiera con un Estado de Excepción se puede suspender la inmunidad de los diputados”, indicó la asociación civil.


Publicidad