null: nullpx
Convención Demócrata

Los demócratas responden a Trump con una exhibición de diversidad

En su primer día de Convención Nacional en Filadelfia, el Partido Demócrata puso en escena un verdadero show para mostrar la diversidad de la sociedad estadounidense y en el que se escuchó mucho hablar español.
26 Jul 2016 – 11:28 PM EDT

FILADELFIA, Pennsylvania- En el primer día de la Convención Nacional Demócrata que se realiza en Filadelfia participaron catorce veces más oradores hispanos que en toda la Convención Republicana de la semana pasada en Cleveland.

Catorce hispanos subieron al podio en el Wells Fargo Arena y al menos cuatro de ellos dieron en español parte de sus discursos o, como el representante por Illinois Luis Gutiérrez, cerraron su intervención con un rítmico “Sí se puede” coreado por la audiencia.

Un inmenso contraste con Cleveland, Ohio, donde hubo que esperar al tercer día de sesiones para que el representante a la Asamblea de Kentucky, Ralph Alvarado, ofreciera un corto mensaje en la lengua de sus padres invitando a votar por Donald Trump.

La desproporción indica que el programa de la reunión demócrata buscaba darle una respuesta al evento criticado por ser más "blanco" que montaron los republicanos la semana pasada.

133 vs 700

En Cleveland, de acuerdo con datos suministrados por los organizadores hubo 133 delegados que se definieron como hispanos, de los más de 2.500 elegidos. En Filadelfia, los demócratas estiman que unos 700 pertenecen a la comunidad, casi una sexta parte del total.

La diferencia se ve también en los temas tratados en ambas reuniones, incluso aquellos que son en apariencia comunes para ambos partidos pero para los que proponen soluciones radicalmente diferentes, como la eternamente pospuesta reforma migratoria.

En medio de ocasionales videos que mostraban a "Trump en sus propias palabras", los oradores hablaron ampliamente de los derechos de la comunidad LGBT y hubo referencias al "Black Lives Matter", un movimiento que en Cleveland fue criticado por "racista" por algunos oradores conservadores.

La idea de EEUU como una sociedad abierta, inclusiva se mostró a todo lo largo de la jornada en Filadelfia, cuyo tema central era “unidad”, con el doble foco en la cohesión social que los demócratas consideran en peligro por el discurso divisivo de Donald Trump y en la facción potencialmente “rebelde” de quienes apoyaron al senador Bernie Sanders.

Otras caras

Sin que exista todavía una estadística oficial por parte de los organizadores, una simple vista comparativa de quien asistió a ambas convenciones permite concluir que el encuentro en Filadelfia representa mucho mejor la variedad de la sociedad estadounidense que el de Cleveland.

En el cónclave demócrata, el sonido del castellano desde el podio fue recibido con aplausos y gritos entusiastas por los asistentes. Cuando el candidato a senador por Nueva York Adriano Espalliat dijo orgulloso que sería la primera persona en llegar al Congreso que había sido indocumentada hubo vítores por el cumplimiento de eso que llaman el “sueño americano”.

Cuando la Dreamer Astrid Silva contó su experiencia cruzando el Río Grande en balsa de neumáticos con tan solo cuatro años o cuando la niña Karla Ortíz, de 11 años, estadounidense hija de indocumentados hablo del miedo a que sus padres sean deportados, el público siempre reaccionó con emoción, alguno con lágrimas.

Entre los republicanos la semana pasada algunos mostraron a Univision Noticias su complacencia (su alivio, podría decirse) porque Alvarado no fuera abucheado, aunque se pudo ver a algunos levantando carteles relativos al muro que propone hacer Trump en el frontera con México, pese a que el congresista pedía el voto para los republicanos en español.

Todavía está muy fresco el recuerdo de Tampa 2012, convención en la que la puertorriqueña Zoraida Fonalledas fue abucheada por sus propios compañeros de partido que le gritaban “English Only”, disgustados con su fuerte acento hispano.

De otro tono

Hispanos y no hispanos, todos los que se dirigieron la noche del lunes a la convención hablaron en contra de la retórica discriminatoria de Trump.

En Cleveland, al hablar de migración se hacía énfasis en la seguridad y particularmente en el cierre de fronteras para controlar la "amenaza" del exterior.

Los demócratas han hablado la noche del lunes del tema más como un problema social que niega oportunidades a personas trabajadoras que podría colaborar con el desarrollo del país.

El asunto es que con posiciones tan diametralmente opuestas, se hace cada vez más difícil una síntesis que permita acercar posiciones para hacer los cambios legales necesarios en el Congreso.

“Mi familia nunca cruzó la frontera, la frontera nos cruzó a nosotros”, dijo la actriz Eva Longoria en un momento de su intervención, usando una frase escuchada en otras ocasiones en otras voces, pero que ilustra bien la diferencia de enfoque entre ambos partidos.

Las convenciones, son la misma cosa y son tan diferentes.

Lea más:


Publicidad