CityLab Política

Estos fondos ayudarán a la recuperación de Harvey e Irma, pero están en peligro de desaparecer

El presupuesto de Trump plantea eliminar un programa que será clave para reconstruir vivienda afectada por los huracanes.
Logo CityLab small
18 Sep 2017 – 2:32 PM EDT

La semana previa a los azotes del huracán Irma, el Senado de Estados Unidos votó para expandir el límite de la deuda y destinar 15,000 millones de dólares en fondos para la recuperación posterior a estos fenómenos meteorológicos. Ahora que el ciclón dejó graves secuelas en Florida, esta anticipada decisión prueba las ventajas de haber actuado con prudencia.

Cerca de la mitad del dinero aprobado se canalizará a través del programa Community Development Block Grant (CDBG), uno de los más duraderos del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, por sus siglas en inglés). Sin embargo, estos mismos fondos eventualmente serían eliminados completamente, de acuerdo a la propuesta de presupuesto de la administración Trump para 2018: esta plantea terminar con el programa CDBG.

Aproximadamente un 50% de los fondos otorgados por el proyecto de ley del Senado, 7,400 millones de dólares, se integra al presupuesto vinculado a tareas de recuperación de la Agencia Federal para Situaciones de Emergencia (FEMA, por sus siglas en inglés). Con el mismo fin, la agencia independiente Small Business Administration recibirá en préstamos 450 millones de dólares. Los restantes 7,400 millones se suman a los fondos de recuperación del CDBG para combatir desastres, los cuales pueden ser utilizados en la reconstrucción de viviendas tanto de propietarios como de arrendatarios.


“Los fondos destinados a la recuperación inmobiliaria no serán suficientes para ambos estados (Texas y Florida). Sus necesidades serán mayores tanto en el caso de los dueños como en el de los arrendatarios, pero es algo que no está nada mal para empezar”, sostiene Diane Yentel, presidenta y directora ejecutiva de la Coalición Nacional de Viviendas de Bajos Ingresos (NLIHC, por sus siglas en inglés). “Se trata de una oportunidad para que las comunidades locales empleen estos montos a fin de resolver las necesidades más apremiantes creadas por los desastres naturales. Tras la embestida del Katrina, y casi en todos los desastres subsiguientes, ha habido montos destinados a eventos de esta naturaleza que han salido del CDBG”.

Lo más probable es que las viviendas más vulnerables figuren entre las que reciban más ayuda durante la recuperación de aquellas afectadas en Houston, el Sur de Florida y otras zonas. Por ley, un 70% de los fondos del CDBG tiene que ir a los hogares de bajos recursos. Luego de las catástrofes naturales anteriores, el Congreso ha adaptado de algún modo esta fórmula de créditos asistenciales; este proyecto de ley carece de este lenguaje.

Al mismo tiempo, los fondos del CDBG vinculados a la recuperación después de desastres naturales ayudan habitualmente a dueños de hogares, no a arrendatarios. Algunas ciudades y estados los han usado para establecer programas de reconstrucción o reparar unidades en alquiler; aunque, como norma, los arrendatarios no reciben apoyo financiero procedente del CDBG en lo concerniente al pago de sus rentas. Los Programas de Asistencia contra Desastres del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (DHAP, por sus siglas en inglés) otorgan cupones a través del Disaster Voucher Program (DVP). Este suele funcionar siguiendo un convenio entre FEMA y HUD por medio del cual el primero le reembolsa al segundo por los vales de desastres para los inquilinos.


Mientras tanto, no está claro quién dirigirá este trabajo. La posición de Secretario Adjunto del HUD para la Vivienda Pública Indígena (PIH, por sus siglas en inglés) –el cargo político más importante que supervisaría el departamento que maneja, a su vez, al DVP– está vacante actualmente. La administración Trump no ha siquiera designado un candidato para asumir este puesto.

Hasta ahora, el Congreso ha declinado luchar contra la actual administración respecto a sus esfuerzos por rebajar el presupuesto de HUD. En todo caso, en manos de líderes de la Cámara y el Senado queda ir a fondo en pos de mayor financiamiento para lidiar contra los desastres en aquellas áreas afectadas tanto por Harvey como por Irma. En el largo plazo, la reconstrucción significará reforzar los aspectos del CDBG que funcionan. Pero, hoy día, el Congreso está dando los pasos correctos para recabar ayuda rápidamente.

“A menudo toma mucho tiempo a los estados y las comunidades locales, incluso después de la asignación de fondos por parte del Congreso, acometer los planes y emplear el dinero con eficiencia”, señala Yentel.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Detrás de los escombros: Inicia la reconstrucción en el área de Houston luego de las inundaciones de Harvey

Loading
Cargando galería
Publicidad