CityLab Vivienda

La huella del apartheid en sorprendentes fotografías aéreas

Un estadounidense utilizó drones para captar las aún profundas divisiones existentes en las ciudades sudafricanas.
Logo CityLab small
29 Jun 2016 – 11:26 AM EDT

Johnny Miller era un novato fotógrafo en Seattle en 2011 cuando ganó una Beca de Buena Voluntad de Rotary, la que lo llevó a Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Como el suyo, EEUU, este país tiene una larga historia de racismo y segregación institucionales

Después de instruirse más sobre la historia del apartheid en el ámbito académico y encontrar su legado en las calles de Ciudad del Cabo, Miller decidió enfocar el tema de una nueva forma: usando un dron para tomar vistas aéreas de las ciudades y suburbios de Sudáfrica. La serie resultante, denominada " Escenas desiguales", muestra cuán drásticamente diferente es la experiencia urbana actual según de qué lado de la división por colores se encuentre la persona, más de 20 años después del fin del apartheid.

Miller habló con CityLab sobre su proyecto y el impacto esperado.

¿Qué te motivó a embarcarte en este proyecto?

—Durante mi curso [en la Universidad de Ciudad del Cabo], tratamos muchísimos temas, y algunos de los más interesantes para mí fueron la planificación espacial y la arquitectura de la ciudad, específicamente la forma particular que ésta adquirió bajo el apartheid. Por ejemplo, hay grandes zonas de contención que se crearon para mantener separados a los diferentes grupos raciales. Pienso que esto era fascinante. Así que una vez que tuve el dron, tuve la idea de que quizás podría capturar esa separación desde una nueva perspectiva.

Las fotografías tomadas con drones son interesantes porque les dan a las personas un nuevo ángulo sobre lugares que las personas creen conocer bien. Los seres humanos tienen la increíble capacidad de pensar que conocen una situación después de haberla visto muchas veces desde la misma perspectiva. Se vuelve una rutina, casi un patrón. Al volar, todo eso cambia completamente.

Así que llevé el dron a un sitio que es uno de los ejemplos más dramáticos de asentamientos informales, el límite entre Masiphumelele y el lago Michelle [la primera foto en la serie de abajo]. Quería romper esa sensación de complacencia que sentía, y que sabía que mucha gente privilegiada de Ciudad del Cabo sentía también.

—Las diferencias en el entorno construido son tan marcadas en estas fotos que llegan a ser escalofriantes. ¿Lo que sabías de la segregación en Estados Unidos influyó de alguna forma en tu enfoque?

—Estoy de acuerdo contigo, creo que las imágenes son escalofriantes. Y expresan de forma muy elocuente un tema muy matizado y complicado de discutir: la separación, la segregación, la historia, la falta de derechos. Pero las imágenes van sin rodeos al núcleo del asunto: esta discriminación no es justa.

La segregación en Estados Unidos es algo que siempre me pareció bastante abstracto. Toda mi familia es de Michigan, y Detroit es casi una ciudad ejemplo de segregación. Pero nunca me sentí comprometido con este asunto de forma importante. Cuando me mudé a Sudáfrica, me fue imposible ignorarlo.

Puedo decirte que [dentro de los asentamientos urbanos de Ciudad del Cabo] la situación es desesperada. En algunos casos, parece un infierno urbano. Hay enfermedades, crímenes, desempleo, ira, y falta de esperanza. No sucede en todos lados, pero sí en muchos. Y literalmente, en algunos casos, junto a todo eso están todos los placeres de la vida lujosa. Internet. Automóviles. Comodidades. Piscinas. Acceso a la riqueza. Empleos. Esperanza.

Por eso pienso que es importante empezar a hablar de esto. La situación es insostenible. Hay muchos programas y personas que trabajan para resolver estos problemas, especialmente en este país. Pero se necesita mucho más, y mucha más compasión, creo, para marcar una diferencia significativa.

—¿Crees que el hecho de ser extranjero influyó en tu enfoque?

—Sí, así es. Es algo que la mayoría de los expatriados notan inmediatamente cuando se mudan aquí, o visitan: esta profunda división entre la montaña y el llano, entre "los que tienen" y "los que no tienen", y desafortunadamente, la división racial, que es parte integral de todo eso.

Eso no quiere decir que los nativos de Sudáfrica no vean esas divisiones, pero han crecido en un entorno muy diferente al mío, por ejemplo, en Estados Unidos. Quizás sean egoístas o indiferentes, pero no creo que sea así. Sinceramente pienso que se sienten abrumados por la magnitud del problema. Y esa sensación de agobio a veces se puede tomar como indiferencia.

¿Qué esperas lograr con estas imágenes?

—Tengo dos aspiraciones principales para las imágenes: una de ellas es que provoquen conversaciones. El hecho de que la imagen está [tomada desde] tan arriba en el cielo, elimina la antipatía visceral hacia "los otros". Prácticamente se convierte en un problema matemático que necesita solución, un problema de diseño. Y eso hace aflorar emociones muy serias. Mira los comentarios en mi Facebook y en mi sitio web y lee lo que dicen los sudafricanos. Algunos son positivos, otros son negativos, pero están hablando. Y eso es bueno.

En segundo lugar, espero que inspiren a la gente a usar la tecnología y los medios creativos para contar estas "viejas" historias.

Estados Unidos tiene su propia historia de divisiones por colores avaladas por el gobierno. ¿Crees que un proyecto de este tipo tendría resultados igualmente sorprendentes?

—Veo un amplio margen para la colaboración y la realización de estudios comparativos con zonas de Estados Unidos. Creo que será muy revelador. No sólo para los estadounidenses, sino para los africanos. Hay [en Sudáfrica] una sensación de que Estados Unidos es tan igualitario, tan abierto y libre. Creo que sería muy humanizante, desde el punto de vista africano, ver que las ciudades estadounidenses, de cierta forma, se parecen a las suyas, que hay problemas similares que los afroamericanos y los nativos americanos están enfrentando, y han estado enfrentando por cientos de años.

Algunas de las fotos de las series de Miller se muestran abajo; puede ver el resto aquí.








Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad