null: nullpx

Muere la esposa de Lula da Silva tras sufrir un derrame cerebral

Marisa Letícia llevaba una semana hospitalizada en grave estado de salud. Los médicos la habían declarado con muerte cerebral tras lo cual la familia Da Silva decidió donar sus órganos.
2 Feb 2017 – 2:03 PM EST

RÍO DE JANEIRO, Brasil.- Marisa Letícia, la esposa del expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva murió este viernes tras más de una semana ingresada en estado grave en un hospital de São Paulo luego de que los médicos confirmaran el jueves que ya no tenía actividad cerebral.

Lula, de 71 años, y Marisa, de 66, llevaban más de cuatro décadas juntos. Después de conocer a través del equipo médico que su situación era “irreversible”, el exgobernante y los suyos publicaron una nota en las redes sociales para “agradecer todas las manifestaciones de cariño y solidaridad recibidas en estos últimos 10 días”.

La ex primera dama fue trasladada el martes 24 de enero al Hospital Sirio-Libanés de São Paulo, donde le fue diagnosticado un accidente cerebrovascular y pasó en coma sus últimos días.

También se ha manifestado Dilma Rousseff, sucesora de Lula y destituida en 2016 como consecuencia de un agitado juicio parlamentario. “Hoy es un día triste para todos nosotros que hemos conocido y admirado a doña Marisa Letícia”, ha escrito la exmandataria en Facebook. “Ella fue el puntal de su familia, la base para que Lula pudiera dedicarse en cuerpo y alma a la lucha por la construcción de otro Brasil más justo, más solidario y menos desigual, desde las primeras reuniones sindicales [...] hasta la llegada a la Presidencia de la República”, ha elogiado.

“Persecuciones e injusticias”

Ni Lula ni Dilma han querido pasar por alto una referencia a la marea de acusaciones de corrupción que estaba acorralando en los últimos tiempos al ex presidente, a su mujer y a sus hijos.

“La presión y la tensión hacen que las personas lleguen al punto al que Marisa llegó”, criticó el lunes el fundador del PT, insinuando que su estado de salud podría ser consecuencia de las sospechas levantadas por investigadores y medios de comunicación.

Desde el pasado diciembre, la ex primera dama estaba acusada de un supuesto crimen de lavado de dinero a través de un contrato ficticio de alquiler. Sin citar ese caso específico, la ex presidenta Dilma ha añadido en su nota que Lula y su esposa “han sido víctimas de persecuciones y han sufrido en su piel grandes injusticias”.

Pese a que nunca se presentó a cargos públicos, Marisa Letícia siempre tuvo un papel relevante en la carrera del primer presidente obrero de la historia de Brasil. Cuando se vieron por primera vez en 1973, ella trabajaba en un colegio y él comenzaba a destacar como líder de los movimientos sindicales de São Paulo. Aunque todavía eran veinteañeros, ya tenían en común un drama personal: ambos eran viudos.

A los siete meses del encuentro, contrajeron su segundo matrimonio y en los años siguientes tuvieron tres hijos: Fábio Luís, Sandro Luís y Luís Cláudio. Mientras la madre se dedicaba prioritariamente a criarlos, el padre cada vez apuntaba a objetivos más elevados. En 1980 fundó su partido, el PT, y cuentan que fue Marisa la encargada de coser la primera bandera con una estrella blanca sobre fondo rojo.

Nacida en una familia de origen italiano –su apellido de soltera era Rocco–, la compañera de Lula terminó convirtiéndose en un rostro conocido durante sus cinco campañas consecutivas y sus dos mandatos presidenciales (2003-2010). Como primera dama, rechazó adoptar el tradicional papel de dedicación a causas sociales que suele reservarse a las mujeres de los gobernantes en el mayor país de América Latina.

“Doña Marisa”, como la llaman los brasileños, se preparaba ahora para una posible sexta candidatura lulista al Palacio de Planalto. El expresidente lleva meses coqueteando con la idea e insinuando que volverá a presentarse “si es necesario” para defender su legado. Sin embargo, con el luto por la pérdida de su mujer, el debate previsiblemente quedará aparcado durante una temporada.

Lea también:


Publicidad