null: nullpx

Óscar Romero, el arzobispo salvadoreño asesinado en 1980, será canonizado este domingo

Antes de que un escuadrón de la muerte lo ejecutara en plena misa, Romero era conocido por su trabajo junto a los más pobres y por sus denuncias contra la represión de la época durante sus homilías.
11 Oct 2018 – 5:39 PM EDT

El arzobispo salvadoreño Óscar Romero, un defensor de los pobres que se convirtió en un ícono de la Iglesia Católica en América Latina tras su asesinato por un escuadrón de la muerte derechista en 1980, será canonizado este domingo.

En marzo pasado, el papa Francisco dio su aprobación final a varios procesos de canonización, entre ellos, el de Romero.

El camino hacia la santidad de Romero se estancó durante los dos papados previos, reflejando las preocupaciones de algunos por su perfil demasiado político. Su caso fue revivido por Francisco, quien también es latinoamericano.

Contra la represión y la pobreza

Romero, que solía denunciar la represión y la pobreza en sus homilías, fue asesinado a tiros el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba una misa en una capilla de un hospital de San Salvador, capital de El Salvador.

"El largo retraso en el reconocimiento del hecho obvio de que Romero fue un mártir es vergonzoso", dijo el padre James Martin, escritor estadounidense y editor independiente de la revista jesuita América. En un mensaje en Twitter, calificó la decisión como " un inmenso paso adelante para la Iglesia".

El asesinato de Romero fue uno de los hechos de violencia más impactantes de un prolongado conflicto entre una serie de gobiernos respaldados por Estados Unidos y rebeldes izquierdistas, en el que perecieron miles de personas a manos de escuadrones de la muerte derechistas y militares.


El gobierno salvadoreño, encabezado por un exlíder guerrillero izquierdista, dijo en un comunicado que Romero dejó un "invaluable legado" de trabajo por los más necesitados y destacó que la canonización es un tributo a su devoción y sacrificio.

Nadie ha sido juzgado jamás por su muerte, pero un juez salvadoreño reabrió el caso el año pasado. El principal sospechoso es un exsoldado, que quedó fuera de una amnistía previa por una decisión de la corte constitucional del país.

Romero fue beatificado, o declarado "bendito" de la Iglesia, en 2015, tras un dictamen de que fue asesinado como un mártir por odio a la fe. Esa ceremonia congregó en San Salvador a exguerrilleros marxistas y sus antiguos enemigos.

Francisco determinó que Romero podía ser declarado Santo después de que una comisión de teólogos y médicos del Vaticano aprobó un milagro atribuido en su nombre.

La Iglesia enseña que sólo Dios hace milagros, pero que los santos que le acompañan en el cielo interceden en nombre de los fieles que les rezan. Habitualmente, un milagro suele ser la curación de una persona sin una explicación médica.

Las fotos más curiosas del Papa

Loading
Cargando galería


(Con información de Reuters)


Publicidad