null: nullpx
Comercio exterior

Trump provoca otro conflicto comercial ante la posibilidad de gravar la importación de autos y repuestos

El mandatario estadounidense ordenó al Departamento de Comercio un estudio sobre importaciones de vehículos y piezas de repuesto, con miras a aplicar fuertes tasas aduaneras que, según The Wall Street Journal, llegarían a 25%. Los fabricantes nipones Toyota, Nissan y Honda, y en Europa ya resienten el impacto del anuncio.
24 May 2018 – 05:04 AM EDT
Comparte
Carros en el puerto de Tacoma, estado de Washington. Crédito: Ted S. Warren/AP

Apenas a cinco días de haber puesto pausa a la escalada de medidas y amenazas mutuas entre Estados Unidos y China en materia comercial, se abrió este miércoles un nuevo frente con una orden del presidente Donald Trump que podría desembocar en la aplicación de nuevas tasas aduaneras a las importaciones de vehículos y autopartes en Estados Unidos, según un comunicado de la Casa Blanca.

El argumento es el mismo que empleó Trump anteriormente cuando impuso aranceles a la importación de acero y aluminio: el impacto sobre la seguridad nacional estadounidense. Pero el correlato político, en clave interna, viene asociado a su prédica de "Estados Unidos primero", con la que busca recuperar empleos del sector manufacturero que, según afirma, se han perdido frente a competidores extranjeros.

"Le solicité al secretario (de Comercio Wilbur) Ross comenzar un estudio bajo la Sección 232 sobre las importaciones de vehículos, incluidos camiones y piezas de repuesto", indicó Trump, citado en el texto.

"Las industrias básicas como las de los automóviles y las piezas automotrices son fundamentales para nuestra fortaleza como nación", señaló el mandatario en su declaración.

No tardó el secretario de Comercio, Wilbur Ross, en responder a la petición de Trump. "Hay evidencia que sugiere que, durante décadas, las importaciones del exterior han erosionado nuestra industria automotriz nacional", señaló en un comunicado.

"El Departamento de Comercio llevará a cabo una investigación exhaustiva, justa y transparente sobre si tales importaciones están debilitando nuestra economía interna y pueden perjudicar la seguridad nacional", expresó Ross.

En su comunicado anunciando la investigación, el Departamento de Comercio citó cifras que muestran que el empleo en Estados Unidos en la fabricación de automóviles había disminuido un 22% entre 1990 y 2017.

Cargando Video...
Donald Trump contempla imponer 100,000 millones de dólares en aranceles a China


Según adelantó el diario The Wall Street Journal este miércoles, Trump estaba solicitando aranceles de hasta 25% para la importación de vehículos a Estados Unidos.

Citando fuentes de la industria automotriz, el WSJ dijo que las eventuales nueva medidas probablemente enfrentarían una oposición significativa de los socios comerciales y concesionarios de autos que venden los vehículos importados.

Esta vez lo resentiría con especial intensidad Japón, uno de los principales aliados políticos y socios comerciales de Washington. En efecto, la bolsa de Tokio ya acusó este jueves el golpe del anuncio. Las acciones de los fabricantes nipones Toyota, Nissan y Honda perdían a mitad de la jornada entre 1.75% y 2.75%.

"La industria automotriz es extremadamente importante. Medidas restrictivas de esta magnitud podrían perturbar seriamente el mercado, esto sería completamente deplorable", dijo ante la prensa el ministro japonés de Comercio e Industria, Hiroshige Seko.

Y la Comisión Europea señaló este mismo jueves que los aranceles de EEUU a los automóviles son "difíciles de entender", mientras que la alemana VolksWagen denunció el proteccionismo del gobierno de Trump.
"Nadie se beneficia a largo plazo del proteccionismo unilateral", dijo un vocero de la automotriz germana.


El anuncio llega dos días después de que China dijo que rebajaría sus tasas a la importación de vehículos del 25% al 15%, en un gesto para atajar a tiempo la anunciada guerra comercial y equilibrar la balanza comercial bilateral con Estados Unidos.

Además de los aranceles de un 25% al acero y un 10% al aluminio, el Gobierno estadounidense ha amenazado con imponer gravámenes al comercio de bienes por 50,000 millones de dólares con China, debido a quejas sobre propiedad intelectual.

En un reciente mensaje referido a las conversaciones comerciales con China, Trump dijo que, aunque las discusiones avanzaban bien, "al final probablemente tendremos que usar una estructura diferente" en las negociaciones.

Ahora, ante la posibilidad de que Trump adopte medidas proteccionistas en el sector automotriz, los gobiernos de Japón, China y Corea del Sur dijeron que supervisarían la situación, mientras que Pekín, que cada vez mira más a Estados Unidos como un mercado potencial para sus automóviles, agregó que defenderá sus intereses.

"China se opone al abuso de las cláusulas de seguridad nacional, que puede dañar seriamente los sistemas comerciales multilaterales y alterar el orden del comercio internacional normal", dijo Gao Feng, portavoz del Ministerio de Comercio, en una rueda de prensa regular en Pekín.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés