publicidad
Entre 500,000 y un millón de autos quedaron inutilizables luego del huracán Harvey. El transporte público será más importante que nunca en los próximos meses.

El poder del transporte público para acelerar la recuperación de Houston

El poder del transporte público para acelerar la recuperación de Houston

A pesar que tiene el sistema de transporte de la ciudad tiene muchos desafíos, ya fue un apoyo para los más necesitados durante la tormenta Harvey. Y, en los meses que vienen, podría ser aún más relevante.

Entre 500,000 y un millón de autos quedaron inutilizables luego del hura...
Entre 500,000 y un millón de autos quedaron inutilizables luego del huracán Harvey. El transporte público será más importante que nunca en los próximos meses.

El huracán Harvey azotó uno de los lugares que más depende de los autos en todo el planeta: casi un 91% de los viajeros en el área metropolitana de Houston viajan solos en su vehículo para ir a trabajar. Se estima que entre 500,000 y 1 millón de coches fueron destruidos por la tormenta, la mayor cifra de cualquier desastre natural en la historia de Estados Unidos.

Ahora, las listas de espera para los autos de alquiler son vertiginosamente largas, los precios de la gasolina están alcanzando niveles máximos y las 32,000 personas que escaparon a la inundación en refugios están recurriendo a otras formas de vivienda temporal. Muchos residentes de Houston están lidiando con la forma en que van a llegar a sus empleos, a sus casas destrozadas y a las escuelas de sus hijos sin poder utilizar sus vehículos privados.

publicidad

"Sigo oyendo en la radio que la gente no podrá llegar a ningún lado", afirma Janis Scott. "Pero esto no tiene por qué ser el fin del mundo. Ahora es el momento de utilizar METRO (Autoridad Metropolitana de Tránsito del Condado de Harris)".

Scott es conocida como la ‘ señora de los autobuses’ de Houston. En una ciudad conocida por su diseño orientado a los autos, esta mujer local de 65 años de edad es una apasionada defensora del transporte público. Saluda a los conductores de autobuses por sus nombres, ayuda a los demás pasajeros a navegar rutas recientemente rediseñadas y habla en cada reunión pública de la Autoridad Metropolitana de Tránsito del Condado de Harris que puede. Antes de hablar con Scott el jueves, ella había acabado de hablar con un funcionario de METRO, a quien le había sugerido ofrecer vales de viajes a las personas albergadas en los refugios.

"La gente necesita saber que tiene opciones", dice ella. "Por lo que estoy escuchando, ni siquiera tienen los autobuses en mente".

Sin embargo, METRO se ha erigido entre los héroes del huracán Harvey. Después de descontinuar el servicio justo antes de que la tormenta tocara tierra el 25 de agosto, la agencia resueltamente colocó vehículos en un terreno elevado para prepararlos para la respuesta de emergencia. Los operadores transportaron aproximadamente 8,000 personas evacuadas de vecindarios peligrosamente inundados a refugios en todo el condado, según el director general de METRO, Tom Lambert. Operadores de paratránsito recibieron las llamadas de emergencia durante la tormenta. Los conductores de autobuses rápidamente coordinaron con bomberos y policías para rescatar a los conductores atrapados.

Los buses del sistema de transporte público de Houston ayudaron a desalo...
Los buses del sistema de transporte público de Houston ayudaron a desalojar gente y luego fueron puestos a salvo de la tormenta.

"Me siento muy orgulloso de la manera en que nuestros colegas han trabajado conjuntamente con nuestros socios para apoyar a esta comunidad", explica Lambert.

Conforme el rescate se convierte en recuperación, METRO se ha posicionado como un recurso para las víctimas de la tormenta. A través de los medios de comunicación social, los canales de noticias locales y directamente con el personal de los refugios, los empleados del organismo están difundiendo información sobre las rutas de autobuses, líneas de tren ligero y servicios de estacionamiento y acceso al transporte público. Antes de la tormenta, METRO llevó a cabo una modernización total de la red de autobuses, apuntalando las rutas de alta frecuencia, lo cual ayudó a aumentar el número de pasajeros. Siguiendo las sugerencias de Scott, el organismo está trabajando con organismos de socorro a nivel estatal y federal para distribuir programas y las llamadas ‘ tarjetas Q’ cargadas a las personas en refugios y otros alojamientos pagados por el gobierno.

"El costo de conseguir un auto nuevo puede ser enorme", comenta Christof Spieler, un miembro de la junta de directores de METRO y profesor de arquitectura y urbanismo de la Universidad Rice. "Si podemos ayudar a la gente permitiéndoles hacer lo que necesitan mediante el transporte público sin tener que pedir dinero prestado a tasas exorbitantes para comprar un auto que bien puede ser poco fiable, entonces eso es una de las cosas que queremos hacer".

Sin embargo, difundir la información sobre METRO ante un desastre solo un dificulta el desafío que este organismo enfrenta cada día. Una encuesta reciente mostró que la mayoría de los residentes de Houston no se habían subido a un autobús ni una vez en el año anterior. "Es asombroso el bajo número de personas que conocen algunos de nuestros servicios", dice Spieler.

La desinformación tampoco ayuda: al examinar la decisión de las autoridades locales de no evacuar a Houston ante el avance de Harvey, el columnista de The New York Times Paul Krugman tuiteó que "no hay sistema de transporte público" en Houston, haciéndose eco de un sentimiento compartido por muchos residentes de Houston e ignorando a los casi 300,000 pasajeros diarios que dependen de la red de METRO.

Relacionado
Una madre y su hija sacan la pintura y el moho en una vivienda despu&eac...
La grave amenaza para la salud que llegará después de que se vayan las aguas


Ahora, "habrá personas que de repente se encontrarán dependiendo del transporte público cuando nunca dependieron de ello", dice Spieler.

Después de casi una semana sin dar servicio, los autobuses de METRO comenzaron a circular a lo largo de algunas de sus rutas regulares el 31 de agosto. "Hicimos 43,000 abordajes cuando pusimos el servicio limitado", explica Lambert, el director general de METRO. Se espera que el sistema esté casi totalmente operativo para el 5 de septiembre, apunta Lambert, y METRO vigilará de cerca los números de abordajes para añadir capacidad donde se necesite.

"¿Debemos reconstruir en lugares donde hay buen transporte público? ¿Puede ser esto parte de la discusión?"


No a todo el que perdió un auto durante Harvey le será fácil cambiar al transporte público. METRO sólo cubre alrededor de las dos terceras partes del Condado de Harris y algunas zonas fuera de él. Incluso para aquéllos en el área de servicio, "la simple realidad de tener que buscar rutas y encontrar maneras de llegar a los sitios a los que necesitan acceder será un desafío logístico", dice Kyle Shelton, un profesor del Instituto Kinder para la Investigación Urbana de la Universidad Rice, donde encabeza su programa de Desarrollo Urbano, Transporte y Creación de Espacios. Muchas de las comunidades más afectadas por Harvey, como el noreste de Houston y Sugar Land, ni siquiera reciben servicio de transporte público. Especialmente para las familias de bajos ingresos que sólo tenían un auto para moverse "va a ser muy problemático", dice Shelton.

publicidad

Pero una vez que el organismo reanude el servicio normal, los funcionarios dicen que empezarán a analizar cómo METRO puede ayudar a las comunidades que han carecido de transporte público durante mucho tiempo. Las autoridades están preparándose para el inicio de las clases en el Distrito Escolar Independiente de Houston, el 11 de septiembre. "Estamos trabajando con todos nuestros socios para ver cómo podemos llevar a esos niños en particular a sus escuelas", explica Lambert. "Ya sea con los autobuses, Uber, Lyft o las compañías de taxis tradicionales, estaremos trabajando para desarrollar un plan coordinado para volver a la normalidad lo más rápido posible". Shelton señala que espera que METRO acelere los servicios de paratránsito para prestar ayuda adicional a los pasajeros.

El transporte público también debería asumir un papel más importante en la recuperación a largo plazo de la región, dicen Spieler y Shelton. Después de que las viviendas asequibles fueron destruidas en toda la zona, la discusión pronto girará hacia dónde se deben orientar las inversiones en infraestructura y si debería limitarse el futuro desarrollo de las áreas inundables. "¿Debemos reconstruir en lugares donde hay buen transporte público?", dice Spieler. "¿Puede ser esto parte de la discusión?".

Relacionado
Un hombre carga un bolso con su ropa en el norte de Houston, zona afecta...
¿Por qué nos negamos a aceptar el riesgo de catástrofes previsibles?

Alentar el desarrollo cerca de las conexiones de transporte público no sólo se trata de alentar a más residentes de Houston a no conducir solos: un transporte público robusto puede ayudar a los vecindarios a recuperarse más rápidamente de los desastres.

"En un desastre como el provocado por Harvey se descubre que existen modelos de desarrollo que son más resistentes [a desastres] que otros", dice Spieler. "En los vecindarios donde es más fácil utilizar el transporte público o caminar o ir en bicicleta no tener gasolina en el tanque o si el auto se inundó no es un gran problema, porque uno se puede mover de otras formas".

Ahora que las rutas de autobuses han sido rediseñadas teniendo en cuenta la frecuencia, "Tal vez el siguiente conjunto de inversiones necesita estar más enfocado en una mayor equidad", dice Shelton, "donde el servicio sea mejor en zonas con bajas tasas de propiedad de automóviles o un servicio menos frecuente ahora".

publicidad

Siempre habrá límites sobre la calidad del tránsito en una ciudad como Houston. Mientras los empleadores elijan ubicarse en los complejos de oficinas suburbanos, y los desarrolladores planeen viviendas en interminables cul-de-sacs, el servicio decente de autobuses en esas áreas será una quimera. El dinero es un desafío: Si los votantes no aprueban mayores bonos, el organismo no podrá hacer mucho más de lo que ya hace.

Pero una oleada de nuevos pasajeros después del paso de Harvey puede significar más apoyo para los robustos autobuses de Houston. "Si la gente puede comenzar a quitar la preocupación de si viene o no el autobús o de su lista de preocupaciones cotidianas, se aligera la carga" de los inmensos estragos de Harvey, dice Shelton. "Pienso que si [METRO] puede llevar a la gente a dónde tiene que ir constantemente, tendrá un impacto positivo adicional para ellos en términos del número de pasajeros".

Scott considera que es posible otro tipo de transformación para el transporte público de Houston. Quizás los autobuses puedan deshacerse de su reputación de ser una opción de último recurso, especialmente para aquéllos que pueden permitirse el lujo de conducir. "Algunas de estas personas van a tener que aprender a vivir sin sus autos", dice Scott. "Si eso implica utilizar los autobuses de METRO por primera vez, y a alguien le preocupa, puede pedirle ayuda a otra persona. Se pueden conocer personas muy agradables en el autobús".

publicidad

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las ciudades en EEUU con el mejor transporte público
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad