null: nullpx
Crisis en Venezuela

"Me ofrecieron 750,000 dólares": diputado opositor venezolano afirma que intentaron sobornarlo para votar contra Guaidó

Tras la accidentada y atípica sesión en el parlamento donde diputados oficialistas y un grupo de opositores disidentes formalizaron una nueva junta directiva, algunos legisladores denunciaron maniobras turbias por parte del régimen de Maduro para sacar del juego al líder opositor Juan Guaidó.
6 Ene 2020 – 05:05 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Un diputado opositor venezolano dio constancia de lo que en voz baja se venía comentando las últimas semanas en círculos políticos del país suramericano: que el régimen de Nicolás Maduro estaba intentado comprar las conciencias de algunos parlamentarios en una maniobra para impedir que el jefe del Legislativo, Juan Guaidó, fuese reelecto para un nuevo período en sus funciones.

Este domingo, en la sede del Poder Legislativo en Caracas rodeada por elementos militares, un grupo reducido de diputados disidentes de la oposición junto con parlamentarios del chavismo instalaron una nueva directiva, en un acto de dudosa legalidad en la que aparentemente no logró reunirse ni siquiera el quórum reglamentario e impidieron la entrada del diputado Guaidó, reconocido como presidente interino por casi 60 países.


En el confuso procedimiento donde participaron 18 legisladores opositores resultó electo como presidente de la Asamblea el diputado Luis Parra, expulsado de las filas del opositor partido Primero Justicia tras la publicación de un reportaje de investigación del portal Armando Info que lo vincula supuestamente a Alex Saab y Álvaro Pulido Vargas, socios de Maduro implicados en el negocio de la distribución de alimentos en Venezuela, ambos sancionados en julio por la Administración Trump.

" Me ofrecieron 750,000 dólares para tocer la voluntad popular y no apoyar al presidente Guaidó", aseveró el diputado José Hernández a la periodista Beatriz Adrián.


"Esa era toda la mecánica y así lo hicieron los otros diputados que lamentablemente cayeron en esa traición", agregó Hernández, quien se negó a aceptar el supuesto soborno y dio su apoyo a Guaidó en una sesión parlamentaria paralela posterior efectuada en la sede de un diario en la que resultó reelecto por 100 votos.

Otro diputado opositor que parece ratificar la tesis de la compra de votos de legisladores disidentes fue Juan Pablo Guanipa, quien fue captado en el momento por una cámara del sitio CNV24 en el momento en el que hace un enérgico reclamo a otros dos diputados en la propia sede parlamentaria, quienes no aparecen en la toma.

"Qué tristeza me da. No te rías. Tienes que estar por dentro jodido. (...) Ningún ofensivo, la ofensa la estás haciendo tú a tus electores y te lo van a cobrar", le reclama Guanipa al diputado.


Mientras Guaidó forcejeaba afuera del edificio con los guardias nacionales que le impedían entrar, en el hemiciclo legislativo el diputado Luis Parra en medio de las protestas de los diputados opositores que habían logrado franquear el cerco, recibía órdenes directas y a gritos de un parlamentario chavista, Francisco Torrealba.

“Mira, pana (amigo), sientate ahí”, le gritó Torrealba a Parra, indicándole el asiento del presidente de la Asamblea. "Siéntate y nos quedamos todos aquí. Nadie se va”, agregó.

En medio de los gritos, se cuela otra voz y le ordena: “Que se quede ahí cuidando esa mierda”.

"¡Golpistas!", gritaban por su parte opositores a Parra y a su nueva junta directiva, escogida a mano alzada, sin recuento de votos.

Tras la atípica sesión en la sede parlamentaria donde resultó removido Guaidó, Nicolás Maduro daba la bienvenida a la nueva directiva de la Asamblea.

Pero los procedimientos fueron tan cuestionables, que llovieron rápido críticas de muchos países (inclusos aliados del régimen de Maduro como Argentina y México) y de varias organizaciones internacionales.

El gobierno del presidente argentino, Alberto Fernández, rechazó este domingo la intervención militar en el parlamento y lo calificó de "obstáculo para el pleno funcionamiento del Estado de derecho".

"Impedir por la fuerza el funcionamiento de la Asamblea Legislativa es condenarse al aislamiento internacional", dijo el canciller argentino, Felipe Solá, en sus cuentas de redes sociales.


También la crítica vino del llamado Grupo de Lima, que reúne a más de una docena de países de Latinoamérica: "La Asamblea Nacional tiene el derecho constitucional de reunirse sin intimidaciones ni interferencias para elegir a su Presidente y directiva, por lo que desconocemos el resultado de una elección que vulnera esos derechos y que se ha dado sin la plena participación de los diputados que acudieron a la sesión", indicó en un comunicado.

Estados Unidos también rechazó las "acciones desesperadas" de las fuerzas de seguridad de Venezuela y "del régimen de Maduro de evitar ilegalmente y a la fuerza que @JGuaido y la mayoría de diputados de la @AsambleaVE ingresaran al edificio".

En su tuit, el subsecretario interino de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, dijo que la votación "es una farsa" por no cumplir con "los estándares constitucionales mínimos".

Más tarde, el secretario de Estado, Mike Pomeo, felicitó a Guaidó al ser reelegido como presidente del parlamento en una sesión posterior que contó con 100 diputados.

Ni los muertos esquivan la miseria en Maracaibo, la meca petrolera hoy destruida por la crisis en Venezuela (fotos)

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés