null: nullpx
Comercio exterior

China da otro paso para desactivar la guerra comercial y reduce aranceles a la importación de automóviles

El ministerio chino de Finanzas anunció este martes que rebajará de 25% a 15% las tasas a la importación de carros a partir de julio, una medida que también se aplicará a las piezas de recambio.
22 May 2018 – 07:09 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

China reducirá del 25% al 15% los aranceles que aplica a los vehículos importados a partir de julio, anunció este martes el ministerio de Finanzas, pocos días después del anuncio de un acuerdo con Estados Unidos para poner fin a la guerra comercial desatada tras el anuncio del presidente Donald Trump de imponer fuertes tasas al acero y el aluminio.

Fue el pasado domingo cuando el secretario del Tesoro Steven Mnuchin anunció que la guerra comercial de Estados Unidos con China quedó en pausa, mientras se prosiguen las negociaciones para armonizar los intereses de ambos países.

La rebaja arancelaria anunciada por Pekín también que se aplicará a las piezas de recambio de automóviles.

El ministerio de Finanzas chino explicó su decisión para "promover la reforma de la oferta y la transformación y la modernización del sector" automotriz.

El importante arancel del 25% a los vehículos importados era una de los puntos de fricción comercial con Estados Unidos. El presidente Trump ha señalado varias veces las elevadas tasas que aplica Pekín como ejemplo de la política "proteccionista" del régimen comunista chino.

En comparación, Estados Unidos aplica aranceles del 2.5% a los coches importados.


El presidente chino Xi Jinping anunció en abril que iba a rebajar de manera "considerable" los aranceles a los automóviles, aunque en aquel momento no ofreció detalles ni fechas.

El intercambio comercial entre ambos países arroja un déficit anual de 335,000 millones de dólares, desfavorable para Washington, según datos aportados por el gobierno de Trump.

Los productos que Estados Unidos más compra a China son electrodomésticos, máquinas, muebles, juguetes y zapatos deportivos. Por su parte, los chinos demandan mucho cereal, fruta, aviones y automóviles fabricados en Estados Unidos.

La distensión comercial entre Pekín y Washington ha dejado marca este lunes en las operaciones bursátiles, con un impulso de las firmas industriales y tecnológicas, aliviadas porque las dos economías más grandes del mundo pudieran entrar en una guerra comercial.

Mark Hackett, director de investigación de inversiones en Nationwide Investment Management, citado por la AP, dijo que los inversionistas reaccionaron inicialmente de manera exagerada ante la perspectiva de una guerra comercial y quizá están aprendiendo en forma lenta a adoptar una postura más paciente ante las declaraciones del gobierno del presidente Donald Trump y de otras naciones.

“Escuchar a Trump literalmente es destructivo para los inversionistas”, agregó. “Hay muchas situaciones de este tipo en los que ambas partes harán declaraciones exageradas en la esfera pública”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés