null: nullpx
Autos

Trump se prepara a desmantelar metas de ahorro de combustible y protección del medio ambiente

El cumplimiento de los estándares delineados por la administración Obama, que corren el riesgo de ser reversados, implican el ahorro de 1,200 millones de barriles de petróleo y evitarían la emisión de 540 millones de toneladas métricas dióxido de carbono extra en el aire a partir de 2025.
16 Mar 2017 – 12:23 PM EDT

La declaración de Donald Trump anunciando que la Agencia de protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) y la Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA por sus siglas en inglés) iniciarían una nueva revisión de los estándares regulatorios sobre el consumo de combustible los vehículos de motor nuevos, establecidas por la administración de Barack Obama, fue recibida con reacciones mixtas entre personeros de la industria y con un violento rechazo departe de organizaciones ambientalistas.

El anuncio fue hecho después de una reunión con ejecutivos y trabajadores de la industria automotriz en el estado de Michigan.

A pesar de que según la justificación de la medida es según el nuevo administrador de la EPA Scott Pruitt, “garantizar que el programa nacional es beneficioso para los consumidores y para el ambiente”, nadie duda que resultará en estándares menos estrictos que los impuestos por la administración del presidente Obama que tomarían efecto entre 2021 y 2025. Estos estándares fueron revisados y mantenidos por la administración Obama en los últimos días de su presidencia, pero nunca fueron formalmente adoptados por el Departamento de Transporte, abriendo una ventana para la administración Trump para revisarlos de nuevo.

Según Lisa Wozniak, directora ejecutiva de la Liga de votantes Conservacionistas de Michigan “retroceder los estándares significa que contaminación peligrosa será expulsada en el aire que las familias, niños y ancianos de Michigan respiran cada día”.


Los 12 autos más contaminantes

Loading
Cargando galería

Los estándares delineados por la administración Obama, que fueron producto de un acuerdo entre el gobierno con la industria alcanzado en 2011, establecen que la flota colectiva de la industria de autos de pasajeros y camiones livianos debe consumir en promedio 54.5 millas por galón para el año 2025. Esta meta es producto de la necesidad de alcanzar una reducción en las emisiones de dióxido de carbono. Los estándares tienen como meta una reducción en el consumo de combustible de 1,200 millones de barriles de petróleo y reduciría las emisiones de dióxido de carbono en 540 millones de toneladas métricas, durante la vida útil de la flota.

Los cambios incrementales de estos estándares, que son recomendados por la EPA y adoptados como regulaciones con fuerza de ley por el Departamento de Transporte, conocidas como el Promedio Corporativo de Consumo de Combustible (CAFE por sus siglas en inglés), han sido desde su establecimiento en 1975 uno de los grandes motores impulsores de los avances logrados en materia de ahorro de combustible.

Desde los motores multiválvulas que proporcionan más potencia usando menos combustible hasta los avances en aerodinámica, materiales de bajo peso y los autos híbridos, eléctricos y las celdas de combustible alimentadas de hidrógeno líquido de hoy en día, todos estos avances han sido logrados por la necesidad de la industria de alcanzar y cumplir con los estándares CAFE.

Sergio Marchionne el presidente de Fiat Chrysler, dijo su con acostumbrada franqueza que “todos los productores de SUVs y pickups se beneficiaría de un retroceso de los estándares”, mientras que su colega Jim Lentz presidente de Toyota Norteamérica le dió un voto de confianza a la industria cuando dijo cree que “existe un compromiso en la industria en continuar el avance de la economía de combustible de los vehículos. No creo que la industria vaya a querer eliminar regulaciones o hacer algo poco realista”.


Lea también:

Más contenido de tu interés