publicidad

La moneda de Venezuela cumple un mes en caída libre

La moneda de Venezuela cumple un mes en caída libre

En el mercado negro, el dólar se cotiza siete veces por encima de la tasa oficial. El tipo de cambio paralelo marca los precios de los productos que consumen los venezolanos, que en su mayoría son importados.

Un hombre carga bolívares para cambiar a pesos colombianos

Todos los días los venezolanos se levantan más pobres. “En cada visita al supermercado gastas más y traes menos. Y los repuestos del carro son ‘incomprables’. Un par de amortiguadores costaban el viernes 80,000 bolívares cada uno, y cinco días había aumentado el triple. No los puedo comprar”, confiesa desolado Héctor Vivas, un diagramador de 51 años.

En un mes el bolívar ha perdido el 65,83% de su valor frente al dólar del mercado negro, que marca los precios de todos los productos de la economía local, golpeada por la escasez de los productos básicos y una inflación que ronda 500%. El 1 de noviembre cada "dólar paralelo" se cambiaba hasta por 1,567 bolívares fuertes y este 1 de diciembre el techo era de 4,587 bolívares fuertes.

publicidad

La depreciación del signo monetario local ha abierto un hueco en el bolsillo de los habitantes de un país que depende absolutamente de las importaciones y que sufre una drástica disminución de sus ingresos por la caída del petróleo. Se trata de la mayor devaluación en la historia de Venezuela, donde rige un férreo control de cambio desde 2003.

Una ley prohíbe en Venezuela hablar públicamente del dólar paralelo. El Gobierno solo admite dos tasas oficiales, la más alta de las cuales es siete veces menor a la ilegal de este primero de diciembre.

Nadie tiene la posibilidad de obtener las divisas subsidiadas por la revolución chavista. “Estamos vendiendo menos y más caro. El poder adquisitivo de la gente está por el suelo y nuestra estructura de costos se resiente por el encarecimiento del dólar. Este ha sido el peor año en materia de adquisición de divisas oficiales y esa situación atenta contra cualquier planificación, las deudas con los proveedores internacionales nos están asfixiando”, reconoce un importador de equipos médicos sin disimular su preocupación por un futuro que luce incierto.

La desviación de la economía venezolana es tan profunda que en vísperas de Navidad los empresarios ya no quieren vender. Ninguno tiene forma de calcular el costo de reposición de su inventario. Entre el 28 de noviembre y el primero de diciembre el bolívar se depreció 32%. Los comerciantes están paralizados en un sistema marcado por las excesivas regulaciones, la corrupción y un bolívar hecho polvo cósmico. “Hoy en día vender es perder porque la moneda se devalúa todos los días”, explica el responsable de una tienda de repuestos de vehículos.

Relacionado
Paula Navas, 37 años, madre de siete hijas, padece las consecuencias de...
"No éramos ricos pero comíamos": Así es vivir con hambre en Venezuela
Niños que convulsionan por falta de comida y padres que se acuestan sin comer: la falta de alimentos sacude a los hogares venezolanos

La devaluación unida a la escasez pone contra la pared a los venezolanos. Jimena Ruiz Pantin, una abogada de 36 años, no encuentra en Venezuela las medicinas que su bebé de dos años necesita para tratarse el asma, ni las que ella misma requiere para la hipertensión y la diabetes. “Ahora traerlas de Colombia me costará cuatro veces más, pero sin esos medicamentos mi hija terminaría hospitalizada”, se lamenta.

El Gobierno culpa de la depreciación del bolívar a una página web llamada “DolarToday”, fundada y administrada por tres exiliados antichavistas en Estados Unidos, que diariamente publica la cotización del mercado negro. Pese a que el presidente Nicolás Maduro ordenó bloquear el acceso a esta web, los venezolanos la consultan a cada minuto y la han convertido en la principal referencia del mercado cambiario en Venezuela, con casi 2 millones 600 mil seguidores en Twitter.

Desmontando el argumento chavista, el director de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, responde que “es imposible que una página web sea la culpable de que el precio del dólar paralelo se dispare”. “Con un aumento de la liquidez, sumado al incremento de la demanda de divisas en el mercado negro para poder importar, más la inflación desbordada, ha sucedido lo obvio: una devaluación. Además, el mercado no confía en la posibilidad de que en Venezuela haya un cambio del modelo, de modo que no espera ninguna mejora en el flujo de divisas. Y en ese contexto la estabilidad del dólar sería un milagro”, señaló León en un artículo reproducido por la web Prodavinci.

El control de cambio también es la principal fuente de los escándalos de corrupción en Venezuela. Exministros chavistas han denunciado un desfalco que supera los 300 mil millones de dólares desde que se instaló hace 13 años este sistema con la excusa de evitar la fuga de capitales.

El propio Maduro admitió en enero de 2014 que el Gobierno “no ha alcanzado la eficiencia necesaria para cerrarle los caminos a los que viven de la apropiación de dólares baratos, a quienes tienen un ancho margen de maniobras para ejercer la especulación comercial y perpetrar la reventa cotidiana de divisas, a quienes no les importa en lo más mínimo desangrar a nuestra Venezuela”. En la revolución socialista y antiimperialista forjada por Chávez y sostenida por Maduro, el dólar norteamericano es el objeto del deseo.

publicidad

Vea también:

Venezuela: imágenes de un país al borde del colapso

Venezuela: imágenes de un país al borde del colapso
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad