null: nullpx
CityLab Vivienda

Encontrar vivienda asequible es difícil en todos los condados de Estados Unidos

De acuerdo a un nuevo estudio, esta crisis se manifiesta incluso en zonas rurales, donde, aunque la renta es más barata, también se gana menos.
Logo CityLab small
1 May 2017 – 12:20 PM EDT

La crisis de asequibilidad a la vivienda no ha perdonado a condado alguno, sea rural o urbano. Tanto en pequeños asentamientos como Traverse City, Michigan, como en ciudades caras como San Francisco, un lugar barato y decente para vivir es dificil de encontrar. Y sería incluso más dificil sin la ayuda gubernamental, según un nuevo informe del Instituto Urbano.

La cantidad de viviendas asequibles disponibles para gente que gana un 30% del ingreso medio es bajísima. A nivel de promedio nacional, solo existen 21 unidades por cada 100 arrendatarios de bajos ingresos extremos. Si a eso se le suma la asistencia gubernamental, la cifra sube a 46 unidades por cada 100 personas.

El Instituto Urbano también ha creado un fabuloso mapa interactivo, el cual es una actualización de una versión anterior. Este permite a los usuarios explorar la brecha entre la oferta y la demanda de unidades disponibles en cada uno de los condados del país (la National Low Income Housing Coalition publicó un informe similar para los estados y ciudades este año).

El mapa a su vez permite a los usuarios monitorear el impacto de la asistencia brindada por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés) y el Departamento de Agricultura (USDA):


Este mapa muestra la cantidad de viviendas asequibles por cada 100 inquilinos. Mientras más claro, menos viviendas están disponibles (Instituto Urbano).

El mapa muestra cómo el problema se está agravando en los condados urbanos. En general, existen 42 unidades disponibles por cada 100 arrendatarios de bajos ingresos, frente a 62 en condados rurales. Pero en un artículo reciente, investigadores del Instituto Urbano señalan que si bien los costos inmobiliarios son más bajos en las zonas rurales, del mismo modo lo son los ingresos. Y los índices de pobreza son mayores. Los investigadores detallan los retos que encaran algunos de los pueblos pequeños.

“En algunos pueblos pequeños, el aumento de las rentas está contribuyendo a empeorar la crisis de asequibilidad. Algunos enclaves turísticos como Breckenridge, Colorado, y Traverse City, Michigan, están sintiendo el apretón de la gentrificación”, escribieron los investigadores. “Si bien el Turismo inyecta y dinamiza la economia, creando puestos de trabajo para residentes locales y empleados estacionales, cada vez es más difícil hallar una renta asequible. Y los arrendadores pueden ganar más en el corto plazo por rentar a turistas que, a largo plazo, alquilando sus propiedades a residentes locales”.


Los expertos del Instituto Urbano citan el caso de comunidades como el condado de Sunflower, en el Delta del Mississippi, donde la pérdida de empleos manufactureros y agrícolas ha dificultado las cosas para muchas familias. “Con un índice de pobreza y de desempleo rondando el doble de la media a nivel nacional, la mayoría de los hogares en el condado de Sunflower disponen de muy pocos recursos para afrontar los costos de la vivienda”, explicaron los investigadores.

Sin el apoyo federal, los condados rurales perderían un 40% de las viviendas en existencia asequibles a residentes en extrema pobreza. Las áreas urbanas, por su parte, perderían un 57%. Así se vería el país sin asistencia federal en ambos casos:


Este mapa muestra, nuevamente, las viviendas asequibles disponibles por condado. Sin embargo, acá se ve cómo estaría la situación sin los fondos de asistencia federal. El mapa se pone mucho más claro, es decir, con menos disponibilidad de viviendas (Instituto Urbano).

Cabe señalar que para que la administración Trump cumpla sus propósitos de campaña relativos a hacer de las zonas rurales de Estados Unidos lugares más prósperos y mejorar las condiciones en los llamados ‘ barrios marginales’, tendría que impulsar los programas de asistencia tanto del HUD como de la USDA en lugar de recortarlos, como ya ha sido propuesto. Esto, y medidas para aliviar la presión que han experimentado los arrendatarios desde la Gran Recesión, pavimentarían el camino para hacer de Estados Unidos, otra vez, un lugar asequible.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las ciudades grandes más asequibles de Estados Unidos

Loading
Cargando galería
Publicidad