Autos

Cinco fabricantes añaden 2.5 millones de vehículos adicionales a la expansión de la revisión de las bolsas de aire Takata

GM, con 1.9 millones de unidades afectadas de sus camionetas pickup y SUVs de tamaño grande de las marcas Chevrolet y GMC, se opuso a la medida.

Al día siguiente de que Ford anunciara la revisión de cerca de 1.9 millones de vehículos, cinco fabricantes automotrices anunciaron su participación en la expansión del llamado a revisión por los infladores defectuosos de las bolsas de aire fabricadas por Takata.

General Motors ( GM), Volkswagen AG, Daimler el fabricante de los autos Mercedes-Benz y de las vans Daimler Vans USA, BMW y Jaguar Land Rover, añaden así 2.5 millones de unidades adicionales a este masivo llamado de revisión que es ya el mayor de la historia.

A GM le corresponde una porción significativa de las unidades afectadas por esta fase de la ampliación del llamado a revisión, con un total de 1.9 millones de camionetas pickup y SUVs de tamaño grande de las marcas Chevrolet y GMC fabricadas entre los años 2007 y 2011. Sin embargo un reporte de Reuters dejó conocer que GM se opuso a la orden de la Administración Nacional de Seguridad Vial ( NHTSA) de retirar todos los infladores de bolsas de aire fabricados por Takata que utilizan nitrato de amonio, argumentando que los infladores Takata instalados en sus camionetas pickup y SUVs de tamaño grande utilizan un diseño que no presenta ningún riesgo al inflar las bolsas. Dichos infladores, de acuerdo a GM, tienen un sistema de escape para los gases calientes que se crean cuando se inflan las bolsas y están instalados de manera tal que minimiza su exposición a la humedad.

Como se ha reportando en varias oportunidades, la causa de la revisión son los infladores de las bolsas que usan nitrato de amonio, material este que en zonas de mucha humedad y altas temperaturas se degrada rápidamente haciendo que al activarse, los infladores exploten con mucha más fuerza de lo previsto rociando partes metálicas por la cabina del vehículo, lo que potencialmente podrían causar lesiones graves y hasta la muerte de sus ocupantes.

GM respaldó su oposición a la inclisión de sus vehículos con datos que indican que de 44,000 incidentes en que se inflaron las bolsas de aire en las camionetas pickup y SUVs de tamaño grande afectadas por el llamado no se presentó el problema. A pesar del llamado a revisión, GM planea conducir pruebas para demostrar de manera fehaciente que sus vehículos son seguros.

Lea también:


RELACIONADOS:RecallsFordChevroletGMCJaguar